Corazones solitarios

Tamaño de fuente: - +

4.Cena

Dejo las llaves en el cuenco de la entrada y me deshago de mi bolso y todas las demás cosas que cargo. Me deshago de la ropa a medida que me dirijo al baño y me doy una ducha relajante. No tengo gran cosa que hacer esta noche, supongo que puedo hacer un maratón de American Horror Story. Tengo ganas de volver a ver la segunda temporada.

 

Me envuelvo con una toalla y escucho el móvil sonar. Voy a la sala y lo saco de mi bolso. Es Kyle. Sonrío antes de atender la llamada. Estuvimos hablando por mensajes desde que me dejó su número y ese hombre no se cansa de ser sugerente. Espero que no sea de esos reprimidos que esperan hasta el matrimonio.

 

—Estaba en la ducha, lástima que no había ningún hombre dispuesto a acostarse conmigo cerca —comento volviendo al baño y secando un poco de mi cabello con una toalla.

 

—Hola, ¿nos vemos para cenar?

 

Sonrío. Parece que esa segunda cita se nos dará más pronto de lo que pensaba. Por fortuna ayer me depilé cuando fuimos al spa con las chicas y no tengo mi menstruación hasta dentro de dos semanas. Todo en orden.

 

—Seguro, ¿a dónde quieres ir?

 

—No lo sé, Ari nos lleva. Ash y ella verán supongo.

 

—¿Tendremos una especie de cita doble? —Oh Dios, Ariadne no va a quitarnos los ojos de encima en ningún momento—. ¿Sabes que nos mirarán como si fuéramos su experimento?

 

Lo escucho reír del otro lado mientras peino mi cabello y decido poner el móvil en altavoz.

 

—Pelirroja ardiente, ¿acaso tienes miedo de salir conmigo de nuevo?

 

—No, recuerdo muy bien lo que me prometiste la primera vez —comento secando otro poco mi cabello—. Dime, ¿eres de esos fanáticos de la religión que esperan al matrimonio para tener sexo? Porque no estoy dispuesta a casarme para tener sexo contigo.

 

—Soy ateo, pero seguro que esta noche te haga rezar a Dios a los gritos —Sonrío sintiendo la excitación en mí—. No te masturbes si no estoy presente.

 

Rio negando con mi cabeza. Realmente me agrada.

 

—Lo mismo digo, modelo sexy —digo con una pequeña sonrisa—. Pásame la dirección por mensaje, los veré en media hora.

 

—Adiós y haz una lista de las fantasías que quieras cumplir esta noche.

 

Rio escuchándolo colgar. Bueno, parece que sí tengo planes para esta noche después de todo. No me pondré la lencería sexy, pero sí la cómoda color negra. Un vestido suelto color negro y unos zapatos de tacón cómodos. Yo soy sexy, no voy a dejar de serlo por usar ropa cómoda. Además, es mejor poder moverse con libertad que estar incómoda pretendiendo ser más sexy de lo que ya se es.

 

Acomodo mi cabello y lo dejo tener unas prolijas ondas. Mis labios de rojo y un delineado negro en mis ojos para resaltar su color verde aceitunado. En un bolso pongo el móvil, la billetera, el labial y un espejo. Subo a mi auto y conduzco con rapidez hacia el restaurante en el que dejo mi auto al valet mientras veo a mi compañía de esta noche.

 

Me acerco con una sonrisa a ellos y saludo a Ashton con un beso en la mejilla mientras que Ari me da un pequeño abrazo y cuando voy a saludar a Kyle con un beso en la mejilla él me da un pico que me sorprende un poco.

 

Nos adentramos al lugar y nos ubican en la mesa que reservaron. Kyle se sienta a mi lado y Ari y Ashton enfrente nuestro. Ver el menú me parece absurdo cuando debo continuar mi maldita dieta de ensaladas.

 

—No creo que pase nada porque comas otra cosa que no sea ensalada —dice la rubia llamando mi atención y resoplo.

 

—Tú no tienes idea de lo que luego cuestan bajar todas esas calorías.

 

—Solo sería esta noche. Puedes hacer ejercicio luego de la cena —persuade y estoy por protestar cuando siento el aliento de Kyle chocar contra mi oreja.

 

—Yo te ayudaré a bajar esas calorías encantado. Tenemos toda la noche para que te ejercites —susurra y no puedo evitar reírme.



Poupée

#12955 en Novela romántica
#2114 en Chick lit

En el texto hay: desilusiones, amor, corazonesrotos

Editado: 02.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar