Creepypastas En Español - Nuevas Creepypastas 2019

Tamaño de fuente: - +

He sufrido insomnio por los últimos dos años. (Parte 2)

Pensé que tenía más tiempo.

Tiempo para hacer preguntas, tiempo para encontrar respuestas, tiempo para intentar y fallar. Pero no fue así.

Después de intentar sin éxito sacar una foto del símbolo que pude ver en mi pecho y hacer una búsqueda de la imagen en Google, me vestí apresuradamente, agarré mis llaves, la tarjeta de la biblioteca y algo de dinero para pagar el autobús. Cerré la puerta con llave detrás de mí y salí a la calle, donde me topé con mi vecino. Creo que su nombre es Dimitri o algo así. Como muchas otras personas en mi vecindario, es un inmigrante ruso que vive en la casa contigua a la nuestra. Se gana la vida reparando motocicletas y ciclomotores. Motocicletas, cuadros de ciclomotor y sus partes cubren su patio. Me detuvo en el camino para preguntar si he visto a su perro, Alexei. Un blanco Husky mestizo, con un ojo azul y el otro marrón. Desafortunadamente, no lo había hecho, pero le dije que me mantendría alerta por si lo veía.

Mientras hablamos, un hombre desnudo con el pelo blanco como la nieve se acercó e intentó frenéticamente abrazarlo y lamerle la cara. Mi vecino asustado lo empuja, grita y levanta una llave para arrojársela al loco, que huyó gimiendo. Luego regresó y se sentó en el suelo cerca, jadeando.

Los dos miramos al tipo mientras mi vecino se quejaba de que ese hombre ha estado sentado frente a su casa así, desde que salió esta mañana. No es exactamente algo fuera de lo común, es un pequeño vecindario a las afueras de una ciudad importante, cerca del transporte público. Conseguimos nuestra casa a un precio justo, por tolerar vagabundos demente de vez en cuando.

Después de tranquilizarme, mi vecino llamó a la policía para que venga a recoger a este loco, Dimitri se dirigó a su casa y arrojó un poco de grava suelta desde el pavimento al loco para disuadirlo de que intente seguirlo dentro.

Estoy a punto de ir a la parada del autobús, rodeando al hombre desnudo y loco por un amplio espacio, cuando me doy cuenta de que el hombre desnudo tiene un ojo azul y un ojo marrón. Hago una pausa, pensando en ello. Con cautela, aferrándome al bote de spray de pimienta que guardo en mi bolso, llamo al hombre por el nombre del perro, Alexei.

Se anima y empieza a menear el trasero. Una mirada muy rara para un hombre desnudo, si me lo preguntas. Muchas cosas empezaron a dar vueltas. Recordé cómo los ladridos se habían convertido en un grito humano la noche anterior, después de que la criatura había silbado en su dirección.

Llevé al hombre de la mano dentro de la casa y le di algo de la ropa de David. Lo puse en mi armario y arrojé un paquete de jamón al que agregué somníferos. Cuando se abalanzó por la comida, le cerré la puerta. Dudo que Alexei haya sido humano lo suficientemente como para saber cómo girar un picaporte. Él estará a salvo allí por el momento.

Me dirigí de vuelta a la biblioteca, ahora corriendo para llegar allí antes de que cierre.

Llegue al mostrador de salida, tomé los libros solicitados y me senté en una pequeña mesa por un tiempo, tratando de descifrarlos. Es difícil, incluso con todos los diccionarios de ruso / español y los asistentes de lectura. Tuve que improvisar las palabras e intentar darles sentido en una oración. No pude hacer gran cosa.

Me las arreglé para traducir algunas palabras que destacaron para mí. “Hada, Demoníaca, Puerta, Sangre, Veneno”. El libro tiene una imagen del tío abuelo de David, se parece a David pero con el pelo negro, en lugar del cabello rubio de David con su tinte rojizo. Tomé una foto con mi teléfono y todos los libros que pude sacar.

Esa noche me acosté y cuando escuché los ronquidos de David, resolví no mirar la pintura, ni una sola vez, hasta que pueda descifrar el libro más claramente. Estuve mirando algunas de las ilustraciones del libro, cuando siento que algo se retuerce detrás de mis ojos. Dejé caer el libro y agarré las sabanas, en shock. Mis ojos se sienten como si estuvieran siendo empujados hacia arriba y hacia abajo, como boyas flotando en un mar agitado.

Antes de que pueda hacer un movimiento, esos pequeños gusanos negros brotan de mis cuencas alrededor de los lados de mis globos oculares y se aferran a la pared detrás de mí, atándome la cabeza en su lugar. Escucho el canto de la criatura «mis costillas, tu jaula, tu amor, mi lanza …» y los gusanos aprietan su agarre por un lado y se aflojan un poco por el otro, tirando de mi cara en dirección al cuadro. No puedo cerrar los ojos porque la cuerda está bloqueando mis párpados. Miro el retrato y, no puedo mantener mis ojos abiertos por más tiempo, se llenan de agua y parpadeo, los gusanos los vuelven a abrir y vuelvo a ver el retrato una y otra vez.

Los parpadeos ahora aceleran su transformación y su metamorfosis final se despliega delante de mí cuando las alas de gasa se desprenden de su joroba y las cornamentas salen de su cabeza. El paisaje detrás de ella se convierte en un exuberante paisaje nocturno de selva. Veo tres lunas llenas elevándose en ese cielo nocturno. Puedo ver el contorno oscuro de grandes criaturas volando muy arriba. La criatura sale del marco y corre hacia mí

Oí un gruñido en la entrada de mi habitación. La criatura se detuvo en seco, enseñando los dientes y silbando en el origen del sonido amenazador, que no pude ver porque la puerta de la habitación está enfrente de la pared donde está la pintura. Los gusanos todavía están sosteniendo mi cara hacia abajo. Pienso frenéticamente sobre lo qué podría ser ese gruñido, cuando de repente la criatura es atacada por Alexei, el perro convertido en hombre de mi vecino.



Sigue La Oscuridad

Editado: 19.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar