Cristal Frágil [libro 1.5 Saga Cristal]

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 27

27

 

Estaba consciente del daño que se estaba causando, no comía, no dormía y estaba terriblemente enojada consigo misma por creer que esa vez todo podría ser diferente.

Todos los hombres eran iguales.

Pero Linav lo amaba, estaba tan enamorada de él, de la forma en la que nunca le pedía permiso, en la que era tan autoritario pero siempre buscaba hacerla sonreír con sus ocurrencias.

Lo extrañaba y lo odiaba por eso.

Le dolía pensar en él, en su sonrisa, en sus expresivos ojos café, en su manera de decir las cosas, la forma en la que la trataba, la manera en la que la abrazaba y la besaba y ella sentía que no importaba nada más.

Pero por lo que más quería golpearse a sí misma era por pensar en que si Damián atravesaba esa puerta, ella lo perdonaría y se lanzaría a sus brazos sin dudar.

No quería que se fuera, lo quería cerca. Lo había tenido todo con él y ahora no le quedaban más que recuerdos.

Se lamentaba entonces por haber tratado tan mal a Boo, la chica no se lo merecía, no era adivina, no había forma de que supieran lo que iba a suceder. Lo peor era que la había ignorado, no contestó ni una sola llamada y las mismas habían parado días atrás, quizás una semana.

Estaba harta de todo, hasta de sí misma.

—Linav, querida — la voz de Jota no la hizo girar.

Su mirada seguía perdida en la puerta, como si mágicamente pudiera hacer a su novio aparecer. Estaba en Motto's torturandose con los recuerdos.

—¿Estás bien? Me has comenzado a preocupar — insistió con su voz chillona —, hace un tiempo que no veo a Damián.

—No me preguntes por él — dijo de mala gana sin mirarle.

—Lo siento, es que tienes una semana viniendo sin decir o hacer nada más que mirar a la puerta, me preocupas, ¿estás bien?

El recordatorio fue como echarle sal a su herida, como presionar el lugar donde se había golpeado.

—Lárgate — le espetó mirándole al fin —, lo que yo haga no es tu problema.

Vio los hombros de Jota caer y su semblante decaer.

—Lo siento, te dejo sola, perdón — bajó la cabeza y le dio la espalda.

Linav se golpeó la frente por tratarlo así. ¿Por que tenía que comportarse de esa forma?

Quizás había vuelto a ser la amargada que todos decían que era.



OG Leghan

#13804 en Novela romántica
#984 en Detective
#477 en Novela negra

En el texto hay: psicopata, joven adulto

Editado: 19.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar