Cosas que nunca te diré

Tamaño de fuente: - +

Masajes

Hay días en los que el estrés de la universidad es demasiado, y sin embargo tu estás para mi, siempre estoy recordandote todo, apurandote a hacer la tarea o ponerte al día con los proyectos.

A veces todo se junta y es demasiado, y tú me abrazas o me das masajito en la espalda.

Es tan reconfortante, sentirte de esa forma tan inocente y a la vez tan íntima.

No hay malas intesiones, nada de perversión, sólo un alivio, una sensación de complicidad y confianza.

Es como si de alguna manera nos complementaramos, porque sabes que estaré apoyándote, cuando te duele la cabecita y quieres que te masajee, o cuando tienes sueño y te duermes sobre mi pecho. Incluso tu lo haces para mi, cuando crees que voy incómoda, lo que no sabes es que nunca importa mientras esté contigo, soy feliz.



Mariana Gi

#6271 en Otros
#2355 en Relatos cortos
#3435 en Joven Adulto

En el texto hay: amor, friendzone, amigos incondicionales

Editado: 16.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar