Culpable hasta que se demuestre lo contrario

Tamaño de fuente: - +

Capitulo II

— ¡¿Qué!?
Es lo único que logro articular, todos se me quedan mirando y están murmurando, cuando Ian va a hablar llega el profesor, tengo que entrar a la cátedra, pero no creo que pueda prestar atención con esta nueva noticia

— Sera mejor que entres a tu clase, por ahora no te preocupes, nos vemos en el restaurante a la hora del almuerzo, tengo una idea para ayudarte
Dijo mientras nos acercábamos a la puerta

— Espera
Le digo antes de que se valla

— All entra a tu clase no te preocupes ¿si?, nos vemos luego
Me dice mientras se va por el pasillo veo que saca su celular y luego lo pierdo de vista, esto me ha dejado preocupada no veo como piensa ayudarme, él no es abogado o algo así, sin embargo, es muy amable de su parte tratar de ayudarme

— ¿Va a entrar o no?
Dice el profesor sacándome de mis pensamientos, estaba parada en medio de la puerta, entro, y entre los demás estudiantes distingo a John, tomo asiento a su lado

—  Hey, ¿qué pasó, allison? 
Me dice mientras el profesor cierra la puerta para empezar

— Hola, no, no es ... nada
No quería dar explicaciones, tengo que buscar la forma de demostrar que soy inocente, no puedo ir a la cárcel, no de nuevo

— Digamos que te creo, por ahora
Dice John pero no le presto atención, cierro los ojos y revivo los recuerdos de esa tarde, estábamos viendo una maratón de películas cuando Emily se desmayó, estuve llamando al hospital pero nadie me contestaba, le empecé a hacer terapias como me habían enseñado y salí con ella a la calle, recuperó el conocimiento luego de un momento, *no.. me.. dejes.. morir.. al * sus palabras retumbaron en mi mente, estaba tan débil, su voz la sentía tan real en mis recuerdos que no me di cuenta cuando unas lágrimas rebeldes rodaron por mi mejilla, y después no pararon, luego los recuerdos son muy borrosos, ese señor ayudándome a subir con ella a ese vehículo, una calle que desconozco y luego solo un sonido muy fuerte, le había fallado, cuando mis padres murieron le prometí que no la dejaría sola, que no dejaría que esa enfermedad acabara con ella, y efectivamente no fue la enfermedad la que acabó con ella, fue ese maldito accidente, si hubiéramos llegado al hospital ella estaría viva, al día siguiente llamaron para avisar que habían encontrado un corazón y que todo estaba estaba listo para hacer el trasplante, pero ya era muy tarde, ella había muerto, y si no hago algo pronto voy a perder lo poco que me ha quedado, no soportaría pasar el resto de mi vida en una cárcel, no con el recuerdo permanente de que ella podría estar viva, no como una asesina cuando no lo soy, limpio mis lágrimas y trato de prestar atención, lo que menos necesitaba en este momento era descuidar mis estudios, la carrera de medicina es bastante dura y aunque esta semana han estado suaves las clases no puedo descuidarme, tomo mi libreta para tomar algunos apuntes y sin darme cuenta escribo 793 en toda la hoja, no se de donde ha venido eso, arranco la hoja y la guardo en mi bolso.

Tomé apuntes de todo lo que el profesor explicó pero no tengo ni la menor idea de lo que escribí, estuve demasiado desconcentrada, apenas se acaba la clase salgo directo al restaurante, escucho que John me llama pero no me volteo, no quiero ser grosera pero necesito comer algo, además de que quiero preguntarle a Ian si conoce a algún abogado, cuando llego distingo a Ian en una de las mesas cerca a la ventana, voy hacia allá

— Hola Ian
Le digo mientras me siento, el me queda mirando un poco

— ¿Estuviste llorando?
Dice mas como una afirmación que como una pregunta, bajo un poco la mirada, odio verme débil, hace mucho tiempo no me permitía llorar, pero hoy perdí el control no puedo volver a perderlo

Tienes derecho a llorar, eso no es señal de debilidad

Dice mi conciencia, un poco poético, pero no quiero que las personas me vean con lastima

— Yo... estuve recordando un poco a mi hermana
Dije mirándolo nuevamente no iba a perder la compostura, él abre la boca para contentar pero me entra una llamada hace un gesto indicándome que conteste, me levanto y contesto

— bueno

— Con algún familiar de Emily Smith
Dice una mujer con un acento un poco extraño, me quedo un tanto sorprendida al escuchar el nombre de mi hermana

— Sí, soy su hermana, Allison, disculpe ¿con quién hablo?

— Estamos llamando de Universal Studios, la señorita Emily hace unos meses nos envió el guión de una película, a la productora le gusto y quieren hacerla, hemos estado llamándola al contacto que nos dio pero dice que esta fuera de servicio por eso la estamos llamando a usted
Me quedo estática, sabia que Emily tenia una idea para una película y que estaba trabajando en un guión pero no sabia que lo había logrado enviar a Universal, ella estaría muy feliz con esta noticia

— ¿Quieren hacer la película de Emily?

— Sí, ¿nos podría poner en contacto con ella?

— Es que ella, ella murió

— Lo siento mucho, ¿cómo fue que eso pasó?

— En un accidente hace 6 meses, pero a ella le hubiese encantado que llevaran su idea a la pantalla grande, ¿existe alguna posibilidad de que la realicen, aun después de lo que pasó?



La luz de la noche

Editado: 04.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar