¿cuando me valla?

Tamaño de fuente: - +

C2

Las personas se marcan de por vida, no crees y nadie sabe el ¿porque? A nadie le interesan las cosas, pero siempre he tenido una pregunta, ¿cuándo me valla? Qué pasará con mi familia, ¿ellos me extrañaran?, ¿me irían a visitar?, ¿limpiarían mi habitación o dejarían que todo cogiese polvo?, como sucedió con mi hermano Miquel.

¿Podré algún día conocer el amor?, no lo creo soy demasiado seca como para sentir algo por una persona.

Todos me atormentan tengo demasiados demonios con quienes luchar, la muerte de mi hermano y la soledad que siento porque mis padres nunca están para mí, pero ya no tengo fuerzas para luchar, no contra ellos.

Verifique mi teléfono muchas veces corridas viendo la foto de ese chico ayer me encanto ver su cabellera negra y eso trajo consigo sentimientos que para mí estaban muertos, yo quisiera volver a encontrarlo, el chico de ayer me quedo embelesada mirando esa foto.

Cuando pude salir de mi enamoramiento me vestí y corrí hasta el gimnasio, media hora después, me estoy devolviendo hacia casa estar corriendo en una caminadora cansa demasiado. En el camino como siempre tengo que chocar con alguien, pero esta vez no caigo al piso, sino en un abrigo de algodón, al sentir donde estaba me levante al notar que he caído encima de alguien ¡oh! Madre mía la he cagado.

—Lo siento –me disculpo al ver de quien se trataba.

— ¡eh! Rous golpeas duro–ríe y me ayuda a limpiar mi rodilla, que está un poco sucia.

—El de esa noche– bromeo y lo empujo evitándolo a toda costa, pero que verguenza –vienes para tomar algo –le invito como manera de disculpa después de lo sucedido, le señaló la casa y entramos para poder hablar mejor y no se tener un amigo.

Conocí su historia y la de su hermana mayor karol, la cual se embarazó de un muchacho y este la abandono con una barriga de 4 meses, es un muy buen muchacho merece lo mejor del mundo; después de esa agradable tarde él tuvo que irse por una llamada la cual se veía que era súper importante.

Paso el tiempo y siempre me venía a visitar corrido o solo pasar un rato le fui cogiendo cariño y sin darme cuenta ya lo amamba, nos volvimos muy cercanos que ya sabía el nombre de su perro sin necesidad, el conoció a mis padres pero al fin ya todo había dejado de ser gris, me encantaba estar con él en cada momento el me trasmitía paz.

Él fue mi farol, mi luz que siempre venía me ayudaba y se quedaba cerca como si siempre ha sabido lo que he sufrido, le conté sobre la muerte de mi hermano y quien fue el culpable le tenía tanta confianza que le dije lo que sucedió con Thomas total ya no me interesa.

Yo en cualquier lugar siempre me sentía excluida del mundo, mis supuestos amigos nunca se darían cuenta de lo que me sucedió porque ellos están en su propia burbuja y sé que no lo harían, sólo le importan sus imagen, pero por algo estoy excluida de ese mundo, yo cree mi propia barrera como una muy buena defensa para que no decepción armé de la gente que me rodea. Siempre estoy excluida del mundo solo yo y un buen libro, pero ahora también está el.

Pero un día esa luz nunca regreso, no sé dónde se encuentra pero no regreso fui a donde Vivian, pero solo me informaron que se fue lejos de todos y de mi. Ahora tengo 18 años y nunca pude comprender como me puedo meter con personas que solo me utilizan y lastiman, ya han pasados 2 años pero nunca vi mi luz regresar; ya todos mis días son grises, pero sé que nunca tuvieron color solo una luz que me acompañaba y me guiaba a ese lugar.

Una vez vi a Thomas jugar con una niña igual a mí sentí lastima por ella, él te compra con su amistad, después te convence de formalizar te usa y como siempre te desecha como una botella de agua que se estuviste tomando, pero él no sabe que si tiras una botella al suelo esta se vuelve toxica para el resto del mundo. Pero llego su día y por fin pude encararlo pero vi lo perturbador y vacíos de sus ojos como esa vez; le dije todo lo que sentía, mis temores pero lo que más le dolió fueron estas palabras.

—Te odio por hacerme infeliz y creer que la vida no vale nada, eres la peor mierda que existe en esta tierra y me compadezco de tu madre al tenerte, siendo mi caso te hubiera abortado- me fui después de esas palabras y después de mucho tiempo me sentí tranquila conmigo misma y con el mundo, ese día vi algo diferente, ¿eso es lo que se le llama sonreír?.



Melissa Cordero Lopez

Editado: 12.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar