Confetti Of Poison

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 28 ~ Ispy

Habían transcurrido más de 20 minutos. Jay y Cooper continuaban expectantes ante quién iba a perder en esta competencia. No estaban embargados sobre quién iba a ganar, sino en quién iba a perder debido a que la mirada de Blue Velvet y Jeff eran tan verdugas, parecía que no iban a dejar a nadie vivo. Ninguno usaba armas esta vez, sin embargo, los puños y las patadas parecían doler. El sonido del golpe hueco y las pequeñas exclamaciones de dolor daban mucho que decir.

—Esto no va a terminar nunca —dijo Cooper aferrándose del barandal de metal.

—Esperemos que si —intervino Jay y vio a Cooper de reojo—, o alguno de ellos terminará muriendo. Es mi hermano o mi mejor amiga.

Antes de que Cooper lograra decir algo ocurrió un acontecimiento. Jeff estaba sumergido ante la idea de atacar, no era propio de él, siempre tenía planes de contingencia, planes para otros planes, siempre. Jeff trataba de propinar algún golpe, sin embargo, Blue Velvet corrió y logró subir en el techo de unos de los coches, una vez arriba saltó cayendo en los hombros de Jeff haciéndolo girar y debido a la falta de equilibrio, Jeff cayó al suelo con Blue Velvet aún en sus hombros. Oprimía sus piernas en el cuello para evitar que se liberara pero eso no lo iba a detener y lo sabía así que colocó ambas manos en la cabeza de Jeff.

Cooper abrió los ojos como plato porque sabía lo que iba a ocurrir después de eso.

— ¡No! —Exclamó él.

—Click —murmuró ella haciendo un ademán de romper su cuello.

Lo liberó de su amarre con una sonrisa en su rostro se levantó del suelo y limpió el polvo de su traje.

—Y la última regla es nunca subestimes a una mujer —Lissa hizo asas con sus manos—. Vamos, no te hice daño —dijo Blue Velvet y Jeff se levantó del suelo—, pero sabes que pude haberte matado así que gané.

Lissa colocó ambas manos en su cintura con una pose triunfal mientras que Jeff estaba observarla, le daba la espalda y veía los moretones en su antebrazo de haber recibido tantas golpizas. No dolía nada por los momentos, pero sabía que dentro de unas horas dolería como el infierno. Se alejo de ella para subir los peldaños. Lissa lo notó y colocó los ojos en blanco. Conocía muy bien a su amigo como para saber que jamás iba a afrontar su derrota.

Lissa se transformó en un rayo para lograr llegar a la plataforma donde estaban Cooper y Jay.

—Eso fue un muy buen show —habló Jay y se sentó en la computadora.

—Me alegra que les haya gustado —sonrió Lissa y se sentó en una de las sillas de ruedas más cercana a Jay—, son años de práctica. Muchísimos.

—Casi le rompes el cuello —Cooper se cruzó de brazos reclinando su espalda en el pasamanos.

—Pero no lo hice —Lissa colocó los ojos en blanco—, además, ese era el punto. Ver quién estaba más cerca de matar al otro ¿O no, Jeff?

Los tres vieron como Jeff subía los últimos escalones con dificultad y se sentaba en la mesa de operaciones.

—Supongo que sí —Jeff comenzó a mover su hombro en busca de nuevos rasguños o golpes.

—Dime algo —dijo Lissa—, ¿Realmente te gané o tú dejaste que yo ganara para que de último recurso use todos mis movimientos?

—Ganaste y es lo único que importa.

—De igual forma sabes que ninguno de los dos mostró todo su potencial —Lissa se cruzó de brazos haciendo puchero.

—Tú querías escuchar la historia de Darrin ¿No? —Preguntó Jeff colocándose de pie y acercándose al monitor frente a su hermano—, bueno te la contaremos.

—No pensé que fuera hacerlo —le murmuró Lissa a Cooper aún sabiendo que a él no le importaría ni en lo más mínimo.

—Darrin era un chico como Cooper, recién iniciado. Pero ya tu sabes esa historia —continuó Jeff—, un hombre cuya naturaleza era muy fuerte, bruta, sólo quería golpear y matar, sin embargo, le habíamos dicho que las cosas no eran así, que este grupo fue fundado para que los Aberrantes rebeldes fueran a prisión, no estaba de acuerdo.

—Es que nadie está de acuerdo con eso —Lissa reposó su cabeza encima de su mano empuñada.

—Entonces, fuimos a una misión —Jeff tecleaba en la computadora sin detenerse, sin apartar la mirada de la pantalla—, habían dicho que unas personas habían sido secuestradas por Aberrantes, según el 911, decidimos ir y por causalidad de la vida, mi hermano tenía razón.



Rossiel M.L.

#8629 en Otros
#1026 en Acción
#1746 en Ciencia ficción

Editado: 24.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar