Cuentos cortos de muerte

Tamaño de fuente: - +

2da parte historia 1

Buenos días me dijo ella, buenos días le contesté, como todos los días nos levantamos juntos y ella me prepara el desayuno mientras me cambio, para otro día de trabajo, odio ese trabajo pero es el que trae el dinero, a esta casa. 
Saludo a mi hermosa esposa y me marcho. 
Camino hasta la parada de colectivo, llega tarde. Entonces llegó tarde al trabajo, Para colmo el jefe está de mal humor y el café frío. 
Tengo pilas de papeles que entregar, además tengo una secretaria hermosa que no se niega a nada, cuando digo a nada es a nada. 
Más de una ves estuve en intimidad con ella. Pero sólo porque mi mujer ya está distinta no es como antes. 
Cuando veo a sus ojos ese brillo que tenía cuando me enamoré de ella ya no está. 
Siempre era una sorpresa llegar a casa, cocinaba maravillas y todas las noches era pura pasión, Pero todo como llega se acaba. 
Antes de salir del trabajo, me escapo con la secretaria al auto y luego voy para mi hogar. 
Como siempre nadie me recibe en la puerta . 
Hay comida en el fuego y mi nena está durmiendo antes de comer, no la despierto y busco a mi mujer, la habitación está vacía lo que es raro siempre la encuentro acostada sin hacer nada. 
La busco en el patio capas está como antes leyendo un libro con un café caliente como a ella le gusta, siempre que hacia eso se olvida del café y cuando se acuerda ya está frío. 
Pero no hay nadie. 
Miro al árbol y hay está el amor de mi vida. 
Con una soga al cuello, sin vida. 
Entró corriendo a mi casa y llamo a la ambulancia y policías, al llegar les muestro lo sucedido y empiezan a buscar alguna razón por la que hizo lo que hizo. 
Encuentran una carta diciendo que se murió por estar y sentirse sola. 
Pero sabemos que el culpable fui yo por no haberme dado cuenta como el brillo de su mirada se extinguía día a día. 
Antes la recibía con flores, chocolates y un beso tierno. 
De apoco deje de hacerlo,sólo porque pensé que no le molestaría y ahora le tendré que llevar flores pero ya no las podrá ver.

 



Mirella Retamozo

Editado: 22.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar