Cool Kids

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 24: Sólo Ellos.

Victoria:

De pronto, un trueno que me hizo despertar de mi sueño y una voz gritando mi nombre: ¡Victoriaaa!. Parecía la voz de Nick. Me asusté. Sentí como una presión en el pecho. 

Sabía, dentro de mí, que algo había pasado, me levanté del sofá. Tayly también se despertó, me miró, pero no dijo nada, se tocaba el pecho, igual que yo. Rasec nunca sentía nada, pero también tenía un rostro de preocupación y puso pausa a su videojuego.

Nos miramos entre los tres. Como si pudiéramos sentir algo en común. Sabíamos que algo no andaba bien. Entonces Tayly fue la primera en hablar.

• ¿Tú crees que fue Josh, Victoria? – me dijo, mientras se sentaba sobre la cama.

Me levanté y me acerqué a Rasec. Él supuso que fue lo que haría, así que cogió el celular satelital que habíamos encontrado dentro de esta especie de búnker – sótano, y me lo alcanzó.

Samantha apareció también por una de las puertas, ella también podía sentir que algo andaba mal. Ella no dejaba de ver a Rasec. Él le sonreía siempre, pero en esta ocasión, todos sentíamos ese sentimiento de preocupación,

Llamé a Josh, con el único número que había registrado en el teléfono.

- ¿Hola Josh? – pregunté cuando contestaron la llamada. Puse el altavoz. Cuando todos escuchamos la voz de Julieta al teléfono, nos preocupamos. Se oía como agitada.

- ¿Hola? ¿Victoria?

- Julieta. ¿Están bien? – pregunté interrumpiéndola.

- Sí, estamos bien – Dijo Julieta – ¿Hola? ¿Chicos? ¿Ustedes también lo sintieron? – preguntó la voz de Josh, ahora en la linea.

Todos en cierta forma nos calmamos al escuchar la voz de Josh. Nos inspiraba confianza y valor en estos momentos, pero aún así, todavía seguíamos sintiendo esa presión en el pecho.

- Sí, es extraño. Es como si me estuvieran presionando el pecho – dijo Samantha. Todos estábamos de acuerdo con lo que estaba diciendo.

- Espero que todos estén bien. Voy a llamar al resto para saber si están bien – Eso ultimo nos pareció extraño a todos.

- Brother ¿Cómo están ustedes? – preguntó Rasec.

- Estamos bien, ahora mismo estamos tomando un avión hacia allá, estamos ahora en California, iremos a casa. Creemos que Los cazadores están muy cerca de nosotros. Tendremos que ser cautelosos. Hasta luego chicos, ya tenemos que despegar – Colgó.

- Chau Josh – dijimos todos.

 

Always in My Head – Coldplay

Todos teníamos rostros de preocupación. Habíamos notado la preocupación en la voz de Josh. Todos confiábamos en él y el notarlo preocupado, en cierto modo, nos preocupaba aún más.

Rasec siguió jugando en su videojuego, Tayly se levantó y fue a la sala común, donde se encontraban nuestros padres, junto con mi hermana, jugando una partida de cartas.

Yo estaba preocupada y miraba al piso, pensando que la voz que había escuchado, se parecía mucho a la de Nick. Me sentía preocupada por él. 

Él siempre estaba en mi mente.

Entonces sentí que alguien se sentó a mi lado. Miré a mi derecha y vi a esa chica de cabello castaño con rizos perfectos, sentada a mi lado, mirándome. Como examinando mi rostro.

- Hola Samantha – dije tratando de sonreír.

Entonces ella me miró a los ojos, tratando de analizarme.

- ¿Sucede algo Victoria? – me dijo con preocupación – Tú sabes algo más. ¿Cierto? – dijo eso último en voz baja, esperando que Rasec no nos oyera. Yo confiaba en ella más que en cualquiera de este lugar, exceptuando a mi hermana.

La miré como asintiendo. Ella se levantó, me agarró de la mano, y me llevó hacia los dormitorios. Entramos al dormitorio donde dormíamos ella, mi hermana, Tayly y yo.

Aún recordaba cuando nos agarramos la mano esa noche, justo antes de aparecer en la casa de Tayly, justo antes de venir aquí. Le señalé en el mapa la casa de Tayly, de pronto una luz iluminó su tronco. 

Cuando nos conocimos, no noté qué sucedió luego, pero esta vez pude notarlo con más detalle. Su abdomen brillaba primero, y luego sus pies, cabeza y brazos eran atraídos hasta ese centro y desaparecían junto con el resto de su cuerpo. Yo fui atraída hasta su centro también.

Cuando llegamos a la casa de Tayly. No supe que hacer. Sabía que tenía que contarle primero al padre de Tayly, pero no sabía donde quedaba su habitación. Así que empecé a gritar 

- ¿Hola?

Inmediatamente Samantha me tapó la boca.

- ¿Quieres que los cazadores nos escuchen, si están cerca? – Me dejó libre y dijo – Vamos a investigar cuarto por cuarto, hasta encontrarlos, ¿Está bien? No sabemos si ellos llegaron primero.

Asentí.

Entonces lo primero que hizo, fue buscar los interruptores que encendían las luces de la sala. Luego, muy silenciosamente subimos las gradas hasta el segundo nivel. Yo había estado aquí antes, pero nunca había subido al segundo nivel. 



Josemaría Yalán

#2129 en Novela romántica
#683 en Joven Adulto

En el texto hay: amor

Editado: 16.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar