Corazón Prohibido

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 34

* * *

Jonathan

Un poco sorprendente la actitud de mi padre en la reunión con Sebastián pensaba que comenzaría a decir comentarios homofóbicos o pedir que nos mantuviéramos alejados para siempre, no obstante, solo tenemos que tener una distancia en el tiempo que disminuyan el escándalo desatado por Rachel. Por otro lado, mi madre se veía bastante enojada porque no obtuve un castigo severo como la cancelación de tarjetas bancarias, mi Jepp y los viajes que tenía en el resto del año.

Otro punto impactante fue Sebastián se había convertido en un experto en mentir enfrente de sus mayores me preguntó ¿Cómo lo hizo? No dudaba en sus capacidades intelectuales sino él siempre demostraba estar nervioso cuando sucedían situaciones así complicadas, sin embargo, me percaté que la distancia lo ayudo bastante a mejorar en ese aspecto venció sus miedos internos para volverse fuerte y valiente.

Los rumores con la prensa se detuvieron un poco por la cantidad monetaria proporcionada por mi padre logró hablar con un viejo amigo para erradicar el problema, por lo que, me trajo como consecuencia pagar el préstamo con mi sueldo nada mal la estrategia y no me incomodaba recibir un menor sueldo sabiendo que estaba asegurada la seguridad mental de Sebastián; sé que mencione su valentía, pero las apariencias engañaban por dentro todavía había fragilidad en su corazón.

En cuanto, a Jeannette no ha opinado nada al respecto sino se encuentra preocupaba por las “falsas acusaciones” quisiera decirle la verdad a ella, no puedo seguir mintiéndole sabiendo que tenía sentimientos por mí, y no puedo corresponderlos adecuadamente, aunque mis posibilidades de ser gay fuera del closet eran casi nulas conocía perfectamente a mi abuelo haría todo lo posible manipulando a mi padre para continuar sus pasos en el recorrido Ross destruyendo a toda persona que se interponga en el camino.

No me veía teniendo una vida así y resultaba lo opuesto veía mi futuro no lejano saliéndome de casa por una discusión con madre por las leyes del amor que no paraba de mencionar; si tan sólo supiera que estaba dispuesto a romperlas para ser feliz con el muchacho que me hacía enloquecer desde la secundaría.

Mi vida siendo Ross era complicada la familia tenía demasiados prejuicios y tabús con ciertos temas, por lo tanto, se negaba a aceptar el cambio constante en la sociedad. Mis conocidos y amigos creían que era feliz teniendo dinero y lujos, pero no era así vivía una tortura al no poder dar mi humilde opinión con las decisiones que había dentro de la familia.

Revisaba el blog de Rachel para leer la basura que subía semanalmente comúnmente hallaba notas referentes a mi primo, y me parecía doloroso como dañaban a su imagen por el problema de adicciones que tuvo, dándose mimos con Santiago y besándose a un muchacho que se me hacía familiar; analicé la fotografía recordando que hace semanas el par visitó el sitio, imposible Sebastián no pudo engañarme así e hice zoom antes de llamarlo al celular.

Quedé paralizado. César y Sebastián se habían besado a mis espaldas solamente faltó que follaron en esa noche alocada. Me dolía saber que mi primer amor me haya mentido diciéndome que todo estuvo tranquilo en el antro para ocultarme la verdad, prefería escucharlo decir la pendejada cometía previamente a enterrarme por cuenta propia.

Con lágrimas en mis ojos salí de Tumblr. No dudé en llamarle a César para golpearlo e insultarlo por haberse metido con mi novio obtuve una respuesta rápida y me impactó saber que Santiago atendió su celular ¿Qué pasaba aquí? ¿De qué me perdí? Pude comprender seguramente Sebastián lo rechazó y fue a buscar consuelo con la pobre alma en desgracia.

—¿Jonathan? —dijo Santiago.

—¿Está César contigo? —le pregunté, con voz gélida.

Hubo un silenció.

—Se quedó dormido —replicó—. ¿Quieres dejarle un recado o que te regrese la llamada?

El desgraciado no me contestó porque se quedó dormido en brazos de su amante, y era momento de decirle a Santiago la verdad detrás del ángel caído que se enamoró.

—Sí, ¿puedes decirle que no se meta con mi novio? —dije

—Ya lo sabes, entonces ­—dijo Santiago, con voz débil—. Mira, César me platico lo sucedido esa noche en el antro y se sentía mal por haberlo hecho, por esa misma razón estuvo evitando a Sebastián por un tiempo. Necesitaba despejar su mente y logró comprender que Sebastián tenía la última palabra.

Pude entender el por qué desapareció repentinamente causando una preocupación en Sebastián al no tener noticias sobre su paradero; en lo personal, pensé que volvió a caer al mismo problema y necesitaba apoyo familiar.



Gabriela Betancourt

Editado: 08.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar