Cuentos con Todo

Tamaño de fuente: - +

Imaginacion

La tarde estaba muy soleada, Alemania estaba feliz tomado el son en el gran balcon de su casa, al ser una escritora reconocida, no le gustaba estar cerca de la sociedad, asi que estaba en el balcon poniendo bloqueador a su cuerpo, en la mansion cerca del mar que compro, años antes ella estaria escribiendo sin parar, pero ahora parece que su imaginacion solo se fue para no regresar, y mirar el mar le reconfortaba, a lo lejos habia una playa publica, y algunas veces la visitaba solo para ver a las personas e inspirarse un poco para escribir, aunque las ideas se formaban en su cabeza, al plasmarlas en un folio, no eran del todo paladinas, ahora le habia llamado mas el escribir opúsculos, pero eso no le dejaba tanto dinero como los libros, y aunque vivia bien cobrando por sus anteriores libros, tenia la necesidad de seguir escribiendo, pero no sabia como, si escribia algo y lo dejaba incompleto, al dia siguiente no tendria la inspiracion suficiente como para seguir escribiendo, algunas ideas se formaban, pero eran de historias muy desarrolladas y le daba bastante flojera el desarrollar historias, por eso se dedico de lleno a los opúsculos, no tenia una pareja ni alguna mascota, le reconfortaba saber que solo era ella y nadie mas, un dia penso en casarse, con su bela princesa de ojos azules y cabello negro, pero las princesas solo existen en la imaginacion de quienes leen literatura medieval, y alo dicen: los caballeros se extinguieron cuando las damas murieron.

Ella era de una mentalidad algo abierta, cualquier suceso le bastaba para escribir algo, cualquier idea la podia plasmar en un libro, pero ahora.

-¿Pero ahora? solo estoy yo poniendo bloqueador en mi cuerpo, mis libros son arte y yo solo una mierda mas-

Alemania se recosto en la sabanada que estaba tendida en el suelo, no podia hacer mucho, no queria escribir mas, tenia en mente un buen libro, pero con el paso de los dias, meses y hasta años, dejo el interes y por sugerencia de una amiga escritora, comenzo otro... este ultimo nunca fue terminado nisiquiera en su cabeza, ya no sabia que hacer.

-Vamos, saca esa imaginacion que tienes maldito cerebro de mierda- decia mientras golpeaba su frente

Alemania ya no sabia que hacer, sabia muy bien que fuera hay muchas personas sedientas por mas historias, pero eso a ella realmente no le importaba mucho, ella escribia por querer, no por sentirce obligada moralmente a complacer a los lectores, ella era conciente de los libros que eran buenos y de los que no, incluso sabia la calidad que daba a sus lectores, y se dio cuenta que lo que ella consideraba una mierda, para otros era arte, y loq ue ella consideraba arte, para pocos lo era, ella entendia que sus obras se basaban en la belleza subjetiva de las cosas, le gustaba leer y dibujar, auqnue dejo esto ultimo por falta de tiempo... ¿o falta de inspiracion?

-Valla, ahora todo tiene sentido, eres una tonta- dijo y se dio la vuelta quedando boca abajo

Dejo de jugar esos juegos que tanto le gustaban solo por falta de imaginacion, acaso se acabo en su cabeza toda la reserva de la reserva de imaginacion que tenia, no lo sabia, ella forzaba a su cabeza a escribir algo y esto le traia cansancio mental, sus emociones la guiaron para escribir algunas obras, la vida de sus amigos le guiaron para escribir otro puñado de historias, algunos reclamos gano por esto, y algunos otros le querian mas, lo cierto es que ...

-Cada arrepentimiento es como rendirse a una batalla de la guerra- dijo mientras se levantaba y entraba a casa

Tal vez su felicidad era cara, y nadie la podia pagar, ni hombre ni mujer, nadie llegaba a ese precio, ¿o ella era muy exigente?, puede que sea mas creible la segunda, aunque si le preguntan, puede que ella te diga que es la primera y te mostraria pruebas, como que nadie entendio las historias que eran realistas y fantaciosas al mismo tiempo, que nadie entendia sus chistes o que nadie entendia el que de sus acciones y siempre la catalogaban con algunos sindromes, trastornos o con alguna tribu urbana con la cual no se sentia ni un poco identificada.

-Tus sola te has llevado a la soledad- dijo mientras sacaba un vestido de su guardaropas y se lo ponia

Le gusta la ropa linda, una cualidad que claro busco en una chica o un chico sin exito alguno, al final si era lindo o linda, eran unos jodidos, busco a alguein inteligente, pero nunca le encontro, busco incluso a alguien "inferior" peor no era feliz de estar con alguien mas pendejo que ella, o asi ella lo llamaba, ¿Y si realmente era feliz y ella no lo sabia?, nunca sintio la felizidad real o nunca la supo reconocer, ella no lo sabia, solo sabia que no sabia nada pero juraba saber mas que aquellos que dicen saberlo todo, y sabia que durante los momentos obscuron es cuando se tenia que centrar en ver la luz, pero nunca vio ni el mas minimo rayo, o ella era muy lenta, o la luz obscuridad muy rapida, no lo sabia, y puede que muera sin saberlo.



ManamiOkuda

#6141 en Otros
#2306 en Relatos cortos
#1197 en Ciencia ficción

En el texto hay: sentimientos, amor, todos los generos

Editado: 06.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar