Crónicas de los Brujos 3.5

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 5. Los anuncios.

ZAC

Connor se ha ido a su trabajo de medio tiempo por lo que me he quedado solo con mi familia; papá Adam y papá Daniel han ido a la casa de mis abuelos, los cuales debo de ir a visitar más tarde. Trent ha regresado con varias frutas de los árboles que hay tras la casa y los gemelos están enviando mensajes.

—¿A quién mensajes tanto? —indago a Jared.

—A mi amiga con derechos. —Elevo mis dos dejas.

—¿Qué? ¿Desde cuando tienes una?

—Desde hace tres meses —me responde tranquilamente.

—Deberías de verla, es amiga de la novia de Brandon.

—¿Brandon tiene novia? —como han crecido, demasiado rápido, si hace nada se chupaban los dedos antes de dormir.

—Sí, mi cita y la suya son mejores amigas —me contesta mi hermano, rascando una de sus manos.

—No sabía que tenían parejas.

—Sabes que yo no tengo pareja destinada, no la necesito —expone Jared con desinterés—: además, ella no es mi pareja, solo salimos de vez en vez.

—Es un tonto, no le hagas caso —declara Asher consiguiendo que su parecido le tire un cojín en la cabeza.

—Pensaba que los hombres lobos necesitaban una pareja destinada para tener control y todo eso —expongo, recostándome mejor para la plática.

—Helios dice que yo no la necesito, que soy un caso único y especial. —Jared eleva su ceja derecha con humor.

—Especialmente malo en la clase de física cuántica —se le burla Asher con sorna.

—Cállate. —Otro cojín sale volando hacia Asher quien velozmente reacciono, así mismo lo suspende en el aire y se lo tira de regreso dándole en la cabeza su gemelo.

—¿A quién mensajes tú? —pregunto a Asher.

—Con mis amigos —me da una respuesta—: Kevin ha quedado de venir en la noche con Brandon para hacer un concurso de vídeo juegos.

—Oh, me pido el control blanco —enuncia Jared con premura.

—¿No tienes entrenamiento hoy? —niega sacudiendo la cabeza ante la pregunta se Asher.

—Helios dijo que hoy podía descansar.

—¿Estás entrenando? —no puedo evitar sorprenderme.

—Sí, Helios es mi maestro, me ha enseñado unas cosas increíbles, quiero transformarme de la forma en la que lo hace él, más humano, menos animal, es muy útil, podría atrapar cosas con mis garras, porque tendría pulgar, sin embargo él dice que es muy difícil, aunque no imposible.

—Me lo imagino —digo, suspirando.

—Puedes pasarte mañana o ir conmigo, seguro te entretienes durante un rato. —Asiento tranquilo.

—¿Las clases de arte?

—El profesor viene solo los miércoles en la tarde. —Me sonrío ante esa respuesta.

—¿Qué has pintado?

Se pone en pie sin poder ocultar su interés.

—Sígueme. —No dudo en hacerlo, de un brinco me pongo en pie, Asher también se levanta.

Vamos hasta el segundo piso al cuarto que antes ocupada Madison, enciende la luz dejando que observe la infinidad de cuadros que ha pintado, son demasiados. Camino por sobre el suelo que está cubierto por un gigantesco plástico blanco y miro las pinturas. Hay una de varias personas, otras de solo colores, de flores, de naturaleza y hay una que llama mi atención, son nuestros padres viendo televisión, son totalmente idénticos, hasta parece una fotografía.

—Eres demasiado bueno —decido decir, señalando con las manos todo alrededor.

—Tú y papá Daniel me animaron cuando quería dejarlo. —Recuerdo eso, fue hace mucho tiempo cuando tenía miedo de que a las personas no le gustaran sus cuadros—. Papá Adam me compró todas las pinturas y los lienzos, también adaptó el cuarto para mí.

—El plástico del suelo lo compró papá Daniel —evidencia Asher y todos nos reímos.

—El piso —decimos todos a la vez.

—Deberías hacer un retrato de mí. —Pongo mi rostro en varios ángulos.

—En realidad, eres el único que me falta. —Mueve el cuadro de nuestros padres, tras él están dos retratos, uno es de Trent con sus tres colas alrededor mientras sonríe animadamente y el otro es de Asher con sus brazos cruzados sobre su pecho sin mucha expresión en su rostro.



Danparamo

Editado: 18.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar