Dí Que Me Amas

Tamaño de fuente: - +

001

Actualidad

Miraba a través de la ventana del carro de mi padre mientras andábamos por la carretera con destino una vez más al hospital general Sloan. Ya que hemos sido citados por el Dr. Claude de nuevo por mi chequeo mensual acerca de mi diagnóstico de Salud hoy veremos como sigue mi corazón, según nos dijo el Dr. Quizá podíamos meter cupo y solicitar un nuevo transplante, pero yo sinceramente ya deje de hacerme ilusiones con aquello.

-Hija ya llegamos-anuncia Owen, por cierto Owen es mi padre pero nos tenemos una confianza tan grande y el respeto es mutuo es por ello que lo llamó así o a veces el me habla por mi apellido un tanto raro, pero somos muy unidos luego de la muerte de mi madre, creo que aquello nos unió más.

-Señorita Vicenzi me está 
escuchando-habla mi padre.

-¿Ah? ¿Qué? Owen que me decías?

-No me llames Owen señorita, soy tu padre-contesta con una sonrisa burlona.

Y tú deja de llamarme señorita Vicenzi que esa es mi tía no yo-le contesto de la misma manera.

-Sólo te decía que ya llegamos al hospital.-me señala el gran edificio que tengo en frente.

Vaya! Me había olvidado lo grande que era.

Me he fijado-suelto un suspiro y veo que él se da cuenta.

-Tranquila cariño, quizás hayan nuevas y mejores noticias.

Me dispongo, a sólo elevar las comisuras de mis labios y hacer un asentamiento de cabeza, no quiero discutir pero no se que esperar, y sin duda tengo muy malos pensamientos con respecto a ello.

-Bien Cara, aquí estamos.-habla papá, mientras estamos parados en frente de una puerta gris, dando unos golpes en ella procedemos a pasar a la oficina del Doc.

Adelante-
grita una voz en el interior de aquella sala.

¡Buenos dias!  ustedes deben ser Owen Vicenzi y la pequeña Cara Vicenzi ¿no es así?-nos saluda amablemente el doctor Claude.

-Hola doctor, aquí estamos una vez más, a la expectativa de lo que nos tenga que decir.-habla mi padre.

Yo sólo me limitó a dar una sonrisa ladeada hacia el doc.

Bien pues como sabemos el caso de Cara es un poco complicado, y estamos a la espera de un donante, y como bien saben hemos hecho muchas peticiones y aún no hay respuesta alguna...-continúa hablando el doctor, mientras me pongo a observar todo a mi alrededor, me pierdo en mis pensamientos ya que no quiero escuchar decir, !lo lamento no hemos podido buscar un donante!... bien como les seguia diciendo, la situación de Cara es un caso especial, dime Cara ¿cómo te has sentido últimamente?

Siento como mi padre me mueve para que responda a no se que cosa. ¿Disculpe puede repetir lo que dijo?

+Esta bien Cara, pregunté como te has sentido últimamente.-me mira con una sonrisa en su rostro.

Notablemente suspiro y procedo a contestar.
A veces cansada, otras como si fiera una persona normal, ya sabe evitando a toda costa las fuertes emociones!.

-Eres una persona normal Cara-habla mi padre.
Mientras yo sólo le observo en silencio.

Bien, entiendo que te sientas así, son síntomas de aquello y.... 
La frase del Doc queda en el aire ya que es interrumpido por el sonido de la puerta abriéndose.

Por ella pasa un chico de no más de 25 años, alto, con un buen cuerpo y unos ojos de color verde grisáceo, muy guapo a decir verdad, supongo que debe ser un interno, ya que lleva la bata del hospital.
Dejó atrás mis pensamientos y me enfoco en la respuesta del Doc.

-Owen, Cara,  él es Santiago Valverde, mejor dicho el Dr. Santiago Valverde, Santiago ellos son Owen y su hija Cara Vicenzi.

Un gusto conocerlos a ambos.- habla con voz áspera.

Me quedo divagando una vez más en mi mente, ¿doctor? Yo pensé que era un interno, bueno y que más da, de seguro debe ser unos de esos que dicen ¡soy un chico y soy guapo nena!

Vicenzi no le piensas dar la mano al Doc. Valverde- menciona mi padre sacándome de mi trance.

Un placer-contesto agarrando aquella mano que esta estirada hacia mi persona.

El gusto es todo mío-responde él,  estrechando mi mano mirándome a los ojos, de pronto una corriente sacude mi brazo y me dispongo retirar mi mano y mirar hacia otro lado.

Owen, puedo ir a la cafetería por un café.-le pregunto a mi padre con voz fría y con la mirada le digo que luego le explico.

El me mira algo extraño por mi tono de voz pero entiende que algo debió pasar para que yo responda así.-asiente con la cabeza y luego responde- por supuesto Cara, sólo ten cuidado.

Asiento con mi cabeza y le dedico una media sonrisa al Doc y le doy una última mirada a Santiago, el cual me está mirando intensamente.

Sin decir más salgo de allí necesito aclararme, ¿qué demonios sucedió allí dentro?, como es siquiera posible, eso no debería haber pasado, soy consciente de que esa sensación sólo se da con una persona, y ¡no! Me niego rotundamente a que eso pase, no puedo permitirme aquello. Sólo sería un caos además no voy a volver a verle, así que mejor decido pasar por alto aquel percance, pero con una mirada verde grisacea en mi mente.

Al llegar a la cafetería del hospital me dirijo exactamente a escoger mi café favorito mocaccino dark, le doy un sorbo, mmmhh! delicioso sin duda.
Voy hacia una mesa que se encuentra vacía, con vista a la ventana y me siento allí, apartada de la demás gente que se encuentra en la caferia, sola conmigo misma, mientras disfruto con delicadeza mi café, no puedo evitar mirar a través del ventanal que tengo enfrente, pues una hermosa vista se ve reflejada en el exterior de ella, visualizo a toda la gente que camina por las calles, pero sin duda mi vista se queda estancada en una persona, exactamente en dos personas quienes a mi parecer están demasiado cerca, ¿porqué me molesta?, así  que el doctor Valeverde ha tenido novia, vaya que novedad!-resoplo con ganas.

Cara hija, es hora de irnos-habla mi padre, mientras yo dejó de mirar hacia aquellos quienes al parecer se la estaban pasando bien.
Observo a mi padre y le contesto- sólo espera que me termine el café- me llevo el caso hacia mis labios pero siento una gran decepción al notar como mi rico café esta frío.
JODER! Esto sólo me pasa a mi.



Cartty

#1796 en Novela romántica
#139 en Otros
#139 en Acción

En el texto hay: accion, romace y drama, agentes y misiones

Editado: 16.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar