Crónica de un amor perdido

Tamaño de fuente: - +

PRÓLOGO

Siempre he oído decir que el primer amor de una persona nunca se olvida, que es algo mágico e incomparable con cualquier otro tipo de sensación, que solo pasa una vez en la vida. Yo crecí creyendo en eso, esperando mi propio cuento de hadas y mi “Vivieron felices por siempre”.

De más está decir que mi experiencia con el primer amor no estuvo ni cerca de todo aquello que describí.

De todas las historias de amor con finales felices, tuvo que tocarme la más horrenda, absurda y trágica, y lo peor de todo es que ni siquiera tuvo un final feliz, mejor dicho, no tuvo ningún tipo de final, lo definiría más bien como una pausa, una pausa interminable en cierto punto de mi vida, un pequeño espacio en el cual me estanqué, me quedé atrapada sin tener siquiera la esperanza de algún día poder salir y continuar con mi vida.

Pero a todo esto explicaré un poco quienes son los desdichados protagonistas de esta historia de “amor”.

Ella; la hermana perfecta, bondadosa y gentil, siempre pensando en los demás antes que en ella misma. La inocencia personificada.

Él; el típico chico que le hubiese agradado para yerno a cualquier madre, y perfecto para novio de cualquier chica, (como por ejemplo para mi hermana)

Yo; atrapada en algún punto entre ellos dos.

Hipocresía y cobardía, eran las únicas palabras que podrían definirme ¿Por qué lo digo? Aquí la explicación:



Sol Dolorier

#7917 en Novela romántica
#2758 en Joven Adulto

En el texto hay: traicion, obsesion, romance

Editado: 17.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar