Confetti Of Poison

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 32 ~ You Get Me So High

Lebanon y Guyana habían caído de pie con dureza, la única manera de haber saltado sin coger un rasguño fue sostenerse por los cables que usaba el elevador para subir y bajar en cada piso, no se quemaron los dedos por la velocidad en que descendían gracias a los guantes que siempre cargaban puestos. Mientras que Blue Velvet calló con la misma elegancia de un gato, el volar lo hacía todo más fácil. Los tres entraron al aposento oscuro. A Blue Velvet le tomó un chasquido de dedos para que la electricidad volviera al lugar. Parpadeó repetidas veces para que sus ojos se «apagaran».

Lebanon y Guyana podían ver el lugar. Un pasillo extenso y a sus costados diferentes habitaciones repletas de maquinas relativamente nuevas. No estaba abandonada, no estaban en un horario laborable.

—De acuerdo —habló Blue Velvet caminando a grandes zancadas por el extenso corredor—, esa cosa es muy grande como para entrar por esas puertas así que va a temer que tomar las escaleras. Allí es dónde entras tú, Lebanon.

—Dime el plan completo y luego…

— ¿No confías en mi? —Preguntó Blue Velvet viendo sobre sus hombros como los hombres se esforzaban por seguirle el paso.

—Si confío pero…

—Bien —Blue Velvet se detuvo en seco—, entonces vas a ir a esta habitación, es donde se manipulan las maquinas centrales como puertas, elevadores etcétera, vas a hackear el sistema, apagarás las luces de los primeros pisos, más que todo las tres primeras, evitarás que el elevador baje hasta acá y nos darás la señal de cuando entre ese gigante de hierro o bronce, lo que sea, y dejarás que una mujer tome las riendas de vez en cuando, jamás digas que no a una mujer que posiblemente esté en su periodo ¿Entendido?

Blue Velvet había dicho cada palabra sin perder tiempo entre espacios. Lebanon asintió una vez y antes de que pudiera decir algo más Blue Velvet extendió su mano en dirección a la puerta y esta se abrió en un desliz. Blue Velvet no quería estar allí más tiempo, quería salir de allí si le era lo más pronto posible.

—Entré en el sistema —habló Lebanon por el comunicador—, voy a hackear los elevadores y puertas.

— ¡Bien! —exclamó Blue Velvet con placidez. Continuó caminando con Guayana a sus espaldas—. No esperaba menos de ti.

— ¿Y yo que haré? —Preguntó Guyana. Le costaba estar cerca de la chica lo cual era sorprendente llevar su paso a causa de los enromes tacones de aguja (o navajas) que traía puestos.

—Necesito que tú estés pendiente de estos.

Al final del corredor se encontraba un gran laboratorio. Cilindros de cristal llenos de líquidos, unos de color azul, otros verdes, eran dispersos colores, incluso algunos estaban vacíos. Blue Velvet evitaba verlos a toda costa, subió la mirada y el techo no estaba resguardado por nada, eran diversas tuberías esparcidas y llegando a una sola dirección, a uno de los cilindros llenos de líquidos. Blue Velvet alzó sus brazos y una de las tuberías se había desprendido cayendo exactamente en sus manos. Guyana sabía que todo esto ocurría gracias a sus poderes como Aberrante.

Blue Velvet se la ofreció. Le impresionaba el hecho de como una manguera tan grande pudiera ocupar esas pequeñas manos tan delicadas, la sostenía como si se tratara de una pluma. Blue Velvet de nuevo le hizo una señal de que lo sostuviera. Guyana la aceptó y los sostuvo con ambas manos, realmente no era tan pesada como lucía.

—Bien, caballito de mar —afirmó Blue Velvet con una sonrisa. Tocó su oído para hablar por el comunicador—. Lebanon, la jaula 021 tiene unas conexiones con los canales 32, 34 y 35 si no me equivoco. Necesitaré que actives solamente la 35 cuando te lo pida ¿De acuerdo?

—De acuerdo —respondió Lebanon—, pero ¿Cómo sabes…?

Antes de que Lebanon pudiera terminar, Blue Velvet se alejó y cruzó a la derecha. Más frascos enormes donde contenían líquidos y más enredaderas de cables encima del todo.

—No tenemos tiempo —respondió Blue Velvet e hizo el mismo procedimiento dejando a Guyana sostener el tubo a sus espaldas.

Extendió sus brazos, el cable se desprendió manteniendo un extremo en el techo y el otro en sus manos. Esta vez lo soltó dejando que se mantuviera en el aire. Volvió con Guyana.

—Caballito de mar, por allá hay otra de estas cosas sueltas, cuando te diga que vayas a ella, lo haces ¿Entendido?

—Entendido —respondió él colocando los ojos en blanco. Nunca iba a saber el significado de ese apodo pero no le gustaba que le llamara de esa manera.



Rossiel M.L.

#8579 en Otros
#1023 en Acción
#1736 en Ciencia ficción

Editado: 24.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar