Cristal Frágil [libro 1.5 Saga Cristal]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 15

15

 

Estaba vivo. No comprendía con exactitud por qué, pero lo estaba. Denalio lo había dejado vivir, había sido una advertencia. Sin embargo, eso no significaba que Lucas estuviese dispuesto a olvidar todo lo que había visto y todo lo que ahora sabía.

Se había despertado en su cuarto siendo atendido por si madre, sí tenía muchos cortes a lo largo y ancho de su piel pero ninguno había sido letal.

Su madre estaba preocupada por él, Lucas de inmediato preguntó:

—¿Dónde está Denalio?

A lo que su madre respondió:

—No lo sé, te ha dejado aquí y ha vuelto a salir.

—¿Qué hora es? — intentó colocarse derecho, le dolía pero era tolerable.

—Quédate quieto, hijo, necesitas descansar — su voz quebrada le rompía el corazón a Lucas.

—Estaré bien, ¿qué hora es? — volvió a preguntar.

—Seis y cuarenta de la mañana.

Para entonces Lucas se sintió bastante exaltado, rápidamente todos los recuerdos fueron a su memoria con más fuerza y sabía exactamente lo que tenía que hacer.

—Mamá, corremos peligro, debemos llamar a la policia — dijo alarmado levantándose de la cama con bastante dificultad.

—Lucas, por favor, quédate quieto, ¿de qué hablas? — le tomó por los hombros.

Vio a su madre confundida y a la vez decidida a mantenerlo en cama.

—Es un psicopata.

—¿Quién? Lucas, por favor, quédate en cama.

Él apartó las manos de su madre lejos de sus hombros.

—No, mamá, escúchame, Denalio, ese hombre, es un psicopata.

El rostro de Julie expresó comprensión.

—Sé que tu padre tiene mal carácter, sé que no es muy bueno a veces pero él no es...

—¡Está obsesionado con Boneka! — soltó sin más bastante frustrado.

Su madre dio un paso atrás e hizo una mueca de confusión.

—¿De qué estás hablando? — preguntó lentamente después de unos segundos.

Se sentía temblar entonces, un miedo calando por sus huesos, un disgusto, una pena, un pesar... la chica que había visto.

—Lo seguí, anoche lo seguí — declaró con sus ojos ardiendo —, él estaba torturando a una chica igual a Boneka.

—¿Torturando?

—¡Si! — llevó ambas manos a su cabeza —, ¡ya debe estar muerta!, ¡Dios mío, no puede ser!

—Lucas, no estoy entendiendo, ¿quién está...?

Él caminó hasta su madre y la tomó por los hombros.

—¡Es el Coleccionista de Muñecas y a quien quiere es a Boneka!

Su madre no pudo creerlo en principio, la noticia pareció afectarle más de lo que pudo imaginar, se veía aturdida, tanto que se dejó caer en la cama sin decir una sola palabra durante largos minutos.

Como era de esperarse, Lucas no tenía la cámara, mucho menos su celular, sin embargo, logró contactarse de inmediato.

Lucas hizo caso omiso a todas las peticiones de su madre por quedarse quieto. Llamó de inmediato a la policia.

—Por favor, solo di que crees que está allí la chica desaparecida, nada más, si está o si encuentran algo, podremos culparlo.

—¿Lo estás defendiendo? — se enojó Lucas con el celular desechable en su mano, ese celular que tenían para emergencias.

—No, te estoy cuidando a ti — tomó su mano —, mira lo que te ha hecho esta vez, y si es cierto lo que dices...

—Que lo es.

—Entonces es peor de lo que alguna vez imaginé.

Y así había hecho. Lucas caminaba de un lado a otro en la cocina, le había rogado a su madre huir de allí pero ella había rechazado la idea diciendo que ya lo había intentado.

—No importa a dónde intenté ir — había dicho —, él siempre me encontró, debemos ser más inteligentes que eso.

Finalmente, Lucas se dejó caer en el sofá. Habían pasado dos horas desde que había hecho la llamada a la policia y estaba esperando para volver a llamar y preguntar.



OG Leghan

#2576 en Novela romántica
#180 en Detective
#111 en Novela negra

En el texto hay: psicopata, joven adulto

Editado: 19.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar