Crowfield: Secretos Enterrados

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 2 Toma Un Bote Y Ve A Navegar

La tarde del martes, Tom Hendricks y su familia disfrutaban en la cabaña del sr. Hendricks; una construcción de madera que se encontraba casi a las afueras del bosque de Crowfield, en la que sólo había dos formas de entrar: una sería conducir fuera de la ciudad y llegar al camino de la cabra, o la segunda, adentrarte por el bosque, cruzar la cerca y llegar sin problemas. Solo un Hendricks podía saber el camino más corto para llegar si entraban por el bosque. Pero esa tarde era todo un reto, pues el camino que llevaba a la cabaña estaba cubierto por la maleza y ramas de árboles.

— ¡Cariño, pásame la carne! —llamó la Sra. Hendricks a su esposo. El sr. Hendricks retiró la carne de la parrilla y se la llevó a su esposa en un plato de vidrio. Hoy era un día familiar, como era costumbre que hacían cada semana que podían. Pero esta vez era diferente, Josh el hermano mayor de Tom había traído a su novia de hace un año Karen Fernández.

—Querida, ¿quieres una hamburguesa? —le preguntó la Sra. Hendricks a Karen. Ella asintió. La madre de Tom era una mujer muy amable con todos, aún más con las novias de sus hijos.

Karen tomó la hamburguesa y la colocó sobre su plato. Era enorme, incluso para ella, pero no era una de esas chicas que les gusta satanizar la comida.

—No le des otras de esas monstruo-hamburguesas a Karen, mamá... O perderá su figura y tendré que dejarla. —bromeó Josh. Karen le dio un codazo.

El sr. Hendricks estaba mirando a su alrededor.

— ¿Dónde está Tom?

—Está dentro de la cabaña. —respondió Josh mientras masticaba su hamburguesa.

Karen le dio otro codazo. —Por favor, no hables con la boca llena Joshi.

—Lo siento. —se disculpó. Luego se apresuró en tragar el bocado que se había llevado a la boca.

El sr. Hendricks se rascó la cabeza.

—Qué raro. Él estaba aquí hace rato.

— ¡Tom! —llamó la Sra. Hendricks. No hubo respuestas.

***

El aire se sentía caluroso, la cabaña olía como a madera mojada y a pinos. Tom estaba acostado sobre el sofá, con sus lentes de sol sobre sus ojos y con los audífonos en sus oídos escuchando alguna canción de David Guetta; de algún modo el estar ahí le hacía sentirse algo incómodo. Hubo un tiempo en el que él y sus amigos venían a acampar, jugaban, iban al lago o simplemente bebían. Pero lo que hacía que se sintiera un ambiente pesado fue el hecho de que fue el último sitio en ir cuando Helena había desaparecido.

Todavía podía mirar alrededor y pensar en las veces que la policía vino a registrar la casa o a inspeccionar el bosque sin poder haber encontrado alguna cosa, ni una huella, ni un cabello, ni sangre, o algo de ropa... absolutamente nada.

— ¡Tom! —llamaba su madre desde afuera de la cabaña. Ya había pasado como 25 minutos desde que se levantó de la mesa y salió a caminar hasta adentro de la cabaña y se tumbó en el mueble. Con el poco ánimo que tenía salió y se desplazó por las escaleras de la parte de atrás que daban a un hermoso patio verde con grandes árboles donde estaba su familia comiendo unas hamburguesas y lo que parecía ser ensalada de pollo. Todos estaban felices y sonriendo, su padre estaba contando uno de sus viejos chistes, y su madre se reía remilgadamente de cada cosa que su esposo contaba, Josh se sentaba cada vez más cerca de Karen, si tan solo Tom pudiera sentirse así también.

—Hijo, ¿dónde estabas? llevaba rato llamándote pero no respondías.

Tom trató de que la Sra. Hendricks no lo notara algo extraño. Por lo general ella se daba cuenta de ello fácilmente, como todas las madres suelen hacerlo.

—Huh, estaba recostado en el sofá.

La Sra. Hendricks asintió lentamente. —Come un poco y verás que se te pasa.

—Creo que mejor voy al lago un rato —le dijo Tom—. Y más tarde comeré.

Luego se avivó en caminar por el sendero que llevaba al lago. Escuchó a su madre decirle algo pero no entendió mucho. Se apartó unas ramas de su cabello rubio y siguió caminando hasta poder ver de cerca el lago. Todo estaba como lo había visto hace pocos días: el muelle estaba limpio y el pequeño bote estaba atado a un lado.

Él se metió en algunos problemas semanas después de que Helena desapareció ya que los policías habían dejado los alrededores todo desordenado, así que su padre le ordenó que se hiciera cargo del desorden como acostumbraban a hacer, y Tom tuvo que aceptar; lo cual fue extraño; su mente estaba en pensar en dónde estaba Helena, si se encontraba viva, por qué se había ido de esa forma y algo importante para él.

Saber que pasó mientras estaba ebrio ese día.

Tom estaba algo confundido sobre cómo fueron las cosas. Pero ya eso no era posible. No para él. Así que liberó el nudo de la soga del bote y comenzó a remar, la tranquilidad y el silencio del bosque y del lado le despejaba la mente. Él no era el tipo de chico que podía creer en esas cosas de la energía y la tranquilidad, pero desde hace meses el ya no tenía nada más que creer. Remó y remó hasta llegar a la mitad del lago, vio en la distancia a su familia; seguían en la mesa.



BlueCerberus

#2505 en Thriller
#1435 en Misterio
#1106 en Suspenso

En el texto hay: misterio, chicos, desaparición

Editado: 29.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar