"Cuando Los Àngeles Lloran Estrellas"

Tamaño de fuente: - +

CAPÌTULO 4: “ENTRE LA ESPADA Y LA PARED: NUESTRO PRIMER BESO Y LA DIFÌCIL CONFESIÒN A MIS PADRES”

Salimos del edificio y nos encaminamos en dirección al campamento. Fuera, el un sol en llamas, blandìa sus rayitos dulces y luminosos. En la lejanìa, la onírica fragancia de los flamboyanes llenò el aire de acaramelada poesía. En tanto, numerosos niños leìan, corrìan, jugaban fascinados, bajo las paternales sombras de aquellos àrboles tan preciosos como divinos.

Caminamos juntos y llegamos hasta una pequeña carpa, situada entre la inmensidad de la enorme y lujosa escuela. Precisamente, enfrente de un océano de apasionados y coloridos flamboyanes, que, debido a los fuertes vientos, agitaban sus ramitas hojitas multicolores, como si un precioso àngel izara sus alitas de algodòn para despegar con violencia destino al cielo… o elevar una mìstica plegaria a Dios.

__ ¿Còmo te llamas?__ me dijo la rubiecita.

Aclarè mi garganta y contestè:

__ Kathryn…

__ ¡Kathryn Shays!

__ Ok__ añadió la bella y joven cantante.

__ ¿Y tù…?

__ Sonnia…

__ ¡Sonnia Waves!

__ ¡Ya veo!__ murmurò Kathryn, mientras se secaba el sudor con una pequeña toalla azul…

__ A propósito…

__ “Te he visto jugar…”

__ “Juegas como los dioses”…

__ Lo siento, pero debía decirlo…

__ Ya sabes, tù y esa casaca de futbolista, esa mirada y esa cabellera afro…

__ ¡Ufff!

__ ¡Me prendì en llamas de solo verte y…!

__ ¡Oh, por Dios!__ pensé.

 

Sonrojada, me perdí en la celeste divinidad de sus ardientes ojitos de lobelias…

Estùpidamente. Y, tras percatarme de que ella se dio cuenta, atinè a decir un lacònico:

__ ¡Gracias!__ respondì… y sosteniéndole la mirada, le dije:

__ ¡Tienes una voz maravillosa!

__ “Sentì que un àngel bajò del cielo y me regalò su fabulosa melodía”…

__ Por cierto, bomboncito… tienes unos ojazos que derretirían de amor al mismísimo Polo Norte…

__ ¡Caramba… Cupido… me has puesto como tomate!

__ ¡Eres todo un don Juan…!

__ ¡Ja, ja, ja!__ respondió con una càlida risita, la joven Waves.

__ A propósito… ¿cuàl de todas aquellas carpas es la tuya…?

__ La del fondo a la derecha…

__ La última.

__ Entiendo__ le dije.

Llegamos.

__ ¿Tienes hambre?__ me preguntò, Sonnia…

__ ¡Sì, por supuesto!

__ Entra.

__ Comeremos algo…

__ ¿Tienes hora?__ indaguè…

__ Sì__ respondió mi Venus de girasol.

__ ¡Santo Dios!

__ “Solo faltan diez malditos minutos…”

__ Solo dame algo rápido y agua fresca…

__ Ya sabes… el torneo es largo y no quiero rodar como pelota…

__ ¡Debemos ganar el torneo!__ le contestè a Sonnia.

__ ¡Aquì tienes!

Y acto seguido… comì unos bocadillos frìos y bebì un océano de agüita mineral, a toda prisa…

__ ¡Caramba, guapo!

__ “Estàs màs sediento que camello del Sahara…”

__ Sì, ya sabes… este deporte es bastante agotador.

__ Entiendo…

__ Por cierto… ¿què edad tienes?__ me interpelò Sonnia.

__ Doce.

__ ¿Y tù?

__ Tambièn, doce.

__ Y cuéntame… ¿tus padres saben que eres…?

Titubeò un poco… y luego acabò la frase sin pelos en la lengua…

__ Ya sabes. “Si saben ellos que te gustan las chicas”…

__ ¿Lesbiana?

__ ¡No, Sonnia!

__ ¡Aùn no les he dicho na!

__ ¡Pues, deberìas, amigo!

__ “¡Jamàs saldría con alguien que no estè seguro de sì mismo!”

__ De acuerdo.

__ ¿Sabes?

__ ¡Me has fascinado desde que te vi!

__ Siento que hay algo mágico entre nosotros.

__ Y no quiero echarlo todo a perder por esto.

__ ¡Al acabar el torneo!__ añadì con firmeza.

__ ¡Al acabar el torneo… todos sabrán mi verdad!

__ Serè curioso… ¿y tù, Sonnia.. le has contado a tus padres…?

__ ¡Sì, claro!

__ Son muy liberales. ¡Ambos!

__ Se sorprendieron. Pero lo aceptaron. Y lo màs importante de todo: Yo aprendì a quererme y aceptarme tal cual soy.

__ ¡He destruido mis miedos!

__ Si quieres ser mi novio, Kathryn… ¡deberàs acabar con los tuyos, guapo!

__ ¡Ya veo!

__ Por cierto…. ¿dònde vives?__ me preguntò…

__ “En una pequeña población agrìcolo-ganadera”…

__ ¿Y tù?

__ En un exclusivo barrio en Beverly Hills.

__ “Comprendo”__ musitè…

__ ¿Y tienes novio?__ indagò mi muñequita de ardientes labios carmín.



KRYST C. LYONELS

#11080 en Novela romántica
#3898 en Joven Adulto

En el texto hay: amor, amorgay, amor adolescente

Editado: 19.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar