Corazones solitarios

Tamaño de fuente: - +

7.Exclusividad

Acaricio sus brazos musculosos mientras miro su pecho desnudo. Kyle tiene mucho atractivo. Baja su cabeza y besa mis labios. No es apasionado, es lento y húmedo. Como si disfrutara cada segundo. Abrazo su espalda y lo atraigo más hacia mí. Lo siento sonreír y yo también lo hago mientras deslizo mis manos por su cuerpo hasta su tentador trasero. Le doy un apretón y ríe sobre mi boca. Tiene un muy buen culo.

 

—Eres una pervertida.

 

—Porque tú eres un santo —murmuro besándolo de nuevo—. ¿Cómo te fue en la audición o entrevista o como se diga?

 

Sonríe y se deja caer un poco más hasta descansar su cabeza entre mis pechos y suspirar. Acaricio sus hombros. Su piel es muy suave.

 

—Muy bien, fueron amables. Me hicieron desfilar, posar y todas esas cosas —Su aliento choca contra mi pezón y hace que se yerga. Kyle lo acaricia y respiro hondo. Este hombre es increíble—. Dijeron que esperara su llamada para la próxima semana. En caso de haberles gustado lo suficiente.

 

—Van a llamarte, ya verás —digo suspirando—. ¿Estás nervioso por la que te consiguió Ari?

 

—¡Oh Dios! Aún no lo creo —Se apoya en sus brazos y me mira con una gran sonrisa—. Siento que es un sueño. ¡Una oportunidad en Calvin Klein! Es increíble y cada vez que lo pienso podría llorar de la emoción… —cuenta y sonrío ante su entusiasmo. Kyle es bastante expresivo, quizás un poco torpe para las palabras, pero su rostro es un libro abierto—. No es que vaya a llorar ahora.

 

—Sería raro que lo hicieras cuando acabamos de tener sexo —murmuro y ríe—. Una vez tuve un novio que siempre lloraba cuando terminábamos de hacerlo.

 

—¿En serio? —Asiento y ríe. Tiene una risa muy bonita y sus ojos brillan bastante cuando ríe—. Una chica con la que estuve quería que nos casemos luego de habernos acostado por primera vez —Rio, eso sí que es extremista—. Dijo que éramos almas gemelas y habíamos congeniado bien —Sonríe y luego me mira ladeando su rostro—. Tú no eres de ese tipo, ¿verdad?

 

—Si me estás preguntando, si me casaría contigo, la respuesta es no —indico muy decidida y asiente complacido con mi respuesta antes de besarme de nuevo—. ¿Tú te casarías? —Frunce el ceño y creo que malinterpretó mi pregunta—. No te pregunto si conmigo lo harías. Me refiero a si en un futuro estarías dispuesto a casarte.

 

Parece que Kyle tiene la costumbre de tener charlas profundas o banales luego del sexo. Es la tercera vez que lo hace y la verdad no me molesta en absoluto. Creo que me gusta que comparta sus opiniones y pensamientos conmigo. Habla con tanta naturalidad que me hace sentir muy cómoda. Cuando salimos hace dos días volvió a quedarse en mi departamento e incluso me preparó el desayuno. Fue algo tierno de su parte, aunque por un momento pensé que estaba siendo demasiado confiado como para usar mi cocina.

 

Y ayer cuando el taxi nos trajo en la madrugada me invitó a pasar al departamento. No estaba muy segura, pero acepté y como era de esperarse acabamos en su habitación. No duermo en departamentos ajenos, pero esta vez hice una excepción. Era tarde y si conducía, seguro me dormiría a medio camino. Además, Kyle me hizo sentir cómoda y me mantuvo bastante entretenida.

 

—Me gustaría casarme, pero lo haría cuando realmente ame a esa mujer y sepa que quiero pasar el resto de mi vida solo con ella —responde y alzo las cejas sorprendida. Kyle es algo romántico sin darse cuenta—. ¿Tú lo harías?

 

—Quizás —respondo apartando la mirada. No le mencionaré que una vez casi lo hago—. Esta conversación es algo incómoda —Se ríe y siento que besa mi mejilla. Vuelvo a mirarlo y veo que sonríe—. ¿Tú nunca te enfadas?

 

—¿Quieres que lo haga? —pregunta arqueando sus cejas. Realmente es muy sexy—. No me has dado motivos para que me enfade contigo.

 

—Eres muy alegre y risueño.

 

Y eso me gusta. No parece fastidiado por nada. Ni, aunque sea quisquillosa y odiosa. Quizás estoy frecuentándolo demasiado. Nos hemos visto prácticamente toda la semana y eso no me ha molestado en absoluto. Creo que me gusta, no voy a negarlo, pero tampoco voy a confesarlo. No hay necesidad de hacerlo. Además, estamos viendo teniendo sexo.



Poupée

#13023 en Novela romántica
#2126 en Chick lit

En el texto hay: desilusiones, amor, corazonesrotos

Editado: 02.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar