Contrato Real [saga griegos #8]

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 29

El hombre cerró el libro con fuerza mientras daba una calada a su cigarro, caminó hacia el balcón y de ahí pudo contemplar la belleza del mar pero él en  particular no se maravillaba con lo que la naturaleza ofrecía, creció odiando ese lugar y cuando lo conoció se lleno de rabia absoluta.

Pensó que todo sería resuelto con Ezio pero este fue un total idiota que se dejó apresar, pasó años de años esperando una oportunidad en las sombras y luego se enteró que su hija salía con el heredero al trono, sintió la alegría invadirlo y luego supo que ella estaba embarazada. Obviamente no era hijo de Apollo Costas pero eso él no lo sabía, esos meses fueron de mucha ayuda. El consejo se había vuelto en contra de la familia Costas, eso era un punto a su favor... no,era una gran ventaja sobre la familia Costas.

Pudo vislumbrar las lanchas moviéndose en las aguas, cuidando a la familia real. Soltó una palabrota y un puñetazo en la baranda. Esa maldita familia iba a quedar en la calle, no quería muerto al rey, ni a los príncipes... no, él quería que ellos vivieran en la humillación, en medio del dolor. Razón por la cual se había empeñado en contra de la princesa Rusa, ella era quién podía dar el trono a Apollo, ese lugar que no volvería a ser de esta familia. Tuvo que agachar la cabeza mientras Mika se hacía rey y hacia prosperar a la isla, está vez no permitiría que Apollo se convirtiera en el rey de Medrea.

Artemisa subiría al trono como reina y de esa manera la isla quedaría en sus manos, la vendería para que la explotarán, sacarán el oro negro que había y él sería inmensamente rico.

Mihail

Karissa ya esta fuera de peligro, en unos días regresamos a la isla. Cuidaré de ti

—No te preocupes, tengo tantos guardaespaldas —sonreí —que no me siento sola. Debes cuidar de la princesa y de tu hijo.

—Aún no lo puedo creer Alana, seré padre.

—¿Ella ya sabe que eres un príncipe? —aclaró mi garganta y suspiró

—Aún no se lo he dicho, me centre en la maravillosa noticia de que sería padre y de que Karissa había aceptado que amaba a un guardaespalda

—Me alegra conocer esas maravillosas noticias mi querido Mihail pero no olvides decirle la verdad a Karissa, no comiences una vida con mentiras. Ella debe saber que eres un príncipe.

—Lo haré pero sabes que es un título nada más, no me define. He vivido mi vida simplemente como Mihail.

—Lo sé pero eso no borra quien eres y de donde provienes. Pertenecemos a la familia real, estamos en la línea de sucesión al trono. Karissa debe saber que se desposara con un príncipe ruso.

Me colocó de pie y sacó aquel dije en forma de rosa negra.

—La rosa negra pasará a manos de mi hijo o hija para la sucesión en el trono.

—Tu y Gregory estaban más cerca al trono que yo —me encogó de hombros y observó a Alana.

—No me interesa reinar,además ahora existe la Reina de Corazón

—Lo sé pero el punto aquí es que Karissa debe saber que se casará con un príncipe.

—Se lo diré —asiente y lleva sus manos a su vientre que ya se notaba hinchado.

—Apollo está devastado, Nara no es su hija —me incorporó en mi silla y observó a Alana.

—Esa verdad te coloca en peligro Alana —la veo negar —claro que si, ella desde que llegó a manifestado su gran interés al trono de Medrea. Su hija no lleva la sangre de Apollo pero el bebé que llevas en el vientre si.

—Mihail no te preocupes, estoy bien custodiada por los hombres de Anker, Nicos y la guardia real

—Estaré más tranquilo si yo te protejo Alana, en unos días estaré aquí.

***

 

—Piedras preciosas —Xander cierra la carpeta y me observa —los yacimientos que tiene Medrea es de piedras preciosas sin obviar los metales.

 

—¿Estás seguro? —él asiente y cruza una pierna sobre la otra.

 

—Muy seguro, tu padre nos ha pedido que hiciéramos un estudio y eso hicimos. No hemos encontrado petróleo como se creyó hace años atrás.

 

—Enzo quizo la isla por el petróleo y resulta que estaba equivocado. En Medrea no ha existido petróleo pero si piedras preciosas —me quedo en silencio y observó a Xander —aunque no tiene sentido esto —murmuró —Era un niño cuando quiso robar el trono por el oro negro.

 

—Así es Apollo —Xander se levanta y guarda la carpeta en su portafolio.

 

—Algo me dice que hay algo más en esta historia —declaró mientras llevo mi mano a mi cien —estamos esperando la investigación de tío Anker.

 


***

 

—Es preciosa —siento sus brazos rodearme, mientras contemplo a Nara dormir

 

—Lo es —me giró entre sus brazos y rodeó su cuello —temo que Artemisa un día despierte y decida quitarnosla



Kgerals

#355 en Novela romántica
#36 en Thriller
#16 en Misterio

En el texto hay: saga griegos, kgerals, romance

Editado: 02.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar