Cuentos cortos para el café

Tamaño de fuente: - +

La peor boda de la historia

Elsa movía el pie derecho rápidamente mientras esperaba sentada en la sala con nerviosismo. Pues la maquillista debía haber llegado una hora atrás, así que la paciencia de la novia estaba llegando al límite. Levantó los ojos hacia arriba con temor al pensar que llegaría al altar tan desarreglada como estaba en ese momento.

Por su frente pasó su madre, Milky, que estaba moviéndose de un lado a otro. Preparando varios de los detalles que debían estar listos una semana atrás, pero por motivo de la procrastinación, los había dejado para última hora.

El papá, Nicolás, se había impancientado mucho más que Elsa y salió todo sudado a buscar a la maquillista. El pobre hombre ni se había bañado debido a los quehaceres que comenzaron a salir a la luz desde que cantó el primer gallo.

El hermano menor de Elsa, llamado Ricky, había sido olvidado por su familia en apuros. Y estaba jugando despreocupadamente con el vecino Matías. Sin embargo, el niño de siete años se percató de la llegada de su padre con la tan aclamada maquillista. Y luego de media hora más de jugueteos y corridas, volvió a escuchar el sonido del auto, pero esta vez se alejó, y en su casa comenzó un silencio entrañable.

El asustado niño se le perdió de vista a Matías, y este, pensando que estaba escondiéndose, lo buscó en la casa durante un buen rato. Hasta que se hartó y le dijo inocentemente a su madre que no encontraba el escondite.

La mamá de Matías, quien no había sido invitada a la boda, ignoró la desaparición de Ricky y continuó en sus labores de cocina. Pero al rato se dio cuenta de que Matías se había sentado aburrido en el sofá. Así que decidió hacer una llamada...

En la iglesia, pasado el tiempo, los novios estaban en el altar. Elsa de alguna manera se veía resplandeciente. Los invitados la miraban con ojos de ternura y el novio se había quedado anonadado ante la belleza de quien sería su esposa en unos minutos. El ambiente era fresco y todo el mundo era feliz hasta que Milky, la madre de la novia, recibió una llamada.

De un instante a otro Milky se alarmó y dio un grito que alertó a todo el que estaba ahí. Llorando mucho y con la boca temblorosa, logró mencionar que su hijo había desaparecido. Acto seguido Nicolás se apoderó de la situación y pidió que llamen a emergencias. Las personas comenzaron a murmurar y a hacer desorden y la boda tuvo que pararse indefinidamente.

Elsa, la novia, se quedó en estado de shock, por lo que no reaccionaba ante las personas que la habían rodeado para consolarla. Pues su soñada boda se arruinó justo por la mala noticia de la desaparición de su hermano, peor no podría ser, o al menos eso creía.

Al entrar la noche, llegó un equipo de policías a la iglesia y dijeron que estaban buscando al niño por todo el vecindario. Y mientras lo hacían, se encargaron de mantener a las personas del lugar en calma.

El oficial encargado del equipo, recibió una llamada y, por un instante, sintió miedo al oír la noticia, pero después se relajó y buscó la manera oportuna de contársela a la familia: Ricky había sido atropellado.

En el hospital más cercano que había en la ciudad, a las diez de la noche, se encontraba Ricky con un pie enyesado. Por el momento no era tan grave, pero el niño no podría caminar durante un tiempo.

Las familias de los novios y los vecinos llegaron al cuarto en donde estaba el niño, y Elsa entró con su ancho vestido blanco, haciendo que Ricky se pusiera feliz. Luego ambos hermanos lloraron y se abrazaron como pudieron. Ricky se disculpó con lágrimas en los ojos, diciendo que por su culpa la boda había sido dañada. Pero Elsa al secarle las lágrimas le dijo que la vida de su hermanito valía mil veces más que una boda. Pues el evento podía posponerse para otro día.

Acto seguido, el novio, Milky, Nicolás y Matías entraron a la habitación para hacer un abrazo grupal. Obviamente la enfermera de turno tuvo que intervenir para que no haya otro accidente en el proceso, pero eso no evitó la felicidad y el alivio que sintieron todos en ese momento. Y en ese instante, el grupo de personas que estaba mirando desde fuera se unieron para dar unos grandes aplausos.



Hipnotizador

#6043 en Otros
#2266 en Relatos cortos

En el texto hay: cuento corto, drama, relatocorto

Editado: 01.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar