Damary la Pasión de Pineda

Tamaño de fuente: - +

CAPITULOXIII

CAPITULO XIII

Se ha dicho que el amor es un sentimiento, una emoción que se puede experimentar en algún momento de la vida y tenemos ciertos juicios acerca de cómo debería entenderse, sin embargo, el amor no es un rudimento unitario, ni está sujeto a una definición absurda, se debe sentir la libertad de amar a quien rompa diseños, que invente una mejor forma de vida. Si has estado o estás enamorado, sabes de sobra lo que se siente y, aunque no lo puedas expresar con palabras, es un axioma que semánticamente abarca todos los matices y se convierte en un enigma y magia de amor que lo define todo, que no es ponderable, ni es de elección, aparece. La mayoría de las veces el amor nos ha elegido mucho antes, sin siquiera saberlo. Lo difícil vendrá después, cuando ese amor auténtico y puro, elige, y si nos descubre mirando para otro lado o si lo sentimos por alguien que no era nuestro prototipo ¿Cuál sería la respuesta? diría Emperatriz Fuentes, la psicólogo en el curso de Buganvillas y resumía encuentros con la escritora Valeria Sabater.

Entre Gustavo y Damary había nacido un sentimiento inconfesable, aún cuando se mantenía en silla de ruedas y le costaba un poco pronunciar palabras, el movimiento de sus brazos y manos le permitían escribir y ejercitaba sus dedos con tesón.

.-Gustavo, quiero hacerte una propuesta, le diría Damary interrumpiendo la fisioterapia.

.-Es mi deseo que intentes volver a tocar el chelo como una vez lo hiciste. Raúl me ha invitado a Suiza, él quiere hacer un post grado en neurocirugía y yo, quisiera empaparme de la medicina que me ayudó contigo. Es un país neutral que ha legalizado su práctica y en ese interés conocer un poco de la Nueva Medicina Germánica del Dr. Ryke Geerd Hamer.

.-Por favor Damary… por favor… te lo suplico, espera un poco.

Sería la primera vez que Gustavo hilvanaba con palabras una idea completa y en Damary una señal para no irse; presa de la emoción se acercaría a él y lo besaría en los labios, en la frente, en la cabeza que ya mostraba pequeños brotes de cabello, ese, que una vez llegara hasta los hombros y del que hacía gala cuando en los conciertos de Rock movía su cabeza al ritmo desenfrenado de la música que interpretaba y con inflexiones de voz imponía un frenesí a la multitud llevándola al paroxismo.

.- Gustavo, te quiero, te quiero Gustavo. Has hablado con fluidez. No, no me voy todavía a Suiza. Damary sin pensarlo había expresado en viva voz los sentimientos que albergó tanto tiempo y su corazón se aceleraba inexplicablemente, sin poder confesarlo a Raúl.

.-Yo… también te quiero Damary… por dios no sabía que existías… pero lo vi… yo lo vi… balbuceaba Gustavo, esta vez con menos dificultad, pero entre ambos todo estaba dicho.

El auditorio del Colegio de Médicos de Santa Fe se convertía en un campo de batalla y la polémica sobre el tratamiento que una joven especialista en medicina natural había practicado al famoso artista y rockero Gustav Taboch, se haría público a través de medios informativos como de medicina alterna y, el opositor, Dr. Albert Cam, argumentaría en su favor, un informe producido por David Martín Shaw, de la Universidad de Glasgow, quien dedicado a analizar el trabajo suizo sobre la legalización y tratamiento de la medicina homeopática, establecía como conclusión que, desde el punto de vista científico, la deficiencia en el aporte de datos acreditados sobre esa práctica era absoluta y por lo tanto sostenía:

.-Lo ocurrido con el músico es casual, más que nada publicidad mediática, especulación, por ser un artista famoso; no existe plena prueba sobre resultados con el uso de la homeopatía en este paciente.

Afirmaba a la vez, que los estudios publicados en Suiza para la legalización de este sistema constituían un conjunto de ensayos diseñados a los fines de convencer a los participantes que la medicina alterna era eficaz y se evidenciaba en la práctica de creencias que infringían los principios de integridad científica.

Ante la opinión esgrimida, existían otras y, en el contradictorio definido, surgía la voz de Damary del Rosario, que exponía, fuera del país, sus teorías con mayor propiedad en la ciudad de San Pablo.

.-Hoy nos reunimos con la finalidad de razonar cómo la medicina homeopática es un sistema confiable y eficaz; nuevos temas sobre el tratamiento alterno a la medicina convencional surgían en el concierto que la joven, nacida en una zona rural apartada, argumentaba en cuanto a las incidencias del cáncer y el tratamiento que ofrecía el Dr. Ryke Geerd Hamer, sin necesariamente ser ella especialista en el área pero asociándolo con la medicina natural y la práctica de la psicología que la vinculaba.

.-No estoy negando los beneficios del tratamiento de la medicina convencional pero, como afirman especialistas de la Nueva Medicina Germánica, reiterando que no soy su vocera, al hacerme de su conocimiento, sostengo como ellos, que todas las llamadas "enfermedades" tienen un significado biológico especial de alteración psíquica, sobre problemas no resueltos, causando revuelo su posición.

.-Mientras antes considerábamos a la Madre Naturaleza como inexacta, y teníamos la audacia de creer que ésta, constantemente comete errores y causa descomposturas, crecimientos cancerosos degenerativos, malignos y sin sentido; se entiende la realidad como una totalidad entretejida en la que se desencadena el padecimiento debido a una causa que nos ha creado un conflicto, y necesitamos resolver el impase con la sanación del espíritu.



Maestro Templario

#13814 en Novela romántica

En el texto hay: damary pasión de pineda

Editado: 08.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar