Criss Ryan y la sangre del mago

Tamaño de fuente: - +

“¿Otra vez tu?”

La hora había llegado, todos nos encontrábamos en el estadio en donde se haría la inauguración del torneo intercolegial, aunque tanto a Alex como a mí, no nos importaba mucho, pero queríamos apoyar a Erick, el ya casi ni nos hablaba por su tiempo tan delicado, pero aún seguía siendo nuestro amigo y fuimos a apoyarlo, (el lugar estaba repleto, las personas de todas las edades y sexos, se amontonaban allí para apoyar este torneo)

–waoooo, me encantan estas actividades, hay muchas chicas lindas en este lugar- repetía Blaine, una, otra, otra y otra vez (aunque este supuestamente también fue a apoyar a Erick, se la pasaba mirando más a las chicas que a todo lo demás)

–Miren están comenzando a salir los representantes de las diferentes escuelas- dije a los chicos para que pusieran atención, aunque muchos sé sorprendieron al ver que la escuela con menos representantes era la nuestra, algunos se reían, otros se sorprendían, aún los de nuestra misma escuela, porque no entendían como es que no habían casi personas representando nuestra escuela, pero aun que sabían que Erick estaba jugando este año, no pensaron que él podría hacer casi todo por el equipo; Y aunque algunas nubes negras sé aproximaban, el torneo dio inicio.

-mmmm que extraño las nubes parecen moverse más rápido de lo habitual, no creen chicos- nos preguntó Alex, para que dejáramos de atender a lo que prestábamos atención (ya que todos atendíamos a los juegos menos Blaine) y nos fijáramos en el extraño clina que sé nos aproximaba, nuestras dudas se volvieron más fuertes al sentir de la nada un sentimiento tan intenso de maldad, como si algo se aproximaba, algo o alguien se acercaba muy rápido, la última vez que tuve esta rara sensación fue con el Liche pero no podía ser que ya estuviera aquí; Tanto Alex, como Blaine y yo podíamos sentirlo, pero los demás no, no sabíamos que significaba esto, era algo nuevo, al menos para Alex y para mí, aunque ya algunas veces lo habíamos sentido pero no entendíamos que significaba, pero algo si sabíamos, que significaba “Problemas”, aún Erick podía sentirlo, podía ver como el miraba a su alrededor, como buscando la causa del problema, al no encontrarlo seguía con su participación, al transcurrir el día, el sentimiento era más y más grande, sé podía sentir como si algo realmente malo sé acercara a nosotros, sé podía sentir su sed de sangre y odio.

El tiempo pasaba y aún Erick no había tenido la oportunidad de salir, pero cuando llego su turno, todos le aplaudimos, queríamos que se sintiera feliz y que diera el todo por el todo (mmmm al menos todo lo que un humano en podía dar), sé podía ver lo emocionado que estaba, había durado algunas horas esperando su oportunidad y ya era su turno, aunque teníamos miedo de que fuera demasiado intenso para los humanos, no queríamos que sospecharan, pero cuando Erick iba a comenzar, las nubes negras ya estaban encima de nosotros, todo se puso completamente oscuro como si la noche hubiese llegado antes de tiempo, comenzándose a ver grandes luces verdes en ellas, como señales de relámpagos y sé escuchaban grandes estruendos, y un silencio abrazador comenzó a crecer en el estadio y solo sé comenzó a escuchar una risa la cual comenzaba a crecer a cada momento, de un momento a otro comenzaron a caer pequeñas descargas eléctricas, las cuales chocaban con gran fuerza contra el piso, cuando las personas vieron esto comenzaron a gritar y a correr, y pudimos ver como lentamente de entre las nubes salió él, el Liche.

– ¡Otra vez tú!, no puede ser- me decía a mí mismo, era el Liche; Solo sé podía escuchar su maléficas carcajadas de victoria, y cuando las personas vieron a este esquelético personaje comenzaron a gritar, a correr más rápido, todos huían del Liche, pero algunos fueron impactados por los rayos que este provocaba en su tormenta, por lo que caían inmóviles al suelo, rápidamente Alex chocaba sus brazaletes el uno con el otro y estos después de emitir un pequeño silbido comenzaron a brillar.

“Circulum tutelae angelicorum”- grito Alex, creando un campo de energía para proteger a las personas de las descargas eléctricas.

–jajaja otra vez ustedes, no tengo tiempo de jugar, he venido a convertir esta ciudad en un cementerio, pero me alegra verlos, así terminare lo que empecé con ustedes - nos dijo el Liche seguido de su gran risa de victoria, al mirar de reojo a las personas que se encontraban en ese lugar pude ver a Rachel, la cual se encontraba con Jeison, estos estaban paralizados de miedo al ver al Liche, y así que rápidamente corrí hacia ellos.

-¡Rachel! Es mejor que se vayan porque podrían salir heridos, así que váyanse y pónganse a salvo- le dije, pues no quería que le pasara nada malo.

–-Sí, ¿pero y ustedes?-

-No te preocupes, solo váyanse, Jeison te hago a ti responsable de lo que a ella le pasé, cuídala bien- les dije mientras él la tomaba por el brazo y sé la llevaba, (al parecer él se dio cuenta de lo que yo sentía por ella y de lo que trababa de hacer ósea alejarme de ella).



Francis J. Reyes

#73 en Ciencia ficción
#507 en Fantasía
#90 en Magia

Editado: 18.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar