Contrato Real [saga griegos #8]

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 8

— Apollo — abro los ojos y veo a Alana junto a la cama.

— ¿Estas bien? — me incorporó y me doy cuenta que está temblando.

— tuve una pesadilla — se estremece y me levantó rápidamente para rodearla con mis brazos — bajé a la cocina pero está bajo llave.

— es el viejo cocinero, dice que varios de los empleados se levantan a saquear la cocina, papá le ha dicho hasta el cansancio que tienen derecho a comer pero nadie lo puede hacer cambiar de opinión — me separó de ella y calzo mis pantunflas — vamos, buscaré esa llave.

— no lo despiertes, debe estar cansando.

— sólo la pediré, yo te calentare la leche.

— Apollo, me iré a dormir, no quiero molestar, pensé sabias donde estaba la llave por eso vine a ti — se abraza a si misma.

Me acercó a ella y sujetó su rostro entre mis manos.

— no molestas, si no quieres la leche, acuestate junto a mi. No temas, estás segura.

La veo titubear pero se quita su bata y se mete por un extremo de la cama, la sigo y me acomodó en mi lugar.

Alana

Me giró para quedar de costado frente a Apollo.

— te debo una explicación Apollo.

— no— responde — descansa.

— ¿No piensas nada malo por lo del jardin?

— es tu vida princesita — responde con cariño, me encantaba cómo me decia princesita — estoy agradecido contigo por todo lo que haces por mi pueblo.

Extiende su mano y aparta mi cabello de mi rostro.

— ¿Ya estás mejor de la pesadilla?

— ¿Hay alguien en tu vida Apollo?

— no — él se mueve y se ha puesto boca arriba — duerme, dulces sueños.

— buenas noches Apollo.

Apollo

Mis pasos resonaban fuertes en el mármol, mi mirada se centró en el trono. Papá estaba sentado ahi, con cara de preocupación.

— Padre — él suspira y se pone de pie.

— Apollo — baja los escalones y se cerciora que todos han salido del salón a petición suya — necesito hablar algo importante contigo.

— ¿Por qué aqui? Tenemos el estudio, cada vez que me llamas ante el trono del reino me siento desfallecer.

— es Artemisa — me cruzó de brazos y observó a papá — ha llegado a Medrea.

— ¿Qué? — papá asiente. — ¿Está en el hotel?

Papá niega.

— está en el palacio — niego pero él asiente — lamentó esto pero no puedo echarla embarazada, alega que no tiene a dónde ir.

— ¡aqui vive mi esposa!

— lo sé — papá pasa su mano por su cabello.— hay algo más.

— ¿Más?

— se presentó ante el consejo, antes de venir al palacio —apretó los puños furioso — les ha confirmado que el futuro rey, tendrá un heredero.

— no estoy seguro que sea mi hijo, padre es un hijo fuera del matrimonio.

— hay algo que debes saber — papá camina hacia el trono y se deja caer — existe una ley, la última vez que fue usada fue en los tiempos de papá.

— ¿De qué hablas?

— el rey que habia en ese entonces, mi abuelo, su esposa, la reina, no podía tener hijos asi que decidieron hacer cómo con el patriarca Abraham y su esposa Sarai — niego.

—no puede ser papá.

— tu abuelo habia conocido antes de la reina a una chica muy bella pero no era de la linea de principes y princesas, era una plebeya. Él ya estaba destinado a casarse con una princesa.

—¡no sigas padre!

— debo hacerlo Apollo, para que escuches la decisión del maldito consejo. La mando a llamar, ambos seguian enamorados, ella quedó en cinta, dio el heredero al trono de Medrea.

— ¿La reina no era mi abuela? — papá me observó.

— el Consejo quitó del trono a la reina y tu abuela subió al trono.

— ¿Eso quiere el consejo? ¿Derrocar a Alana?

— le han dado los mismos derechos a Artemisa como madre del principe.

— ¿Derechos? ¿Qué derechos?

— al cabo de un año si Alana no da un heredero dentro del matrimonio, el trono después de ti, será de tu hijo con Artemisa, si tu mueres, ella estará en el trono mientras el niño crece, obviamente Alana, no podrá subir al trono.

— ¡Está mierda no me gusta! ¡Maldito consejo debe ir a Fresia!

— Estas son las consecuencias de tus malos actos Apollo — mamá entra molesta — me he puesto en el lugar de Alana, esto la va a destruir.

— ¿Crees que no lo sé? — desvío la mirada — el bebé no es mio.

— sabremos la verdad cuándo el niño nazca — respondió papá.

— ¿Alana ya lo sabe? — niego — ve a hablar con ella — mamá estaba furiosa — antes que se tope con Artemisa.

— ¿El consejo le dijo a ella los derechos que le concede?— papá asiente.



Kgerals

#453 en Novela romántica
#50 en Thriller
#22 en Misterio

En el texto hay: saga griegos, kgerals, romance

Editado: 02.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar