Courtney Ivanov

Tamaño de fuente: - +

[5]

|COURTNEY

Me levanté de la cama a eso de las siete de la mañana para darme un baño, había estado en mi habitación como gato encerrado, para no volverme loca o recordar mi dolor por la muerte de mamá tome algunos libros de la biblioteca que había en la casa. La noche del jueves al viernes casi no había podido dormir, estaba algo nerviosa por los resultados.

Muy temprano el mismo viernes tenía un nudo en el estómago que casi no me daban ganas de desayunar, lo hice sólo para no tener ningún problema con la "bruja" como comencé a nombrar a Amelia. A eso de las ocho salimos en el auto sólo él y yo, la bruja quiso ir pero Alexander se lo negó de la forma más firme posible, me dio una satisfacción enorme verle quedarse en casa.

Cuando llegamos hasta la oficina donde el abogado de mamá estaba esperando junto al de Alexander.

- Buenos días señor Ivanov - El abogado parecía igual que siempre, estaba serio y parecía no caerle bien él hombre que sería mi tutor legal dependiendo de los resultados -  Courtney ¿Cómo estás?

- Bien - respondí - Estoy bien.

- Me alegro - Me sonríe - Pasemos, todo esta listo.

Nos sentamos en las sillas frente a el escritorio mientras que el juez llegaba, después de todo aquí se firmaría algunos papeles importantes respecto a mí. Cuando el hombre llegó comencé a sentirme nerviosa, casi igual que cuando patine por primera vez en público.

- Aquí están los resultados de ADN - dijo el juez mostrando el sobre. Comenzó a abrirlo y sacó el contenido. - La prueba de paternidad entre la menor Courtney Rose McKallister y el señor Alexander Ivanov arroja como resultado que son un 99.9% compatibles, esto quiere decir que son padre e hija.

- Firmare los papeles - comenta  de pronto Alexander mientras su abogado le extiende los documentos. Firma rápidamente y los devuelve - ¿Es todo cierto?

- Sí  señor Ivanov - responde el juez - Con el documento firmado su abogado puede dar por alta la aceptación de guarda y custodia de la señorita. Es todo, me retiró.

...

Admito que hace unos días me sorprendí por la actitud de él, me había prometido firmar la autorización si le acompañaba a esa dichosa reunión y bueno que no tuviera ningún problema en la escuela aunque eso podía complicarse al ser nueva y tener que hacer amigos y enemigos ¿Cierto?

Pero pese a que estaba feliz por participar me entristecia el que mamá no pudiera verme, mi corazón me dolía al recordarlo. Comenzaba a aburrirme al estar sola en esta enorme casa, había visto con mayor detalle la casa y podía decir que no iba a perderme. Deseaba patinar y practicar pero no le había visto y bueno aún no me sentía con confianza de pedírselo, de hecho se suponia que él estaba aquí ya que se había tomado el día, no quería seguir perdiendo el tiempo así que me animé a preguntarle dónde estaba a Lucía.

El problema era que tampoco sabía dónde estaba ella, camine un rato por la casa tratando de hallarle. Al no verla mejor le pregunté a él mayordomo que estaba dándole órdenes a otra chica del servicio.

- ¿Sabe de casualidad dónde está el señor? - pregunté cuando se giro a verme.

- Está en las caballerisas - dijo - Montando por supuesto.

- Gracias - respondí antes de ir hacia allá. Aunque debía haberlo adivinado, pero la residencia era enorme, tendría que haber visitado cada lugar y me habría tomado todo el día. Al llegar a las caballerisas algunos trabajadores me observaron y otros simplemente siguieron en su trabajo, mire que había un lugar con obstáculos al final de el lugar y dirigí mis pasos hasta allá.

Quede sorprendida al ver que efectivamente estaba montando, de hecho estaba brincando con el caballo blanco que había visto el otro día los obstáculos puestos.

- Wow - murmure acercandome a la cerca, era un animal precioso.

- ¿Te gustaría montar? - me asuste cuando alguien me preguntó aquello, me lleve una mano al pecho sintiendo mi corazón acelerado. Un chico unos años  mayor que yo se hallaba parado frente a mí, frunci el ceño.

- Me has asustado - comenté - ¿No sabes que asustar es de mala educación?

- Perdóname - dijo - Soy Joshua Collins pero dime Josh.

- Courtney - el asintió - Supongo que ya lo sabes.

- Es de lo que se habla últimamente en este lugar - el ríe por lo bajo - El señor Ivanov me regañara si me ve platicando durante el trabajo así que te dejo, pero si deseas montar avisame.

- Claro - respondo antes de que siga con lo suyo. Posó mi mirada dentro del corral, él tenía puesta su mirada hacia mi dirección así que se acercó montando el caballo y después bajo de el cemental- Estaba ofreciendo un caballo para que yo montará.

- ¿Sabes montar? - preguntó con sorpresa pero negué en forma de respuesta - Es bastante sencillo.

- No puedo decir eso del patinaje artístico sobre hielo - respondí - Requiere demasiado compromiso.



Diosa_Iliris

#4686 en Joven Adulto

En el texto hay: amigos, padre e hija, vida adolescente

Editado: 07.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar