Corazones solitarios

Tamaño de fuente: - +

30. Dolor

Apago las luces dejando que el resplandor de las velas haga su magia. Enciendo el equipo de sonido haciendo que comience a sonar la arrastrada y melódica voz de Matt Bellamy cantando con un poco de pesar. Me quito la bata y la cuelgo en el gancho de la pared antes de sumergirme en la esponjosa y aromática bañera. Hay mucha espuma y burbujas, el agua está tibia e inmediatamente hay una sensación de calma en cada uno de mis músculos. Nada mejor que acabar la semana con un poco de tiempo para mí.

Ha sido una semana un poco agitada, estuve viajando a Nueva York y volviendo para una sesión de fotos de la empresa, he tenido que grabar varios comerciales y he extrañado terriblemente a Drew. Mis rutinas de ejercicio tuve que hacerla en los hoteles y las comidas no han sido para nada divertidas como las que tengo con los chicos y las chicas. No hay nada como la familia, siempre podrás hacer o decir cualquier cosa sin tener que aparentar nada.

Me hubiera gustado reunirme con ellos, pero todos tenían sus planes ya hechos. Las chicas saldrían y los chicos iban a visitar a nuestra tía. He desistido de las salidas porque estoy muy cansado y luego de este baño iré directo a dormir. Mañana visitaré a Drew y luego a mi cuñada para llevarle un par de regalos que he comprado en Nueva York para ella y el bebé, seguramente prima quiera hacer una cena ahora que estamos todos juntos. No me quejo de que siempre quiera reunirnos, me gusta que nos mantenga unidos. Es increíble cuán rápido esas chicas se han transformado en una parte tan importante para mí, no tengo amigos aquí, hablo con muchas personas, pero no puedo considerarlas cercanas. Y desde que conozco a las chicas me siento tan diferente, siento como si ahora conociera a las personas correctas y encontrara esas amistades que estaba buscando. Es increíble lo que la llegada de Ari logró cambiar la vida de los tres. Esa mujer se merece lo mejor del mundo.

Suspiro y cierro los ojos dejando que el agua relaje mis músculos. Mi vida está siendo perfecta. Una de las cosas que más me emocionan es el hecho de que pronto seré tío y tendré un niño con quien hacer maldades. Es sorprendente saber que en unos meses habrá un niño rondando en nuestras reuniones. Dylan se ve muy feliz con Maravilla y me alegra saber que será con ella con quien cumplirá su deseo de formar una familia. Era algo que me esperaba venir, claro que dentro de unos años, pero presentía que ella sería esa mujer para él.

Yo también podría decir que veo a Drew como esa mujer para mí, pero no creo que ella quiera formar una familia, y está bien, siempre podremos ser los tíos consentidores que viven con gatos. Esa pelirroja me vuelve loco. Desearía poder estar con ella ahora, pero sé que ha salido con las chicas y no quiero molestarla, ahora debe estar en algún bar hablando de cosas indiscretas. Es cerca de medianoche, así que su noche recién debe estar comenzando.

—¡Bombón!

Me sobresalto ante el grito y me siento en la bañera para observar la puerta por donde entra mi novia muy sonriente. Está usando una falda roja de cuero bastante corta junto a un top negro; su hermoso cabello rojizo está suelto cubriendo sus hombros, espalda y rostro con unas ondas suaves y naturales; tiene unos tacones aguja negros. Lo más llamativo de ella es que lleva una caja de pizza. Camina tambaleante hacia mí, esto no me gusta nada.

—Conejita, ¿cómo estás? —pregunto vigilando que esté alejada de todas las velas.

—Te extrañaba —murmura con la voz arrastrada—. Las chicas querían seguir bailando, pero yo quería estar contigo.

Ebria. Está completamente ebria. Suspiro y estoy por salir de la bañera, pero ella se lanza cayendo de culo y salpicándonos a ambos. Ríe y mueve sus piernas que quedaron fuera de la bañera.

—¿Estás bien? —inquiero rápidamente. No parece dolorida si no que ríe a carcajadas—. Drew...

—Shh.

Con su mano cubre mi boca mientras reprime otra carcajada. Se aleja tambaleante y abre la caja de pizza, al menos no es de champiñones. Hay algo que me dice que esta no es una simple borrachera. La observo mientras come y baila tarareando una canción. Alcanzo mi móvil y le hablo a prima para avisarle que Drew está conmigo, me sorprende cuando me responde que ella dijo que iría al baño y nunca regresó. Definitivamente algo le ha pasado.

Dejo el móvil en su lugar y la observo mientras canta con los ojos cerrados. No conozco la canción, pero hay algo en ella que me suena familiar.

No me importa si no me amas, porque no te necesito, me tengo a mí misma —canta en un ronroneo rasgado y sigilosamente apago la música de mi móvil para escucharla con más atención—. Dime que estoy equivocada como siempre lo hiciste, grítame que no soy fuerte como siempre lo hiciste.

»No creas en mí, no me importa en qué tienes fe. No me ames, no me importa si no soy lo que esperabas. No lo intentes, no quiere volver a ti —ruge antes de dar una mordida a su pizza. Podría creer que esta canción fue escrita para algún ex, pero creo que puede haber algo más—. Porque estás enfermo y nadie lo ve... ¡Eres mierda!... Y a quién le importa si no eres así con ellos.



Poupée

#12966 en Novela romántica
#2113 en Chick lit

En el texto hay: desilusiones, amor, corazonesrotos

Editado: 02.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar