♰cupido♰

Tamaño de fuente: - +

♰ Capitulo#2 ♰

✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠✠

Es mi cumpleaños número 16.

Pero desde las cinco de la mañana no me he sentido muy bien, me siento muy mareada y confundida, algo no está bien en mí.

Me recojo el cabello en una coleta alta y luego me coloco el gran lazo negro, me aferro al lavadero respirando con profundidad para que mis pulmones se llenen de aire. Abro el espejo tomando el inhalador, no tengo asma ni nada, pero hay veces en el que pierdo el aliento, como esta, y lo necesito.

Inhalo fuerte por la boca recuperando un poco la respiración. Tomo la chaqueta negra de cuero y luego me cuelgo la mochila para ir al desayuno familiar.

-¡Feliz cumpleaños, pequeño Ángel! – grita Alex, mi hermano mayor y mi mejor, mejor amigo en la vida. – Felicidades a ti, mi pequeño monstruo. – besa mi mejilla varias beses – Te amo, te amo, eres la luz de mi vida. – vuelve a besarme la mejilla. – No te vi ayer en todo el día. ¿Te sientes bien?

-Si, ya sabes, los dieciséis años. – Le digo mientras sonrió – Gracias por tus cálidas felicitaciones.

-Tengo algo para ti. – el abre una caja. Tiene una cadena plateada con una piedra roja en forma de gota de sangre. – Dicen que es de vampiro, y no solo eso. – sonrió ampliamente mientras tomo la cajita.

-¡No jodas, Alex! – Lo abrazo con fuerza mientras doy brincos - ¿! Donde lo conseguiste!? Dios no puedo creerlo. Te amo, te amo. – sujeto el collar con las manos temblorosas. – No puedo creerlo, es el collar de Elena y el anillo de Damon, hermano, esto es una reliquia para mí. ¡Gracias!

Corro escalera arriba para guardar mi preciado regalo de cumpleaños, cosas como estas no se pueden usar en la escuela, seria mucha envidia, así que en mi caja fuerte estarán a salvo.

Me coloco el collar de piedra roja y vuelvo a bajar las escaleras.

Suspiro profundo ante el sutil dolor que siento en mi pecho, retrocedo un poco llevando mi mano para dar un ligero masaje, me dejo caer sentada en el escalón, la visión empieza a nublarse y siento como mi alma se desprende de mi cuerpo. He perdido el control de mi cuerpo, ahora puedo ver el techo dar vueltas pero no respirar, tampoco puedo moverme.

Esto es así: A los cinco años empecé a hablar sobre algo, yo era una mujer que vivía en una casa rustica, tejía mucho. Los resultados fueron que una vieja alma había reencarnado en mí, y que cuando creciera aquello se me olvidaría. A los diez años no es normal que tengamos un amigo imaginario, pero yo no tenía un amigo imaginario, tenía algunos y todos eran mujeres. Empezaron las visiones, los desmayos, los ataques de ansias, las incontables noches sin dormir. Hasta que llego el día; una niña de once años encerrada en cuatro paredes con cámaras vigilando las 24 horas, medicamento cada dos horas, literalmente permanecía drogada todo el día. Estaba en mí, ni las drogas, ni las sesiones, nada, era yo, mi cabeza y mi alma. Reproducía imágenes que jamás había visto, y palabras que no conocía a mi corta edad. Para los catorce ya había probado todo tipo de medicamente, probablemente fui la niña más drogada del hospital, pero era libre. Al volver a casa entendí como llevar este estilo de vida, me canse de decirles todo a mis padres, así que empecé a guardarlo todo y fingir que estaba bien. Mentiras se volvió en mi nueva mejor amiga.

-¡Allie! ¡Allie! – Alex me sujeta dejando mi cabeza recostada en su regazo. - ¡Dios no me hagas esto! – dice mientras aplasta mi cabello arruinando mi peinado. – Tus pupilas….¿estás bien?

-Sí, sí. – miento mientras me incorporo despacio sintiendo el dolor en mi pecho. ¿Alguna vez alguien les han golpeado el pecho? ¿No? Pueden presionar su pulgar en el centro del pecho por unos segundos, y ese pequeño dolor multiplíquenlo por un puñetazo con una manopla, y adicional agréguenle fuego. – Arruinaste…

-Sigues teniendo las visiones. – aprieto mis dientes y miro hacia el umbral de la cocina donde mi tía me mira con la mano en su pecho. – Alma…¿Sigues teniendo visiones?

-¡No! ¡Resbale y caí! ¡Una chica no puede estar emocionada en su cumpleaños y caer por las escaleras! -  sonrió hacia mi tía - ¿Desayuno especial?

-¡Desayuno Especial mi pequeño ángel! – ella me abraza – Feliz cumpleaños, Alma. Estoy muy orgullosa de ti, de cómo te has superado, te amo, mucho, mucho, mucho, y me tendrás un largo tiempo repitiéndotelo y cuidando de ti.

-Eres la mejor madre que tengo. – Beso su mejilla – Gracias por cuidarme, aunque no era tu responsabilidad.

-Es un gran placer ser tu Tía/ madre. – Ella se quita las lágrimas - ¡Hora del desayuno especial!



@OdalysKing

Editado: 12.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar