Cuentos con Todo

Tamaño de fuente: - +

Tu eres

Kana caminaba por la facultad, la clase se había acabado antes de lo que debería, pero quería esperar a que saliera el transporte escolar, Kana miro su reloj y vio que tenia una hora antes de que saliera el siguiente camión de la universidad, así que decidió ir a cafetería a comer algo, pidió una milanesa empanizada con espagueti, y mientras esperaba busco un lugar, era tarde, no había muchos alumnos, pero logro reconocer a Iván sentado en la mesa de la esquina.

-Hola Iván-

Iván dejo su libro y al ver a Kana se asombró.

-Hola Kana, ¿Qué haces aquí?-

-Aquí estudio, ¿y tu?, ¿Que no se terminaron tus clases hace cuatro horas?-

-¿Qué?-

Iván asustado subió la manga de su camisa y miro su reloj, después busco en su mochila su celular y al encenderlo y confirmar la hora se asusto.

-¿Estas bien?, ¿Qué paso?- dijo Kana sentándose a un lado de Iván.

-Me encerré en biblioteca a estudiar, y no quería que me fastidiara nada, así que deje mi celular afuera en la mochila, y nunca mire mi reloj, se me pasaron las horas como si nada-

-¿Y que tiene eso de malo?-

-No creo que lo tenga, solo que ya es tarde, y debería estar en casa, creo que me quedare en mi apartamento hasta el viernes-

-Ósea que hoy querías ir a casa y se te hizo tarde, ¿Qué te paso?, ¿No eras alérgico a la biblioteca?-

-Bueno, una profesora me hizo de enojar bastante, lleno de rabia, entre a biblioteca, tome libros al azar y comencé a deducir formulas, me dio hambre y estoy aquí, y tome una pastilla para la alergia, así que puede que me afecte en unas horas más-

La orden de Kana se voceo y esta se levantó para recoger su comida, regreso a la mesa e Iván ya parecía estar bien, comía tranquilo pero no leía su libro.

-¿Y cómo te ha ido?-

-Bueno, tengo problemas con una profesora porque piensa que soy un maldito inútil, pero por lo demás, estoy muy bien, ¿Cómo estás tú?-

-También estoy bien, solo que a diferencia tuya no tengo problemas ni con mis compañeros ni con los profesores, pero estoy cansada de viajar todos los días-

-De lo único que estoy cansado es de los que hacen drama y se complican la vida solos-

Las luces de la cafetería se apagaron y dos segundos después un estruendo sonó, había caído un trueno bastante cerca.

-Cayo a medio kilometro, puede que las instalaciones eléctricas hayan sufrido daños, lo cual explicaría la falta de luz-

-Bueno, espero llegar a mi casa-

Una fuerte lluvia empezó a caer, se veía el granizo en el pasto, en poco tiempo la lluvia se hizo más fuerte, Kana se veía preocupada pero Iván comía tranquilo.

-Bueno, será un camino difícil-

-Si quieres llegar a casa a salvo, tendrías que tener una capa impermeable que te cubra bien, y más parte, un lugar donde secar esa capa, o llegarías muy mojada a medio camino y te resfriarías, o te puedes quedar en mi apartamento y mañana estar bien-

Kana sabía lo que oía, si Iván estuvo estudiando mucho tiempo, está cansado mentalmente, así que no razona muy bien lo que dice y tiende a pensar mucho en voz alta, no se preocuparía por ello.

-No, no tengo ropa así que me iré a casa-

Los dos no dijeron nada más, terminaron de comer tranquilamente, y antes de salir de la cafetería, Iván saco de su mochila un paraguas, lo extendió y tomo a Kana del brazo y salieron los dos juntos caminando debajo de la lluvia.

Llegaron a la parada de los camiones de la uní pero en mucho tiempo no paso uno solo, ya era tarde y empezaba a obscurecer.

-Bueno, yo me iré a mi apartamento en un bus local, ¿Segura que no quieres venir?-

Kana sabía que Iván no era capaz de hacer nada malo con ella, así que no habría problema con eso, pero el problema radicaba en si su madre estaría de acuerdo.

-No, tomare el bus local para que me deje en la base de taxis, entonces tomare uno a la terminal y de ahí a mi casa-

-Está bien-

Los dos esperaron el bus local y subieron, había pocos pasajeros y la lluvia no paraba, el camión tomo un rumbo distinto, y se paró en seco.

-Bien pasajeros, me han informado que no podemos ir mas haya ya que está inundado el puente, y no hay manera de pasar, hasta aquí llego-

Todos se bajaron, Iván volvió a extender su paraguas y ahora tomo de la mano a Kana y caminaron los dos juntos.

-¿Ahora que hare?-

-Quedarte conmigo, no tienes de otra, el puente está inundado, no hay otro camino-

-Bien, esta vez tú ganas-

Los dos caminaron rápidamente al apartamento, Iván abrió y entraron los dos, aunque el paraguas los cubría, el viento les hizo mojarse bastante, Iván se quitó los tenis y la playera.

-¿Oye que haces?-

-Bueno, si no me quito la ropa húmeda y me ducho, me enfermare, y no quiero eso, deberías de hacer lo mismo, serás la primera en usar el baño-

Iván se quitó la playera y entro al baño para ver si había agua caliente, mientras, Kana se quitó su blusa y los tenis, escucho la regadera y un quejido de Iván.



ManamiOkuda

#6177 en Otros
#2315 en Relatos cortos
#1214 en Ciencia ficción

En el texto hay: sentimientos, amor, todos los generos

Editado: 15.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar