Conquistando tu corazón

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 7

Alejandro: necesitaras toda la suerte posible para que eso pase. Además, si ella es tu felicidad te apoyare igual como lo hice con tus hermanos.

Sebastián: muchas gracias, padre. Solamente quiero que sea de mañana para volver a verla, porque Regina me cautivo desde el primer momento en que la vi. Le dice ella es la indicada para compartir mi vida a su lado y sobre todo será mi amor.

Ellos siguieron conversando y él se despide de su padre para subir a su recámara, después de que lo hace se acuesta en su cama, él tenía que pensar en cómo llegar a su corazón y que lo acepte. El tiempo siguió su curso hasta que se hizo de noche

Daniel: hermanita, debes de dejar pensar tanto. Acuerda de que no estás en el convento, quiero que hables conmigo y saber cómo te sientes.

Regina: está bien. Siento mucha paz estando en mi casa, eso me recuerda el día en que decidí convertirme en monja y no me arrepiento de nada.

Daniel: pero no eres feliz eso me lo dicen tus ojos. Todavía veo reflejado en ellos demasiada tristeza que me gustaría no seguir viendo.

Regina: tienes razón. No puede evitar sentirme triste y llorar, porque nunca conocí el amor como siempre lo había soñado, mi corazón quiere amar, pero eso es imposible y debo de olvidarme de todo eso.

Daniel: si quieres amar por primera vez lo harás. El corazón es el que toma la decisión de quien amar y algunas veces nosotros mismos tenemos que darnos cuenta de que nuestra felicidad está demasiado cerca.

Regina: espero que eso no te pase y que seas feliz. Le dice necesitamos ir al comedor, nuestros padres deben de estar esperándonos, pero te agradezco que me hayas hecho compañía todo este tiempo.

Ellos se levanta de su asiento para ir al comedor sus padres esperaban a que su familia estuviera reunida para empezar a cenar. Ellos toman asiento y se disculpa por la tardanza, Regina suspira, pero a sus padres se le hizo extraña su actitud, ella empieza a comer para hacerlo también los demás, así paso el tiempo hasta que terminaron

Michael: espero que descanses en tu recámara y que sueñes con la vida que te espera. Solo quiero que el tiempo que estés entre nosotros seas feliz.

Regina: estoy feliz con estar en casa, padre. Porque mi familia es muy importante para mí, pero les pido que nunca se olviden de mí, por favor.

Esperanza: eres nuestra hija y por supuesto que no te olvidaremos. Le dice espero que en el último momento decidas quedarte con nosotros.

Daniel: mi hermana sabrá tomar la decisión correcta cuando eso pase. Ahora, debemos de estar a su lado y no hablar de ese tema.

Regina: por esa razón te quiero mucho, Daniel. Llego el momento de retirarme y espero que mañana haya flores rojas en mi recámara.

Ella se levanta de su asiento y sube las escaleras para llegar a su recámara. Regina entra y se empieza a poner su bata de dormir, tiempo después termina y se acuesta en su cama, ella cierra sus ojos para quedar profundamente dormida



Karen Pamela De La O Jaimes

#327 en Otros
#55 en Novela histórica

En el texto hay: boda, romance, fea

Editado: 25.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar