Cool Kids

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 25: Antes Del Final.

Abro los ojos. Miro el techo blanco de esta habitación de clínica, luego a los doctores y enfermeras que caminan afuera. Luego lo veo a él, allí tan en paz, tan tranquilo. Sigue echado sobre esa cama con una mascarilla de oxigeno. Aunque luce mejor que la primera vez que lo vi en esa cama, me preocupa. Me pregunto si un día de estos despertará. Me pregunto si quizá oye todo lo que le digo cuando estoy a solas con él. Siempre estoy aquí. Y es que no hay otra persona que me importe más, que él. Aunque a él, eso, le de lo mismo.

Hasta la Raiz – Natalia Lafourcade

Suena la puerta corrediza de la habitación. Son Josh, Julieta y los padres de Nick. Sus padres tienen todavía los ojos llorosos.

Me levanté de la silla, al verlos entrar. Los rostros de Julieta y Josh, tampoco denotaban alegría, sino mas bien preocupación.

- Buenos días – dije mientras me apresuraba hacia ellos.

- Hola Victoria – me dijo Josh, mientras se acercaba la cama donde estaba Nick – No hay muchas buenas noticias por ahora.

- Los doctores quieren que desconectemos a Nick – dijo su mamá, e inmediatamente rompió en llanto. Su padre, parecía un poco más fuerte que ella, pero tenía los ojos llenos de lágrimas contenidas.

- ¡Pero no pueden! ¡Rasec dijo que todavía! – sus padres me miraron de una forma extraña, Josh y Julieta me miraron muy preocupados.

Sabía que había cometido una equivocación, Joshua probablemente estaba en ese minuto pensando, si debería continuar con esta realidad, o retroceder el tiempo. Lo único que me dijo fue:

- Victoria, si quieres puedes ir a desayunar, de una vez, debes estar hambrienta.

¡Era verdad! ¡Ayer no había comido nada desde la manzana que comí como almuerzo! Así que salí de la habitación, con rumbo al comedor que había en el primer nivel de la clínica.

El padre de Nick lo había trasladado a esta clínica, tan pronto como las condiciones de Nick, estuvieron estables.

Me ponía a pensar en qué hubiera pasado, si nosotros no hubiésemos desaparecido. Quizá él, nunca nos hubiera buscado. Quizá ese oso nunca lo hubiera perseguido hasta ese lago y seguramente nunca hubiera caído un rayo tan cerca de él. Y entonces él, no estaría en coma.

- Buenos días, un desayuno vegetariano, por favor – Hay algunas cosas que lamento y otras que no. Lamento que el rayo hubiera caído tan cerca de él, pero estaba agradecida que ese oso hubiese levantado las garras y el rayo hubiese caído sobre el animal e impidiera que le hiciera más daño, del que le hizo a Nick. Aunque realmente no fue el rayo lo que le hizo el mayor daño, sino el hecho de que todo el cuerpo del oso cayera sobre él y no le permitiera levantarse. Eso lo dejó sin oxígeno e hizo que su cerebro se quedara de un momento para otro sin este. Ahí, bajo el agua. Y eso fue lo que indujo el coma. O eso fue lo que nos dijo el doctor.

De pronto, la veo, allí, sentada viéndome, desde una mesa lejana. Tayly.

Volteo la mirada y camino hacia una mesa cercana. No hay nadie alrededor. A veces me gusta comer así, sola. Pero me gustaría más, estar en este momento con Nick. Viendo su sonrisa y sus bellos ojos. Seguro estaría bromeando sobre “la rica carne” que contiene su hamburguesa. Y me contaría las cosas que sucedieron en su semana y lo loco que estuvo todo.

Ya me lo imagino allí, sentado. Yo me moriría por besarlo en ese preciso momento, como siempre. Adoraría los pequeños pliegues que se forman muy cerca de su boca, cuando se ríe. Adoraría sus cejas, y el detalle de sus ojos. Ese que me dice que piensa en algo más cuando hablo con él. Eso que me dice que piensa en Tayly. Sí, se ve hermoso cuando está enamorado, aunque sea de alguien más.

Entonces la miro nuevamente. Ella parece muy bella, inclusive cuando está cansada. Lo último que supe de ella fue, que la Universidad, a la que asiste, dejó “muy convenientemente” que ella pudiera dar el examen con unos días de retraso, porque merecía una oportunidad, después de que su padre hubiera desembolsado dinero..

Extraordinary – Clean Bandit

Pero allí estaba. Habían pasado dos semanas y media desde que Nick entró en el coma. Y ella sólo había venido a visitarlo cinco veces.

Yo siempre le preguntaba a Nick, mientras él seguía en coma, mientras cambiaba de agua las flores que le traía a la habitación:

- Si ella es la única, ¿Porqué no está aquí? Me dejaste sin una respuesta esa noche en la que nos besamos. Y yo sé que dentro tuyo, la pensabas a ella. Y después de todo esto, sigo siendo yo la que está aquí, cuidando de ti. Me pregunto que dirías si en este momento yo te estaría hablando tan claramente, como lo hago ahora. ¿Tendrías una respuesta para mí? O quizá ella vendría por ti en su flamante convertible rojo, a recogerte; como en la ocasión en la que quería decirte toda la verdad sobre lo que sucedió en el edificio. Sé que es una buena chica. Pero pienso que yo podría hacerlo mejor. De todas formas, ella no te quería cuando tú eras otro ¿O no lo recuerdas? ¿Has cambiado tanto que no logras recordar cuanto sufrías por ella? ¿Te han cambiado tanto que ya no recuerdas que antes no eras uno de ellos? ¿Ya no recuerdas que yo existo? ¿No recuerdas lo que era disfrutar la vida con tan poco? No nos era necesario viajar a Miami para poder divertirnos de camino a casa, comiendo un helado. No nos era necesario comprar relojes, más caros que un boleto para el cine, en una película en la que los dos reíamos a carcajadas. ¿Acaso ya no recuerdas que en el fondo, muy en el fondo, yo era alguien que podía llenar tu vida, hasta el grado de que por momentos no recordabas a Tayly? No me imagino lo que dirías si en este momento, estuviera siendo tan sincera contigo. No logro imaginar tu rostro al ver que me estoy revelando y diciéndote lo que verdaderamente quiero decirte. Lo que por tanto tiempo he anhelado decirte. Decirte que eres alguien tan hermoso que podría llenar mis días contigo y aún así no me aburriría. Eres tan especial que cuando sonríes, la ciudad se ilumina – negué con la cabeza y reí – ¿La ciudad? ¡Mi universo se ilumina, cuando sonríes! Eres tan gracioso cuando estás conmigo, que hasta el rostro serio de un adulto, nos daría diversión por días. Hey Nick. Te amo y sí, suena cursi y poco práctico. Pero es lo que siento por ti. Por ti estaría dispuesta a todo. Aún si me dijeras que escapemos a un país lejano, si es contigo, lo haría. Aún si fuera el rincón más árido y solitario de la Tierra, si tú estuvieras allí, mis días serian tan felices como esos pequeños momentos que pasamos juntos, en los que no hablas de Tayly.



Josemaría Yalán

#13380 en Novela romántica
#4741 en Joven Adulto

En el texto hay: amor

Editado: 16.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar