Crowfield: Secretos Enterrados

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 36 Alien Aterrizando En PARTYLAND

―Voy a revisar sus cosas. —Fue lo que le dijo Stephen a Tom cuando lo llamó. No sabía que su padre y su antigua vecina se encontraron para hablar, pero ¿de qué? Era obvio que el tema de conversación era sobre su antigua amiga "desaparecida" Helena. 

Hace algunas horas un detective se apareció en la casa para hablar sobre un caso que ocurrió en ese entonces pero justo cuando Stephen llegó y se encontró con el hombre a quien esperaba su padre este lo observó con cierta curiosidad. 

— ¿Tú eres Stephen? —le preguntó el señor. 

El sujeto era un poco más alto que el oficial Hudson, con unos ojos avellana y cabello rizado. 

—Sí, disculpe ¿usted me conoce? 

—Oh, no. No creo. —le dijo. Luego le tendió la mano y se presentó—. Yo soy el Detective Carl Dodson y fui asignado a Crowfield a partir de esta semana. ¡Vaya! Lo que me comentó tu padre es verdad, tienes un parecido a él. Pero tienes la misma mirada de tu madre. 

Stephen se sorprendió al saber aquello de ese hombre que no conocía. 

— ¿Usted conoció a mi mamá? No entiendo. 

El detective asintió. 

—Sí, yo soy de esta ciudad sólo que me mudé hace unos años atrás. Elizabeth era... una mujer hermosa y talentosa, claro también fue muy lista. La mejor de la clase. También supe lo que le pasó —suspiró con tristeza, era como si conocía muy bien a la Sra. Hudson—, ¡qué mal! Fue un terrible momento para ustedes al saber que ellos... bueno, comprendo ese dolor. Mi madre también murió cuando yo era muy joven. 

Era algo muy duro de superar para el chico de ojos azules. Su mamá era todo para él, al igual que para su padre y desde que se fue la casa se sentía más vacía y que faltaba algo importante para mantenerse unidos. Parte de la vida de Stephen se rompió, por ello fue que después de esa pérdida las cosas empezaron a ponerse más duras y con eso el desastre... 

— ¡Detective Dodson! —saludó el Sr. Hudson desde la sala. Stephen se giró para darle paso al hombre. 

— ¡Venga, hombre! Sé que soy tu superior pero no estamos en la estación de policía, sabes que puedes llamarme Carl. 

— ¡Ven pasa! Estás en tu casa —El Sr. Hudson le indicó que se sentara en el sofá—. ¿Trajiste los expedientes del caso? 

—Si aquí los traje —El detective sacó del maletín de cuero que traía unas carpetas con el nombre de Caso  H.C -2012 lo que hizo despertar la curiosidad en Stephen—. Lo estuve leyendo y llegué a una duda importante. 

El Sr. Hudson observó que Stephen todavía estaba presente así que le pidió que preparara algo de café para ellos, una vez en la cocina el joven de ojos azules hizo lo que le ordenó su padre y prestó atención a la conversación de los dos mayores. 

—Tu hijo ha crecido mucho —le dijo el detective—. Qué lástima que la vida le dio ese fuerte golpe de perder a las personas que quería. 

—Sí, cuando Elizabeth se nos fue... todo se desmoronó en mí, y más para el que tuvo que pasar por muchas cosas, además de lo otro que ocurrió. 

—Es un guerrero. Lo sacó de ambos padres —concluyó el Detective Carl, luego empezó a ojear unas páginas dentro de su maletín—. Bueno, a lo que vengo. Sé que para ti este caso es común pues tu hijo estaba ahí y los padres de la chica son tus vecinos. 

Stephen quién escuchaba detrás de la puerta de la cocina sabia de quién estaba hablando. La chica, era su amiga Helena. En ese momento el joven no evitó sentirse triste y a la vez nervioso de revivir aquellos recuerdos de los que tanto le costó olvidar. 

El detective comenzó a contarle al Sr. Hudson que en el caso de Helena se habían encontrado ciertas cosas que no encajaban, al parecer la historia que sus amigos le habían contado tenía una especie de hoyo que lo hacía poco creíble. Stephen tragó saliva, él y sus amigos le habían contado lo que pasó con Helena la noche que desapareció, claro ocultando algunas cosas como que esa noche habían ingerido alcohol y el accidente que habían causado hace tiempo, para no meterse más en problemas. Luego el detective Carl le contó una historia de un caso que ocurrió hace tiempo en lo que los un chico y sus amigos estaban acampando y el líder desapareció; resultaba que al final los amigos le habían ayudado a fingir su desaparición y eso les trajo cierto tipo de problemas en los que como resultado 3 chicos murieron. 

Lo que Stephen pudo entender es que había algunas sospechas de que Helena no pudo haber desaparecido, sino que fue secuestrada pero si era así ¿por qué no le llegaban avisos los Crabbs o notas para pedir sumas de dinero como solían hacer los secuestradores? O puede ser que la chica se escapó con alguien más, ¿con quién? Ninguno de sus amigos sabía dónde estaba ella o al menos eso era lo que él sabía. Nada era cierto con su abeja reina que era un misterio total. Una vez que el detective habló con el padre de Stephen le dejó la carpeta y se retiró. 



BlueCerberus

#2518 en Thriller
#1429 en Misterio
#1122 en Suspenso

En el texto hay: misterio, chicos, desaparición

Editado: 29.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar