CrÓnicas De Un Sufridor ContemporÁneo

Tamaño de fuente: - +

TODAVÍA ESTÁS A TIEMPO

Siempre das las mismas vueltas a las mismas cosas,

mirando el suelo como si estudiaras las baldosas.

Parece que hasta la sombra que proyectas te acosa

por culpa de esa puta paranoia desastrosa.

 

Visión borrosa y la mirada cabizbaja,

Veinticuatro inviernos fríos sin cambiarte la mortaja.

No sabes ni sabrás jamás a que sabe una raja

salvo la que traces en tu cuello si no te relajas.

 

Siempre dando pena, no te cansas de esta mierda,

¿acaso consuela que cuando mueras seas leyenda?

Sabes mejor que nadie que después no importa nada,

a que aspiras aspirando esa toxicidad que exhalas.

 

Descargarías mil balas hacia todo ser con alas,

en aras de calmar la frustración acumulada.

Tú merecías volar tanto o más que esas basuras

pero esas basuras te cambiaron la mirada.

 

Eres un saco de traumas te comprendo pero basta,

por cada lágrima que cae la vida se te gasta.

Es hora de que tomes a la bestia por el asta,

rema más fuerte si sientes que la corriente te arrastra.

 

El mundo no ha parado de girar todavía,

todo lo que has esperado han sido segundos perdidos,

sentado en la estación por miedo a andar sobre las vías,

aun confías en que un tren pare y te lleve a su destino.

 

Y ni siquiera digo el tuyo porque sabes

que no incluyo la propiedad de entre tus prioridades.

Cambiarás de rumbo si la marea te lleva a lo sumo,

si sollozas sobre un barco sin timón es lo que asumo.

 

Tú no eres marinero ni un hombre tú no eres nada,

sólo eres un nihilista un mediocre no vales nada,

un asustado, un rezagado, un pájaro sin alas

una meretriz que deja que el azar eyacule en su cara.

 

Nadie te va a ayudar deja ya de llorar,

no ves que estás solo y que cada vez lo estas más.

Ninguna musa sin blusa va a pegar a tu puerta

con las piernas abiertas para que se la metas,

ningún desinteresado va a entregarte su maleta,

oye hijo... ¿hace cuánto que no cambias la careta?

Parece que conspiran contra ti hasta los planetas.

 

Todo eso que haces no te da ni una peseta

pero sabes que te hubieras suicidado de no ser por ella.

De lo más hondo los más reales poetas;

sin inspiración sólo dolor y malas mellas.

 

Miras al cielo cada noche porque quieres escapar

y el horizonte sólo te responde con oscuridad,

acuéstate y duerme si te lo permite la ansiedad

que mañana será otro día, otro día igual.

 

Sigue generando excusas para tu inmovilidad,

te persiguen las agujas con su irritante tic tac,

eres pluma en viento, carne en jaula de leones,

condenado a ver morir todo aquello que te propones.

 

Es que la vida no está hecha para hombres muertos,

como un error errante representas un lo siento,

eres un fallo con piernas una desgracia con cuerpo

pero tu corazón late todavía estas a tiempo.



Ripxon

Editado: 22.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar