Cuentos con Todo

Tamaño de fuente: - +

Reporte

El doctor Imanuel estaba trabajando en una medicina experimental, cada que tenia un rato libre, incluso en sus dias libres, se metia al laboratorio del hospital y comenzaba a mezclar quimicos, hasta que un dia lo consiguio, no sabia que habia hecho, pero era estable, no era toxico, pero aun asi no sabia que habia creado, tomo su grabadora donde grababa sus notas y comenzo a hablar.

-Aqui el doctor Imanuel, consegui hacer un quimico o droga, que no es toxica al cuerpo, pero no se lo que es, lo pondre en la seccion de medicamentos experimentales para que otros lo prueben, espero no cargarme a ningun cristiano, pero antes, yo tomare una pildora, fin de la grabacion-

Hizo almenos unas cinco cajas con quince pildoras cada una, pagaria el hospital, el no se preocuparia por ello.
Paso una semana y Imanuel no tenia noticias sobre la medicina, ahora informaria sobre sus pacientes a su jefa.

-Doctora Aina, mi paciente salio de la radioterapia- dijo entrando a la oficina de la doctora Aina.

-Bien, ¿Cual es su progreso?-

-Solo dos cesiones más y estara aliviada, pero propongo mas estudios para asegurarnos que no quede nada del tumor-

-Esta bien, firmare los papeles-

-Espera, te noto rara, ¿Estas bien?-

-Me siento un poco mariada, estoy bien-

-Deberias dejar que un doctor te revise, espera, yo soy doctor-

-Eres un medico nuclear, no un doctor-

-Bueno, doctor es como coloquialmente se les llama a los medicos, nucleares o no- 

-¿Y tu bata?-

-Trabajaba en el laboratrio y le callo acido, me la quite y le heche agua, se prendio y toda la habitacion se lleno de humo, se encendieron los roceadores y la bata ardio hasta que se volvio cenizas-

-Estas muy seco para esa historia-

-Aleluya que en mi casillero tengo ropa de repuesto-

-Bueno, por no cumplir con el uniforme te descontare-

-Bueno, que mal dia, espera, ¿Por que no me miras a los ojos?-

-Sera el dia completo-

-Hey mirame- dijo y chasqueo los dedos

Imanuel corrio al escritorio de Aina, saco su lampara en forma de cubo 3x1x1 y la encendio, la puso en el ojo de Aina, su pupila estaba muy dilatada, sus orejas muy rojas y parecia tener temperatura, rapidamente Imanuel hecho un vistaso al escritorio de la doctora Aina: una taza, un bote de lapizes, hojas en limpio, y formatos de reporte de medicamentos experimentales.

-¿Tomaste mi medicina?-

-¿Acaso importa?, me siento mal-

Imanuel tomo en sus brazos a Aina, y al cargarla, noto que estaba exitada y muy mojada, asi que la tapo con la bata y la llevo al auto, al subirla y arrancar, Aina gimio un poco por sentir la vibracion del carro.

-Me pregunto que tiene spara estar haci-

-Eso no importa, solo llevame a casa-

Imanuel congujo hasta la casa d eAina, paro el coche y se bajo para poder cargar a Aina y llevarla hasta dentro, la recosto en el sillon y le quito la bata.

-Bien, creo que te preparare algo de cenar, que sea algo frio para que te calmes un poco-

-Quiero que vengas aqui y me desvistas-

-Eso no pasara-

-Hazlo o te despido-

-Esta bien, pero solo te desvestire-

Imanuel fue al sillon y comenzo a desvestir a Aina.

-Mira, tiene sun lunar debajo del pecho izquierdo, es muy mono-

-Es vergonzoso pero me gusta-

Imanuel siguio desvistiendo a Aina, y solo la dejo en lenceria.

-Bien, he terminado, preparare un frappe-

-Quitame la lenceria, no estoy comoda asi-

-Eso no pasara, ahora preparare el frappe-

Imanuel fue a la cocina y saco la licuadora, lavo sus manos y el vaso tambien, saco hielo del congelador y lo puso en al licuadora, saco el cafe y hecho en la licuadora cinco cucharadas, tomo la leche y la virtio en la licuadora, puso la tapa y molio todo unos minutos, regreso la vista al sillon y Aina ya estaba desnuda, Imanuel queria seguir viendo, al final, era hombre, pero controlo sus impulsos y volteo la mirada a la licuadora que ya parecia haber molido y revuelto todo, paro el motor y vertio el contenido en vasos grandes de vidrio, los tomo y los llevo con Aina.

-Uno para ti y uno para mi-

-¿Le pusiste azucar?-

-No, y no te quejes si esta muy amargo-

Aina dio un trago a la bebida, y puso una cara de amargura, pero siguio tomando, algo del liquido se colo por sus labios y cayo en su cuerpo desnudo, Imanuel queria ver, pero se concentro en el amargo del cafe, era realmente muy amargo, penso que tal vez se habia pasado con el cafe, regreso la mirada a Aina y noto el hielo molido derritiendose en su cuerpo.

-Traere una servilleta- dijo y se levanto poniendo el vaso de vidrio en al mesa del comedor

Aina tiro de la camisa de Imanuel y le levanto la cara.

-¿Que quieres?-

-Besame-

-¿Me lo dices como jefa o como amiga?-

-Besame- dijo insistente

Imanuel no es de los que se andan con juegos, por algo tomo su propia droga sin saber que efectos tendria, tomo por los laterales la cara de Aina y se acerco a ella y la beso, sus labios estaban frios y eran amargos y dulces al mismo tiempo, el beso duro unos segundos y Imanuel se separo de Aina, esta estaba sonrojada, tomo por el cuello a Imanuel y lo volvio a besar, Imanuel no se resistio, esta vez el beso duro algo mas de unos segundos, y cuando menos se lo espero, Imanuel ya estaba debajo de Aina.

-Ahora disfrutare de ti-

-Ni hablar-

Imanuel se levanto y abrazo a Aina, cambiando los lugares, ahora Imanuel estaba arriba de Aina.

-Eres tan bella-

-¿Lo soy?-

-Recuerdas cuando te dije que serias la mas bella en mucho tiempo, lo sigues siendo-



ManamiOkuda

#6245 en Otros
#2343 en Relatos cortos
#1208 en Ciencia ficción

En el texto hay: sentimientos, amor, todos los generos

Editado: 21.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar