Corazón Prohibido

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 44

***

Jonathan

Esto cada vez se iba hundiendo por mi decisión que conlleva al camino de la destrucción he intentado poner vallas en el recorrido para no fracturar la relación llevada con mis padres y mantener la imagen pública que teníamos ante la sociedad.

Era complicado seguir cada regla y lineamiento establecido por Los Ross. Me cansaba de crear una personalidad que no iba conmigo paulatinamente sentía que olvidaba quién era en realidad ¿hasta cuando podre volar? Mis alas fueron cortadas en el momento que ingresé a esta casa desde bebé sabía a la perfección que serían difíciles de obtenerlos por el precio alto, el cual estaba dispuesto a correr.

Merecía ser feliz y quitarme las cadenas que me ataban al infierno que vivía diariamente. 

Una vida falsa llevada desde que tenía memoria. Normalmente soy obligado a mentirle a los medios de comunicación y a las personas de mi alrededor; siempre me cuestionaba ¿Por qué mentir? esa pregunta pasaba en mis pensamientos cuando solía beber unas cervezas con mis amigos.

La máscara que cubría mi rostro se iba resbalando con las lágrimas derramadas al sentir un dolor en el alma cuando hablaba con mentiras a la gente llegaba a creerme por la confianza demostrada.

Esa cara que debía mostrar se debía a que mi abuelo buscaba tener un estándar familiar con sus ideologías muy extrañas la edad media. Él se dedicó a investigar una manera de erradicar comportamiento no aceptados por la sociedad, por lo tanto, se crearon para evitar que la ascendencia cayera en el lado oscuro.

Ese pensamiento trajo las famosas leyes del amor mencionadas por las familias de la alta sociedad desde Los Ashford hasta Curie, quienes no dejaban de implementar con sus familiares. El origen de las leyes era bastante curioso porque viene por una relación homosexual desde hace veinticinco años atrás, la cual fue repudiada y juzgada por cada integrante de la familia.

Me avergonzaba ser parte de una familia con mentalidad cerrada y odiaba mi apellido ya no me sentía tan orgullos de ser “Jonathan Ross Collins” todas las personas relacionaban mis apellidos con dos familias adineradas que solamente buscan aumentar sus ganancia sin importar el impacto negativo en sus vidas.

¿Cuándo comenzó esto? Ni tenía la menor idea solamente sé que la persona que da las órdenes es: Ricardo Ross (mi abuelo) cuando tenías un problema que solucionar vas directamente con él, quien se encargará de darle una solución inmediata. 

Por esa misma razón,  elaboraron un trabajo sucio con uno de sus hombres que se encargará de secuestrar a Clarisa cuando apenas obtuvo la noticia sobre su embarazo debido a que, Hannah no lograba concebir a un niño varón sus ultrasonidos mostraban siempre a una niña en su vientre; lamentablemente Los Ross eran considerados una familia machista porque solamente buscaban que sus esposas trajeran al mundo a un niño, quien se hiciera cargo de la empresa en un futuro.

Aquellos días que Clarisa estuvo privada de su libertad fue torturada a golpes y recibió insultos por parte del hombre que hizo el trabajo. Le pedían que abortará a la criatura que cargaba en su vientre, pero ella se rehusaba hacerlo prefería morir antes que asesinar a lo más preciado que consigo.

Cuando mi padre recibió la novedad rápidamente intentó convencer a mi abuelo que parará con la locura que había cometido. Fue difícil negociar la idea que pasó por la mente de padre en ese momento; el plan radica en que Clarisa se mudará a vivir a la casa que adquirió con Hannah para que, desempeñará los labores del hogar a cambio de comida y la convivencia de su hijo, además desaparecería la preocupación de concebir a un niño varón porque terminarán adoptando al bebé que crecía dentro de ella.

Previamente al drama protagonizado por mi abuelo existió una historia de amor entre el aprendiz del presidente y la asistente de finanzas. Clarisa estudió una carrera universitaria en Administración de empresas con un master en Finanzas, aparentaba que tendría una calidad de vida superior y todo lo necesario para desempeñarse como una mujer empoderada, sin embargo, sus sueños fueron arrebatados desde que comenzó una relación sentimental con el aprendiz (mi padre).

Ambos se enamoraron profundamente provocando que olvidaran sus problemas familiares que impiden su noviazgo. Tenían planes de escaparse a España donde no serían encontrados porque sus padres no aprobaban la relación que mantenían debido a una fuerte rivalidad comercial aquí vamos con el cliché los padres de Clarisa tenían una empresa dedicada al negocio femenino desde moda hasta maquillaje, mientras Los Ross solo vendían cosmético, lo cual enfrentaban una competencia difícil.

A pesar de eso, cuando las cosas estaban tensas entre ambas familias tuvieron la idea de romper el romance causando una ruptura bastante dolorosa. Padre tuvo que contraer matrimonio con Hannah, quien su padre era dueño de una cervecería, mientras Clarisa se vio obligada a coger un viaje a un destino desconocido donde iniciaría su tormento al enterarse que estaba embaraza.



Gabriela Betancourt

Editado: 14.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar