Conquistando tu corazón

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 4

Sebastián: usted, tiene toda la razón. Nunca debemos de aparentar algo que no somos, por el simple hecho de ser aceptados ante la sociedad. Además, la belleza física es como una flor que con el tiempo se marchita.

Regina: me sorprenden sus palabras, pero no sé cómo dirigirse ante usted sabiendo que es un duque y le debo todos mis respetos.

Sebastián: no se preocupe. Me gustaría que se dirigiera a mí, por mi nombre y sería un gusto hacerlo también. Solo eso pasara, si me lo permite.

Regina: está bien. Ahora, necesito ir a mi recámara a tomar un descanso. Le dice espero volver a verlo antes de irme al convento.

Sebastián: nos volveremos a ver Regina y eso será más pronto de lo que se imagina. El destino me dio esta oportunidad y no pienso desaprovecharla.

Ella no entendió sus últimas palabras de él. Regina se despide de ellos y también de sus padres para después subir a su recámara

Daniel: ella es mi única hermana y muy pronto se convertirá en religiosa. Solo le queda una semana para que pueda cambiar de decisión, pero me doy cuenta de que eso es imposible.

Sebastián: nunca me has dicho por que tomo esa decisión tan repentina. Le dice seguramente soñaba con casarse y tener su propia familia

Daniel: eso era antes, pero al darse cuenta que ningún caballero la iba a elegir como su esposa. Entro al convento, olvidándose de esta vida de apariencias.

Sebastián: ahora, lo entiendo. Estoy realmente interesado en tu hermana y estoy dispuesto a conquistar su corazón y sobre todo a casarme con ella. Porque ella es lo que siempre había buscado, sabía que algún día la encontraría, pero nunca imagine que fuera precisamente Regina.

Daniel: conquistar su corazón, será algo difícil para ti. Ella se siente segura de su vocación, porque nunca ha conocido el verdadero amor.

Sebastián: eso muy pronto cambiara. A mi lado lo conocerá y te prometo que será mi esposa, además siempre cumplo con mis promesas, pase lo que pase.

Daniel: en verdad, espero que eso pase. Mi hermana, no merece esa vida que le espera como religiosa, ella merece ser feliz a lado de un buen caballero que la ame y se perfectamente que esa persona eres tú. Sabía que no me equivocaba contigo. La felicidad de mi hermana está a tu lado, sé que harás todo lo que está en tus manos para que ella te acepta.

Sebastián: tienes razón. No pienso dejar ir mi felicidad, ahora que al fin la encontré, porque ella será todo para mí.

Ellos se sientan en la sala y siguen conversando. Él quería volver a verla, no quería irse sin despedirse de ella. El tiempo pasó y había llegado la hora de retirarse. Sebastián se despide de su amigo y se va con la esperanza de que muy pronto estará a su lado

Regina: he regresado a mi casa. No sé cómo sentirme al respecto. Toda mi vida, he vivido sin conocer el amor y algunas veces me pregunto que se sentirá. Nunca debo de olvidar, que para mí es demasiado tarde. Estoy feliz con mi decisión, pero algo cambio cuando lo vi a él.



Karen Pamela De La O Jaimes

#522 en Otros
#88 en Novela histórica

En el texto hay: boda, romance, fea

Editado: 25.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar