Cuenta Pendiente

Tamaño de fuente: - +

Capitulo VI «Señor Manson»

Una palabra puede ser mortal, llena de esperanza o simplemente te deja con insertidumbre, al unirlas en una frase se vuelve una tortura de la cual deseas salir lo más pronto posible. El señor Manson — de quien no tengo ningun recuerdo — llegará en cualquier momento.

Al otro lado de la ventana el día está en todo su esplendor, desde mi perspectiva lo veo gris, como un día de invierno, donde las nubes del cielo lloran y con ellas mi alma también lo hace. Pues media hora después que Edwart se marcho, decidí que le diria toda la verdad, pase lo que pase, ¿Qué podria ser peor? Alejarse de mí, sería lo más logico después de la vida tan oscura que me tocó y la que yo estoy decidida a seguir, Edwart debe estar fuera de mi vida, él se merece una chica mejor, sin dudas y sin fantasmas.

— Mickeyla... — el señor Manson colocó su mano en mi hombro — y Nat, necesito que esten las dos

Una sensación espeluznante recorrio todo mi cuerpo, el recuerdo de ese día, de su asqueroso contacto se plasmó en mi piel, en mi mente y en cada centímetro de mi alma, el pavor de volver a vivir lo mismo me hizo reaccionar, desprendiendome de su agarre, me levante exaltada y lo vi, su rostro no me transmite nada, ni siquiera, odio. Permanecí un buen rato en el costado de la mesa, hasta 
convencerme de un modo definitivo de que él no era el mismo hombre; sus ojos reflejaban clama, él hablaba podía ver el movimiento de sus labios en medio de aquella barba abundante, mas no escuchaba palabra alguna. Nataly aparecio junto a él, sorprendida por mi reacción, quise hablar, pero mis labios estaban sellados, mi cuerpo completamente estático, solamente mi mente y mi sentido comun funcionaban.

— Mick, ¿Qué te pasa? 

Escuche por fin su voz y la tranquilidad volvio a mí, en un segundo todos mis temores se esfumaron, pedi disculpas y respire ondo, llenando mis pulmones de oxígeno, queriendo nunca haber vivido todo aquello, deseando tanto un abrazo de mi madre.

— ¿segura que estas bien? — sentenció el señor Manson

— sí, usted tenia algo que decirnos

— claro, antes quiero saber como se encuentran, ¿Porqué están lastimadas? — nos ofrecio tomar asiento y asi lo hicimos

Tome mi mano y vi a mi amiga, las vendas son muy notorias y el hecho que las dos las tengamos es signo de alerta para las personas que se encuentran a nuestro alrededor, lo más sencillo es mentir, lo complicado es que nos crean.

— un accidente en la cocina — se adelanto a decir Nataly

— desearia que fueran honestas conmigo, solo quiero ayudar

— y lo estamos siendo, no se preocupe — yo solamente escuchaba, algo no andaba bien conmigo

— eso espero — extrajo dos sobres de su saco y agregó — son para ustedes

Cada sobre tenia el nombre de mi amiga y el mío, Nataly lo tomó exasperada y comenzo a romper el borde para ver su contenido, me miro indicando que hiciera lo mismo. Mi corazón latia a una velocidad indescriptible, tenia la sensación que no era correcto, y decidi tansolo guardarlo, Nataly exclamó y del sobre extrajo dinero, una cantidad de dinero como nunca imaginamos tener entre nuestras manos, ella me miró y luego al señor Manson, yo estaba sin palabras, queriendo saber si eso mismo contenia el otro sobre.

— durante su estadía en el orfanato me encargue de que no les faltara nada, mediante la directora destinaba una cantidad de dinero para su salud, ella tenia la obligación de proporcionarles todos los servicios medicos

— haber, ¿cómo? — decidi hablar — ¿usted pagaba por nuestra salud?

— por eso continuaron con tus brakcets... — Nataly comentó y me señalo

— exacto, no queria que padecieran ningun problema el tiempo que estarían ahí

— ¿porqué?, o mejor dicho ¿Para qué? 

— por el aprecio que les tenia a sus padres, el plan era que se quedaran conmigo y Suley, pero no fue tan facil; al no ser pariente suyo trabajo social me las nego y terminaron en el orfanato, decidí estar pendiente siempre de ustedes en lo que trabajaba para adoptarlas

Nataly lo interrumpio — y nosotras nos portamos mal 

— el día que sucedio lo de la visita, Suley decidio por mí, ella es facil de engañar y ustedes la pusieron nerviosa, al llegar a casa hablamos y la convenci que no eran malas, que solo estaban asustadas — rei suavemente al escuchar su comentario, él agrego — regresamos al día siguiente, ya se habian escapado

— nada de esto me cuadra — le devolvi el sobre — es demasiado interes en nosotras

— Mickeyla — Nataly me reprendio, su caracter serio y su forma de ser le impiden ver más alla

— de verdad le crees, no es normal... — me solte de su agarre en mi muñeca — al menos yo lo veo asi, nadie es tan bueno, ni tan perfecto para hacer todo lo que usted ha hecho

— Mick, él solo quiere ayudar — restrege mi cara con mis manos

— deme una sola explicación coherente para poder creerle

Él nos mostró una fotografia, en ella estaba papá junto a él y el padre de Nataly, los tres sonreían, mi corazón se estrujo al ver a papá, se veia felíz... mis ojos se cirstalizaron, tome la foto de su mano y una lagrima rodo por mi mejilla.



Sol

#985 en Detective
#511 en Novela negra
#3428 en Thriller
#1956 en Misterio

En el texto hay: venganza y mentiras, amorjuvenil, amistadincondicional

Editado: 12.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar