Cuentos cortos

Tamaño de fuente: - +

La bruja

Había una vez una hermosa y amable bruja que vivía en el bosque. Un día un príncipe se perdió en el bosque cuando de entre los arbustos salió un zorro de nueve colas y la dijo

--Príncipe tenga cuidado, en este bosque hay una bruja que se ve tierna y amigable, pero en realidad es malvado y suele absorber la juventud de todo ser vivo

--Ya escuché sobre esa bruja, escuché que es muy amble y bonita,además dicen que ayuda a la gente que se pierde en el bosque. Yo vine a este bosque con la intención de perderme y cuando la conozca le pediré matrimonio, es lo más conveniente para mi reino 

Luego el zorro se escondió en los arbustos, el príncipe era muy  mimado y no le gustaba que nadie le dijera que hacer así que decidió seguir al zorro, cundo lo encontró lo atrapó y le cortó las piernas, luego le dijo.

--Si no te vas ahora mismo te mataré

Parecía que ese era el final del zorro pero apareció su amigo y se lo llevó pero antes le dijo

--Nos las pagarás, ya verás

El príncipe no les hizo caso y siguió caminando, a lo lejos pudo divisar una cabaña y corrió hacia ella para pedir ayuda, cuando llegó pudo ver que la puerta estaba abierta y adentro todo estaba destrozado, así que decidió entrar, dentro pudo ver que ahí se había desarrollado una pelea.

Cuando entró a una de las habitaciones pudo ver ahí a la bruja recostada en la cama

--Vaya, es tan hermosa como la describieron, creo que está dormida; si ese es el caso la despertaré con un beso

Se acercó poco a poco a su rostro, cuando sus labios se estaban por rozarse se oyó una voz áspera

--¿En serio? No creerás que la despertaras con "Un beso de amor" ¿Cierto?--Era el amigo del zorro

--¿Que tiene de malo eso?--El zorro estalló en carcajadas

--¿Que tiene de malo eso?-- El zorro hizo una imitación de su voz--Primero eso no existe, segundo ella está muerta y tercero ...

--¿Ella está muerta?

--Así es, yo la maté--Se rió--Maté a tu futura esposa; como decía tercero aunque la despertaras no serviría de nada porque tú también morirás--El príncipe se sorprendió--Todo esto era una trampa, ¡Ahora!

De la nada aparecieron un montón de zorros y atacaron al príncipe, el príncipe trató defenderse con todas sus fuerzas pero al final pereció; los zorros mataron al príncipe y se fueron.

Después de un rato la bruja despertó y observó como estaba su cuarto, luego vio al príncipe muerto en el piso; recordó que es lo que había pasado cuando ella estaba inconsciente y decidió revivir al príncipe.

Preparó una pócima hecha con plantas de su jardín, cuando ya tuvo todo listo roció al príncipe con la pócima y comenzó a recitar el conjuro

"Entes del más allá enseñen el camino a esta joven alma, obedezcan a mis pensamientos y tráiganla de vuelta"

Inmediatamente el príncipe despertó, miró a su alrededor y vió a la bruja

--T tú, es es tabas muerta, y yo también ¿Qué pasó?

--Yo soy inmortal hace rato solo estaba dormida recuperandome de mi muerte

--¿Y yo?

--Yo te reviví, por algo soy una bruja

--Es cierto--Recordó a que había ido al bosque--Hermos bruja, ¿Me darías el honor de ser mi esposa? Si quieres tomate tu tiempo, sé que recién nos conocemos y esto es algo apresurado pero...

--No--La bruja se levantó y comenzó a caminar

--¡¿Qué?! ¡¿Por qué?! Ni siquiera lo pensaste--El príncipe comenzó a seguirla

--Ya dije que no--Se paró--Tenemos que buscar a esos zorros

--Por favor dí que sí

--No hay tiempo, ¿Sabes pelear?

--¿Qué?, Sí

--¿Con espada o arco?

--¿Eso que tiene que ver con mi propuesta?

-- Espada o arco

--No te responderé si no me dices que sí

--Está bien, será espada

"Almas esclavas aparezcan ante mí, guienme hacia la victoria y os prometo que os liberaré de su castigo"

--¿Qué fue eso?--Aparecieron un arco y una espada

--Toma--La bruja le entregó la espada y siguió caminando--Hace tiempo hubo unos seres que querían matarme para obtener mi reino, al final los derroté y a cambio de que no los destruyera completamente me dijeron que me servirían y cuando sea necesario tomarían forma de armas

Después de un largo tiempo caminando encontraron a los zorros, pelearon mucho y al final la bruja y el príncipe ganaron.

--Ahora los aniquilaré--gritó el príncipe a punto de cortarles la cabeza

--¡No!--El príncipe se detuvo sorprendido--Todos merecen una oportunidad--Miró a los zorros--Incluso ellos

--¿Les perdonarás la vida?

--No, morirán ahora ese será su castigo, pero su alma reencarnará en cinco años



Emma Portillo

Editado: 04.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar