Contrato Real [saga griegos #8]

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 21

—¿Karissa? —me detengo pero no me giró, no quería que ella notará que estaba llorando —¿estas bien?

—Lo estoy —me felicito por que mi voz ha sonado tranquila —estoy cansada Dasha.

Sigo mi camino pero siento que mi corazón duele.
Había bajado hacia la cocina pero al pasar por uno de los pasillos, pude ver a Dasha colgada del cuello de Mihail, los rostros de ambos estaban cercas, casi corri a la cocina, lágrimas corrían por mis mejillas. Dolía y mucho el verlos juntos.

Cerre la puerta de mi habitación con llave, avance hacia el balcón y me deje caer en la silla, la luna y el mar eran los únicos testigos del dolor de mi alma.

Había perdido a Mihail por inmadura, por poner lo material antes que el amor y ahora era demasiado tarde para cambiar las cosas.

Estaba considerando irme del palacio por un tiempo, necesitaba sanar mi corazón.

Mihail

—Creo que ya no le queda la menor duda a tu jefe de que vas a casarte.

Dasha levantó su pequeña mano y  sonrió cuando la piedra de su sortija brillo.

—No le he dado la oportunidad de hablar de mi vida privada, espero que su visita sea rápida y se marche lo más pronto posible.

—Esperemos que lo haga —sirvo un poco de coñac y lo llevó a mis labios —necesito hablar con Karissa.

—Lamento estos días locos que hemos tenido Mihail, te prometo que será la única vez que te usare como mi novio falso.

Sonrió y bebo un sorbo de la bebida. Dasha está sentada en su cama, su mirada es triste pero no deja de sonreír.

—Encontraras otro trabajo Dasha, has demostrado ser una muy buena arquitecta.

—Lo sé pero me gustaba este trabajo, ya me había acostumbrado a los compañeros de trabajo pero no gano nada poniéndome triste.

—Todo se solucionara Dasha, terminas este trabajo y diseñaras la casa de un magnate griego, estoy seguro que una vez termines el trabajo para Xander Tzioles, tendrás mucha clientela.

Ella suspiro y supe que mis sospechas eran acertadas, en el corazón de mi amiga estaba floreciendo un sentimiento por Xander Tziolis.

Karissa y yo teníamos una conversación pendiente, no había podido conversar con ella después de la maravillosa noche que habiamos tenido.

Una vez el jefe de Dasha se marchará tendría la oportunidad de hablar con Karissa tranquilamente, lo había intentado pero ella me esquivaba, quizás sentía vergüenza por lo que había pasado entre nosotros pero la estrecharia entre mis brazos y le confesaría que la amaba.

Apollo

—El consejo ha estado presionando por la llegada del hijo de Artemisa —papá se cruzó de brazos —en tres meses nace su hijo y no miran fruto en el seno de la princesa Alana.

—Aún no deben saber que hay un príncipe en camino, Alana desea que se sepa lo de nuestro hijo cuando pasen los tres meses de gestación.

—Esta bien pero las ganas de gritarles en su rostro que ya hay un príncipe para el trono de Medrea son inmensas.

—Lo imagino padre pero respeto la decisión de Alana, es lo que desea y yo haré lo que esta en mis manos para cumplir su deseo.

—Lo entiendo pero me preocupa que al no tener noticias de un príncipe...

—No te preocupes papá, no dejaré que quiten a Alana del trono, ella será la reina de Medrea. Dos meses después del nacimiento del hijo de Artemisa es la reunión del consejo para jusgar si soy digno del trono de Medrea, todos sabemos que votaran a mi favor.

—Tambien decidirán si Alana es digna del trono, ella no es la favorita del consejo.

—Se la tendrán que tragar, ella será su reina.

Papá asiente y recuesta su cabeza en el sillón.

—Cambiare muchas cosas padre, una de ellas será quitar poder al consejo. No los puedo quitar porque son parte de nuestra historia pero quitare poder, ellos no tendrán el mismo poder que tienen hoy, deseo que mi hijo crezca feliz sin la presión de esa docena de viejos locos y sin sus pensamientos pasados de época.

—Me parece bien Apollo, de esa manera Medrea será una isla prospera sin la influencia del consejo.

—Quiero que mi hijo no tenga que preocuparse por las pendejadas de ese grupo de locos.

Papá solo sonrie, amaba estas conversaciones con él, reíamos de todo, nos preocupabamos igual. Sabia que él estaba inquieto porque el consejo queria quitar del trono a Alana pero la llegada del bebé haría que ellos desistieran de sus planes. Todo estaba bajó control.

Protegería a mi princesita, mi hijo y por supuesto mi amada isla, Medrea.

Si te ha gustado el capitulo, no olvides votar.

Kgerals🌼




 



Kgerals

#365 en Novela romántica
#40 en Thriller
#17 en Misterio

En el texto hay: saga griegos, kgerals, romance

Editado: 02.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar