Crowfield: Secretos Enterrados

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 30 Susurros En El Bosque

-¡¿Qué Alice?! No, por última vez, no creo que me pueda reunir con ustedes esta mañana. Estoy algo... ocupado. -mintió Tom algo nervioso. Tenía la particularidad de toser después de haber mentido, en esa ocasión no lo había hecho, quizás era porque estaban hablando con un nuevo Tom y no con el chico rubio de hace un año atrás. ―Prometo llamarte en cuanto este en la fiesta, ¿bien?

 

―Bien, bien... pero me llamas -tardó en decir Alice-. Es muy importante, y lo sabes.

 

Luego colgó.

 

Un hermoso y soleado sábado se posaba sobre todo Crowfield; aunque, para algunos era un día un tanto aburrido, para los chicos del Crowfield High sería un día en el que nadie debería estar en casa viendo televisión porque la fiesta de Greg era hoy.

 

El día anterior todos los estudiantes estaban hablando de cómo irían vestidos para la fiesta ya que Greg solía hacer fiestas temáticas; la última fiesta de Greg que recordaba muy bien Tom fue hace como año y medio, cuando Helena los había invitado -o más bien ordenado- a ir. Fue alucinante: con luces que iluminaban la casa en el bosque, así como un camino que llegaba a un hermoso claro y también un tranquilo lago. Al principio Tom no sabía si debía ir o no, el estar allí en ese lugar le haría recordar a los tiempos en los que Helena y sus antiguos amigos se divertían... así como aquél accidente que provocaron, ¿cómo pudieron ser tan estúpidos para haberlo provocado? No, no era culpa de ellos, sino del amigo de Helena así como también de su abeja reina, ¿porqué Helena lo hizo? ¿qué tenía Patsy contra ella para ponerla así de furiosa? ¿cuándo dejaron de ser sólo chicos para convertirse en personas que harían cualquier cosa para salirse con la suya? No podía estar seguro de conseguir todas las respuestas a aquellas preguntas, pero cada vez que lograba resolver una, surgían otras interrogantes que lo hacían dudar una y otra, y otra vez.

 

―¿Acaso irá Patsy B a esa fiesta? ―se preguntó a sí mismo. Observaba las ondas que se formaban en el agua del lago del parque de los fundadores. -¡Mierda! A mala hora tuviste que venir a joder todo Patsy.

 

En su interior el sabía, o al menos tenía la certeza de que Patsy estaba detrás de todo mensaje, de toda amenaza y que a cada paso que ellos daban ella los vigilaba.

 

-Quisiera que estuvieras aquí, Helena.

 

Eso podía ser imposible, pero no probable. Nadie sabía dónde estaba ella, qué hacía, cómo estaba o si estaba viva al menos...

Observó que a unos cuantos banquillos de distancia estaba una señora de cabello negro y ojos azules hablando con un policía, más bien con el padre de Stephen. No tomó mucho tiempo en reconocerla, era obvio que era la Sra. Crabbs, el se abalanzó hacia un lado para ver si podía escuchar algo de la conversación.

 

-Le pido, por favor que me ayude con esto -le decía la Sra Crabbs-. Él la conocía, debe saber qué fue lo que le pasó... hable con él, interroguelo, cualquier cosa.

 

-Le prometo que haré lo posible, pero no sé olvide que él es un adolescente y va a pedir que estén presentes. -fue la respuesta del oficial Hudson.

 

-Si lo que ha logrado encontrar nos sirve de algo, podemos solucionar esto.

 

El sr. Hudson colocó su mano sobre el hombro de la madre de Helena. Tom tuvo que inclinarse un poco más para oír algo más. -Servirá, estoy seguro. Pero tenemos que ser pacientes. Y sobretodo no decirle nada a nadie.

 

El oficial Hudson se despidió de la madre de Helena y se alejó hacia la patrulla de policía. Tom se sintió confuso, ¿con quién tenían que hablar el Sr. Hudson y la Sra. Crabbs? ¿acaso sería algo sobre Helena? ¿la habrán encontrado? ¿alguien sabe dónde está? Y si era así ¿quién era? Todo parecía girar a su alrededor, a lo mejor y ellos pensaban que Tom y sus amigos sabían dónde estaba Helena. Eso no era cierto, Helena se había fugado esa noche que se reunieron en el bosque, nadie la vio, nadie los vio hablando... hasta donde Tom recordase.

 

De pronto la Sra. Crabbs giró y Tom se inclinó a atarse las trenzas de los zapatos. ¿lo habrá visto? Así parecía ya que caminaba hacia donde él estsba. -¡Vamos Tom! Actúa normal... no le hagas creer que las has escuchado o visto. -se decía para sus adentros.

 

-¡Hola! Tom, ¿cómo has estado? Tiempo sin verte, vaya que has crecido. -la voz de la Sra. Crabbs seguía siendo dulce pero, la forma en la que lo miraba era como para darse cuenta de que estaba triste.

 

-¡Sra. C, que sorpresa! -fue lo que se le ocurrió decir. Se sentía estúpido por eso. -Eh si, un poco supongo... ya sabe, uno creciendo siempre. Creo.

 

Ella le dio una sonrisa.

 

-Ya veo que no has cambiado, tal listo y alegre como siempre.



BlueCerberus

#2518 en Thriller
#1436 en Misterio
#1118 en Suspenso

En el texto hay: misterio, chicos, desaparición

Editado: 29.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar