Cool Kids

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 2: Las Chicas Cool.

El primer día de clases fue uno de los peores. En la primera hora, entré a una clase equivocada. Así que terminé aprendiendo un poco de administración, ese día.

En la segunda hora conocí a la chica que gritaba tanto el día del examen. Realmente, fue muy amable.

- Hola, soy Melissa ¿Como te llamas? – dijo con su voz chillona.

Me quedé sorprendido durante un momento, ya que no conocía personas que hicieran eso, presentarse tan pintoresca y bulliciosamente, pero igual le respondí:

- Soy Nick.

- Mucho gusto Nick – dijo con su voz chillona.

Ese día no vi a Tayly, pero conocí a mis compañeros de carrera. Pasé esos días pensando en Tayly, y preguntándome, ¿Si ella se veía tan segura de que aprobaría el examen, ¿Por qué no ingresó?” Un día en clase de lenguaje, yo acababa de ingresar al salón. Estaba resignado, pensando que no la volvería a ver. De pronto, alguien tocó la puerta y asomó la cabeza dentro del salón. Era ella, era Tayly.

- Miss, ¿Puedo entrar? Se me hizo tarde en mi anterior clase – puso una cara de suplica, y apoyó todo su peso en la pierna derecha.

- Está bien, pasa – le dijo la profesora. Mi corazón latió rápido, estaba feliz por volverla a ver. 

Me miró desde la puerta, sonrió por un instante, había un lugar vacío al lado mío. Estaba por dirigirse hacia mi, cuando una de sus amigas la llamó al otro lado del salón.

- ¡Tay! ¡Ven, te hemos guardado un sitio! – gritó una de ellas. Ella era tan hermosa como Tayly, su cabello era lacio, era castaña, con unos mechones californianos, y se veía que estaba a la moda. Así que el hecho de que su amiga se sentara al lado de alguien que no lucia como un modelo de revista, le causaba desesperación. Y aunque no había un sitio para que Tayly se siente al lado de ellas, le pidieron el favor a uno de los chicos que moría por ellas, para que se sentara en otro sitio, y así Tayly pudiera estar con ellas.

Al concluir la clase, Tayly y sus amigas salieron del salón halándola del brazo. Ella me mostró una cara de tristeza, y disculpas; mientras una de sus amigas le contaba lo “paja” que iba a estar la fiesta del “Finde”, en casa de Rasec.

Mis amigos, se acercaron a mi, y fuimos a nuestra siguiente clase. Yo no pude hablar más con Tayly ese día, ya que sus amigas siempre estaban con ella. Pero ese día me enteré que ella estaba estudiando otra carrera, así que la vería solo los martes y viernes en clase de comunicación. Eso era suficiente para mi. Ya quería que fuera martes o viernes para volverla a ver. 

Siempre iba a la biblioteca todos los días con mis amigos. Melissa era muy buena en los cursos, así que  decidí acercarme a ella, para poder aprender más cosas. Tener personas así a tu lado, ayuda a que seas mejor. Ariel, su otra amiga era muy divertida. Horu, era un maestro de la pintura. Y Donovan, tenia un muy buen gusto musical, el cual era a fin al mío. Y creo que no hace falta recalcar que todos eran muy buenos en lo que hacían. Recuerdo que mientras estaba en las salas de estudios con ellos. Yo era feliz.

Classic – Mkto

Llegó el martes y mi primera clase era Comunicación. Yo estaba muy emocionado, Tayly llegó más temprano que sus amigas. se sentó a mi lado, y conversamos por un momento, antes que viniera la profesora.

- Hola – dijo ella, sentándose en el asiento que estaba a mi costado derecho – Siento lo de la vez pasada, mis amigas me quieren mucho, y casi no me sueltan para nada jajaja – ella rió – Ya sabes. amigos.

- No, no te preocupes, – dije embobado, su sonrisa era lo más hermoso en este mundo – no pasa nada. Sí, ellos son muy buenos. Disculpa ¿Tú estás estudiando Derecho, cierto?

- Sí, me gustaría un día poder hacer que las cosas funcionen mejor por aquí – dijo refiriéndose al país.

- Sí, eso sería muy bueno – sonreí – no dudo que serás una buena abogada. Ojalá un día me defiendas… – ella me miró extrañada – No, no es que vaya a hacer algo malo… – ella sonrió de nuevo – Solo quería decir que si sucediera… Pero claro que no quiero que suceda… Bueno, sí, pero solo para ver que tal… – ella se rió de nuevo – Bueno, mejor no… Ya no sé lo que estoy diciendo.

- Eres muy lindo, me haces reír. – la profesora ingresó en ese momento a la clase – Bueno chico malo, la profesora ya llegó, así que me voy. Mis amigas me llamaron para que les guardara sitios. Y aquí está muy lleno.

- Sí, no te preocupes.

Sus amigas llegaron un minuto después. Se sentaron a su lado. Las tres eran muy bellas, pero seguían siendo chicas que no pueden ser alcanzadas por alguien normal. Pero aún así los chicos seguían viéndolas cada vez que pasaban.

La profesora fue a traer unas copias, y uno de los chicos aprovechó para tratar de hablarle a una de ellas.

- Hola amiga, eres muy linda ¿Me das tu número? – dijo el chico, él era uno de mis amigos.



Josemaría Yalán

#13384 en Novela romántica
#4743 en Joven Adulto

En el texto hay: amor

Editado: 16.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar