Cura de amor

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 6

Una vez más desperté exaltada, eran las doce del mediodía y estaba dispuesta a disfrutar lo que quedaba del sueño, que no sabía si era mucho o poco, y lo que era todavía más importante quería cambiar, quería que papá estuviera orgulloso de mi.

En cuanto me cambié con lo primero que vi en el armario me dirigí a la puerta de entrada, raramente no me crucé con mis abuelos en el camino, sospecho que habrían salido pero no lo sé.

—Hola Liz, necesito que me ayudes —gritó Kate alegremente mientas abría la puerta, casi me mata de un susto.

—Lo siento Kate, hoy no —respondí lo más amablemente que pude mientras cerraba la puerta detrás de mí y me dirigía a la calle.

—Pero necesito que me aconsejes y me digas que ponerme, mañana tengo una cita con Sam —replicó mientras me seguía por la calle.

— ¿Qué Sam? —pregunté distraída sin detenerme.

—Sam, el chico del partido.

—Ah —reí—, debes ser más específica, hay muchos chicos en el mundo.

—Sí, pero no en este pueblo y no son muchos los que se interesan por mí.

—Kate, estoy ocupada ahora ¿sí?, no puedo ayudarte —dije fríamente y seguí mi camino, esta vez no me siguió.

Inmediatamente me encaminé a la casa de papá, sabía que estaba terminando los preparativos para el cumpleaños de la abuela así que pensé en pasar el día con él y ayudarlo hasta la hora de la fiesta.

—Viniste —dijo sonriente al abrir la puerta. Estaba bastante desaliñado, como siempre, le quedaba muy bien ser así, no descuidado sino simple, despreocupado, como recién levantado, le daba un aire infantil.

— ¿Estás decorando?

—Sí, y necesito ayuda. Pasa.

Entré a la casa y definitivamente esa sería una fiesta, había guirnaldas, globos, posters, decoración de papel de colores y sobre las mesas las máscaras que habíamos hecho juntos, después de todo no habían quedado tan mal.

—Son un poco infantiles, ¿no te parece?

—Tal vez, pero son lindas, le van a gustar. ¿Dónde está ahora?

— ¿Mi mamá? —preguntó mientras yo afirmaba con la cabeza— En su club de lectura y papá está trabajando.

— ¿Qué es lo que leen? —pregunté interesada, siempre había querido ir a un club de lectura pero en la ciudad esas cosas no son muy comunes y además que alguien como yo fuera a un sitio de esos iba a ser muy mal visto.

—Bueno, van a una casa diferente cada mes y eligen un libro en común, después debaten acerca de los temas centrales de los libros y pasan el tiempo. A fin de año organizan una feria y venden los libros que leyeron, dan charlas y todos llevan comida. —Sentía como si me lo dijera por primera vez, como si mi madre realmente no supiera en qué consistía todo, lo cual era raro porque al vivir allí debía estar enterada de todo eso.

—Suena divertido, y ¿qué libros leyeron este año? —pregunté mientras me sentaba en el sillón de la sala y él hacía lo mismo.

—Sé que empezaron leyendo "El jardín secreto", aunque mi madre ya lo había leído conmigo cuando era niño, después leyeron "Orgullo y prejuicio", "Jane Eyre", "Como matar a un ruiseñor" y otros como; "Los miserables", y "La naranja mecánica" que es mi favorita.

— Que título extraño, ¿De qué trata? —pregunté interesada y él se sentó más cerca emocionado por contarme, debía de gustarle mucho hablar de esos temas, pensé. Fue entonces que decidí que no importaba si aquello era un sueño, para mí todo era verdad, se sentía real, mi cabeza no podía ser capaz de imaginar tantas cosas, al menos eso creía.

—Es una historia futurista, en un mundo donde los adolescentes recorren los barrios en bandas, como criminales y lastiman a personas, los golpean, violan a mujeres, y roban tiendas. El protagonista de la novela es uno de estos adolescentes, el líder de su banda de amigos, hasta que un día estos, cansados lo traicionan, le tienden una trampa y cae arrestado, pero no pasa mucho tiempo en una cárcel común.

Unos médicos encuentran un nuevo método para programar de cierta forma a los criminales y convertirlos en personas buenas que detestan la violencia, pero necesitan a alguien para experimentar y al final eligen al protagonista. Lo malo de esto es que es una especie de tortura, donde con unas pinzas de metal mantienen abiertos los ojos del criminal mientras se reproduce una película violenta y repugnante, lo medican y hasta parece muerto.



Alaska

#800 en Paranormal
#283 en Mística
#3871 en Fantasía

En el texto hay: amor paternal, muertes

Editado: 16.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar