[d]anger

Tamaño de fuente: - +

Danger

Hace algunos años sucedió algo que todo el mundo temía, una 4° guerra mundial, todo comenzó cuando China atacó a Estados Unidos (o lo que quedaba de ello después de la 3° Guerra Mundial) con una gran bomba nuclear, o al menos eso es lo que me dijo mi abuelo cuando era a penas una niña; en algún momento de su historia menciono que ninguna nación se salvó de ser atacada, todo fue destruido a diestra y siniestra, sin importar la población, la economía e incluso el territorio, o eso es lo que el recuerda que sucedió a sus escasos 12 años de edad.

Actualmente ya no hay estados, ahora solo son asentamientos de personas; pero no creas que somos una tribu que se mueve de acuerdo a sus necesidades o que somos grupos de 10 ó 20 personas, no, somos como ciudades, pero pequeñas, vivimos en lo que alguna vez fueron las ruinas de alguna metrópolis, solo que están... restauradas; yo vivo en los asentamientos Delton, exactamete en un edificio que solían ser oficinas de alguna gran empresa, los últimos pisos están clausurados por ser peligrosos, el elevador no funciona y a la azotea solo puedes ingresar con un permiso especial, dado que siempre está custodiada por dos agentes para evitar el robo de víveres, ya sea comida o agua; vivo en el quinto piso y soy de lo que podría llamarse clase alta, pero no es como antes, no es que tengamos dinero de sobra o lujosos aparatos, ni siquiera una empleada domestica o algo así, por lo que leí, en algún libro escrito antes de las guerras, lo que ahora se conoce como clase alta -tener los alimentos necesarios, un departamento en el que vivas sola/o, con tu familia o con algún conocido, tener al menos una televisión, la ropa suficiente para vestir, etc- antes era ser de clase media; así que en definitiva, han cambiado las cosas.

También creo que debería de mencionar que no porque las guerras hayan casi acabado con los países significa que estos hayan dejado de tener un mandatario (Creo que antes se les llamaba presidentes), solo que ahora gobiernan un número especifico de asentamientos; cada uno solo puede gobernar seis asentamientos y ya no es una democracia, es una monarquía, lo que causa que ahora el poder se hereda, pero ya no es como que tengan una corona, porque no se pueden dar esos lujos, solamente tienen una casa en vez de un departamento y agentes que los siguen a todos lados, pero a pesar de eso nos hemos encontrado con dos importantes bajas muy recientemente: Oscar y Antonio Casillas han muerto, padre e hijo; uno de los mejores mandatarios que se ha tenido en años murió a causa de una grave enfermedad desconocida para la población y, días después de se descenso, Antonio, su hijo mayor destinado a recibir el poder, muere en el bosque a manos de unos bandalos que querían robarle todo lo que se cargara encima.

Y después de eso, también hubo una baja más, pero por esta no se hicieron homenajes, ni se llevaron miles de rosas blancas a su tumba, aunque estoy segura que se lo merecía más que aquellos dos hombres; murió aquel hombre que se dedico a criarme durante mis dieciocho años, casi diecinueve, mi abuelo.

Han pasado dos días de su velorio y aún no puedo sacar de mi mente lo último que me dijo, una hora antes de su muerte lo vi y sus palabras están escritas a fuego en mí "Va a suceder algo, algo grande, me voy a ir a buena hora, pero tú vivirás todo aquello que alguna vez te conté, ten cuidado por donde andas y con quién, porque esa enfermedad no querrás padecer".

No le quería dar tanta importancia a esas palabras, tal vez mi tía Rosa tenía razón al decir que el abuelo estaba delirando y no sabía lo que decía, pero por otro lado, cabía la posibilidad de que no fueran solo delirios, podría ser verdad, tal vez en algún momento vio algo, no por nada el tenía un don. 

Hoy por la mañana, como cualquier otro día, mientras preparaba mi café, veía las noticias de la mañana, nada nuevo, hasta que una noticia llamo mi atención, el presentador hablaba de un conflicto que se había presenciado entre dos mandatarios, era un vídeo filtrado, en el se podía ver a dos hombres, uno era claramente el nuevo mandatario de los asentamientos en el que está incluido el mío, Esteban, y  el otro era oriental por sus facciones, pero desconocido para mí, mas no fue eso lo que hizo que un sudor frío recorriese mi cuerpo, fue un segundo antes de que el vídeo terminase, una pequeña línea del oriental que me hizo estremecer "No sé que tengas que hacer, pero tienes que pagar esa deuda, no me interesa si tienes que matar a la mitad de la población para pagar la deuda" . Para cualquier otra persona es una frase cualquiera, pero en ese momento vi una serie de imágenes pasar frente a mis ojos: un gas amarillento, todos tratando de huir pero fallando en el intento por caer al suelo inconsciente, gritos y desastre; yo también me encontraba corriendo, pero era como verme a mi misma pero desde otros ojos, había un chico, el cual me animaba a seguir corriendo; fue entonces cuando escuché algo caer y hacerse añicos, había dejado caer la taza al suelo.

-¡Annalise! ¿Qué sucede? -Escuché la voz de mi nueva compañera de piso que venía a toda prisa a donde yo me encontraba, Katherine. -¿Por qué dejas caer la taza de esa manera? Ahora tendremos que comprar una nueva.



Dandelion

Editado: 30.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar