Cupido Otra Vez

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 27

—Eros y Anteros han estado enemistados toda la vida —declaró Adrian. 

—Eso ya lo sé, solo quiero que alguien me explique qué sucedió en la biblioteca —exigí. 

Luego de que Eros no fuera capaz de decir una palabra coherente y lógica que explicara una situación tan extraña e irracional, decidí recurrir a la única persona capaz de ponerle orden a las locuras de los dioses.   Sin embargo, llevaba media hora repitiendo lo mismo que pude haber averiguado en cualquier libro de mitología. 

—Ambos se la pasan peleando —dijo. 

—¿Y qué más? —Insistí. 

Adrian suspiró pesadamente, agotado ante mis preguntas. 

—De acuerdo, mira.  La humanidad muchas veces es arrogante intentando comprender el mundo de los dioses y otorgándole significaciones basadas en sus propios intereses, para justificar sus acciones o manipular a otros a su antojo. Sin embargo, particularmente los griegos son muy dependientes de su culto, un dios olvidado pierde su fuerza, mientras que otro que es constantemente adorado, es más poderoso.   Como siempre, los hombres y mujeres somos quienes damos poder a nuestros aliados y enemigos, como a quienes están por encima de nosotros o nos gobiernan.   A pesar de los siglos, el panteón sigue siendo muy recordado, y nadie duda en consagrar San Valentin a Eros-Cupido o la sabiduría a Atenea. 

Asentí, instándolo a continuar. 

—Ahora, el amor, la relación de los humanos con los demás mortales y los inmortales es una fuerza primigenia, por eso Eros nació en el origen de todo, como personificación del amor. Sin embargo, incluso Zeus temía de su poder y el mal que podía provocar, siendo derrotado por él, pero ya que su existencia era inmortal, volvió a la vida.  Cuando los romanos robaron la cultura griega, convirtieron su figura en un bebé al que bautizaron como Cupido, naciendo de las entrañas de Afrodita, a quien llamaron Venus.  Ella, demostrando su inteligencia e instinto maternal, escondió a su hijo para que nadie pudiera lastimarlo hasta obtener la amnistía para él.  No obstante, conforme pasaba el tiempo descubrió que su hijo no daba señas de crecer y pasaba las tardes jugando travesuras.  Increpó a Temis y ésta le  explicó que el amor no puede crecer sin pasión, por lo que Afrodita volvió con Ares y engendró a Anteros, dios del amor correspondido.  

»Eros crecía en compañía de su hermano, pese a la rivalidad entre ambos.  Se enfrentaron en varias ocasiones, Anteros fue derrotado tantas veces, que se autodenominó el vengador del amor no correspondido, para hacer frente a las travesuras de su hermano, hasta que, finalmente, una noche, Eros, cansado de luchar y buscando una solución definitiva a su problema, le arrancó el corazón. 

Di un grito ahogado, conmocionada. 

—¿Es una broma? —pregunté. 

—No, y cuando se lo quita, vuelve a su forma infantil. 

Recordé la mañana en que lo había conocido por primera vez, me había deslumbrado por su encanto, pero luego, cuando le pedí pruebas de lo que era, recordaba haberlo visto quitarse un extraño collar, con lo que decreció inmediatamente. 

—Imposible –musité, consciente que el mundo de los dioses todo era posible. 

—Básicamente, el dios del amor correspondido es un motociclista frustrado sin corazón.  Eso explica mucho de por qué el mundo está como está —concluyó Adrian.

—Pero yo creía que Eros era el dios del amor, o eso me hizo creer todo este tiempo —alegué. 

—Sus poderes son más amplios que el resto, sí.  Es el líder de los Erotes y su existencia se arrastra desde el origen del universo —explicó—.  El hecho que sea un niño inmaduro tampoco es muy esperanzador, si me lo preguntas. 

—¿Y entonces? ¿Qué quería Anteros en la biblioteca? 

—Probablemente cerrar un trato, tal y como te dijo.  A alguien le rompieron el corazón adentro y Anteros iba por la venganza o qué se yo.  Es una pena que Eros estuviera adentro, porque dicen que no tiene escrúpulos. —Adrian guardó silencio, fingiendo que intentaba recordar algo—.  ¿Te dije que ya que no tiene corazón? Quiero ser como él. 

—¡Adrian! —exclamé. 

—No niegues que este órgano propulsor de sangre la jode bastante. 

—¡No! —Lo volví a considerar—. Bueno, sí. Pero, ¿qué va a pasar? 

—Probablemente sigan enfrentados por el resto de la eternidad —repuso—.  No intentes intervenir en un conflicto que lleva milenios, Liz. 

Hice una mueca de disgusto, mientras asimilaba toda la información.  La historia de dos hermanos hasta la muerte no era nueva, más bien era una premisa que se venía repitiendo a lo largo de los años, solo que esta vez se trataba de dos dioses consagrados al amor, lo que le añadía un toque digno de novela. 

—Pero por qué Eros no fue capaz de explicarme. 



YamiKriss

#437 en Fantasía
#365 en Joven Adulto

En el texto hay: cupido, amor, mitologia

Editado: 30.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar