Crónicas mágicas: Nuevo mundo

Tamaño de fuente: - +

capitulo 11

Una lección de vida

 

Blake despertó, se encontraba en una casa hecha de madera, olía a humedad, y hacia un poco de calor, estaba solo, trataba de levantarse pero el dolor lo detuvo, cuando se quitó la manta tenía el cuerpo lleno de vendas, el trato de sentarse en la cama, alguien entro por la habitación era Luna, ella también tenía muchas vendas en su cuerpo, ella se acercó lentamente y comenzó a cambiarle las vendas y a curar sus heridas con su magia.

-¿Cómo funciona eso?-Dijo Blake-La luz no puede sanar heridas.

-No lo hace-Dijo Luna-Uso mi poder de luz para amplificar tu proceso de curación.

-Eso tiene más sentido-Dijo Blake-¿Estas bien?

-No-Dijo Luna-Pensé que íbamos a morir.

-¿Dónde estamos?-Dijo Blake.

-No tengo idea-Dijo Luna-Los demás están afuera esperando al dueño de la casa.

Luna ayudo a Blake a salir de la casa, la luz del sol era muy fuerte, cuando Blake miro el lugar observo que se encontraba en el medio de un bosque, en esa parte no habían árboles, es como si hubiera un circulo alrededor que no permitía que los arboles entraran, había un pequeño estanque de agua, y un huerto de vegetales y algunas frutas, el sonido del bosque era relajante, Blake comenzó a caminar hacia el huerto y trato de tomar unas uvas verdes, pero luego se sintió aplastado, como si su cuerpo pesara diez mil veces más de lo normal, no podía moverse, cuando él fue a ver que sucedía, detrás de él estaba un hombre con la cara cubierta.

-No toques mi comida-Le dijo el hombre de la manera más firme que podía.

-Disculpe señor-Dijo Blake

Era extraño, Blake fue el único afectado por su presencia, y además no sentía fuerza mágica en el hombre, de hecho ni siquiera pudo ver de donde apareció, Luna y los demás quedaron sorprendidos, el hombre apareció de la nada, Luna fue la única en moverse y se acercó lentamente al hombre.

-Disculpe señor-Dijo Luna-¿Quién es usted?

-Mi nombre es No, y mi apellido es Te importa-Dijo el hombre de mala gana-Si ya recuperaron sus heridas mejor váyanse.

-¿Usted nos salvó?-Luna ignoro su mala actitud.

-Pues claro que si-Dijo el hombre-Estaba caminando por el bosque hasta que vi a cuatro estúpidos niños peleando contra un golem, quise intervenir pero quería tuviera su propia lección.

-¿Cuál lección?, ¿Qué nos mataran?-Se quejó Marcus.

-Cada uno tiene mucho que aprender-Dijo el hombre-El chico de la espada, no te limites, tienes más poder del que crees.

-¿En serio?-Ventus no termino bien su pregunta cuando el hombre le arrojo un plato de metal a la cabeza.

-Usa más esa cosa que llamas cerebro-Dijo el hombre-Si hubieras usado tu poder esto no había pasado, si de verdad son tus amigos harías lo que fuera para salvarlos-El hombre se levantó y apunto a Marcus-Y tú, eres débil, pero tienes ingenio y potencial, que no se te olvide.

-Si pero yo…

-No le respondas a los adultos-El hombre golpeo a Marcus en la cabeza con mucha fuerza-Tu niña bonita, deja de ser tan sentimental, y pelea como la capitana que eres.

-¿Cómo sabes que soy una capitana?

-Eso no es de tu incumbencia-El hombre le jalo un poco las orejas-Y tú, no perteneces a este mundo, así que más te vale que te vayas a casa.

-No me pienso ir-Dijo Blake-No hasta que termine mi misión.

-¿No te da miedo morir?-Dijo el hombre.

-Me da miedo ver a mis amigos morir-Dijo Blake.

-Que noble de tu parte-El hombre levanto a Blake y se lo subió al hombre-Ustedes prepárense para irse, necesito mostrarle algo a este chico por una hora.

 

-Oye bájame-Blake peleaba contra el hombre para que lo soltara, pero era imposible.

-Ya llegamos-El hombre dejo caer a Blake, este quedo aturdido-Ahora no tenemos mucho tiempo.

Blake se encontraba debajo de un gran árbol, era enorme, del tamaño de la estatua de la libertad o quizás más alto, era grueso y la brisa que corría era tan cálida, la verdad era un lugar hermoso, Blake siguió al hombre, ellos comenzaron a subir el árbol, era muy complicado, pero el hombre parecía subirlo con facilidad, habían pasado treinta minutos y ellos encontraban en la cima de este árbol, había una plataforma hecho con hojas y ramas, en el medio habían varias ramas sosteniendo un libro, el paisaje era grandioso podías ver a lo lejos un castillo, era el imperio Malva.

El libro estaba hecho de cuero, pero este era muy rustico, tenía hojas pegadas en él, era muy grande y grueso, tenía incluso un ojo de cerradura un poco oxidado, el hombre saco una llave muy vieja y la metió en este, el libro se abrió y Blake, incluso los demás a pesar de la distancia, sintieron el poder mágico del libro.

-Este es el libro del oráculo-Dijo el hombre-Este libro contiene un gran poder mágico, yo soy el guardián de este libro y de todo este bosque.

-¿Quién eres?

-Mi nombre al igual que el signo es Leo-Un gran poder mágico salió del libro al decir su nombre-Soy uno de los 12 guardianes del destino.



Blake10

#6509 en Fantasía
#1409 en Magia
#3747 en Thriller
#2138 en Misterio

En el texto hay: criaturas magicas

Editado: 16.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar