[d]anger

Tamaño de fuente: - +

Infancia y Vida

Pasaron lo que podrían haber sido horas o solo minutos que sentí muy extensos en los que no paré de golpear la puerta  a pesar de las peticiones de Kai de que parara; fue hasta que todo ruido que se escuchaba en el exterior que la puerta se abrió por sí sola.

Lo primero que pensé que vería un sol resplandeciente y un cielo azul, pero en su lugar me encontré con una espesa nube que cubría todo el firmamento junto a un frío que  te helaba los huesos, en un amplio espacio perteneciente a la Universidad en el que horas antes se habían encontrado varias avionetas destinadas a volar fuera del asentamiento.

-Genial, ahora solo espero que la puerta de salida esté abierta - Cameron comenzó a silbar a la par que caminaba en una dirección al azar.

Era increíble la forma tan liviana con la que Cameron hablaba, como si nada de esto fuera importante, como si él no supiera que su padre lo había dejado aquí y que, a parte de ello, no tuviéramos prácticamente prohibida la entrada a cualquier otro asentamiento Delton que no fuese el nuestro. Estaba segura que solo era una cortina de humo, lo podía notar, tal vez fuese en sus manos hechas puños o el hecho de que su mandíbula estaba tensa, esa apariencia tan ligera era producto de muchos años de práctica, pero ¿Por qué? 

Kai comenzó a caminar detrás de Cameron sin decir palabra, por inercia lo comencé a seguir  y, al parecer, no fui la única, pues Katherine me dio alcance y fue a la par mío; caminamos por unos cuantos minutos hasta que llegamos a una puerta de metal de color negro, esta se encontraba entre cerrada, Cameron aceleró el paso hasta tomar la puerta y abrirla para pasar a través de la misma.

-Hasta que logran salir -Pude escuchar la voz de el detective que se encontraba fuera de aquel lugar.

-¿Qué es lo que está pasando aquí? - Me acerque de manera amenazante y una vez que estuve cerca de él tomé su mandíbula y apreté mis dedos a su alrededor - ¿Qué mierda es todo esto?

El detective hizo una mueca y trató de alejar mi mano pero solo hizo que apretara más mi agarre -¿Sabes que te puedo arrestar por agredir a un oficial?

-¿Sabes que no recuerdo prácticamente nada y que no me importaría entrar a una celda? - afloje un poco mi agarre - Ahora, ¿qué es lo que está sucediendo?

-Ya entiendo porque tu registro salta como Anger - Su mano voló a mi muñeca y con uno de sus dedos ejerció presión en el centro de esta, enviando un fuerte dolor a lo largo de mi mano ocasionando que lo soltara. - Y no sé a qué te estés refiriendo, querida. 

Me erguí nuevamente haciéndole frente al detective, no dejaría que nadie me intimidara o tratará de hacerme menos; él alzó una ceja y me lanzó una mirada amenazante para después pasar por mi lado en dirección de algo o alguien que se encontraba a mi espalda. 

-Cameron Rocha, hijo de David Rocha, el gran abogado de los asentamientos Delton, o al menos eso es lo que quiere hacer creer a todo el mundo, ¿No? 

Dí media vuelta esperando encontrarme con un Cameron confundido o al menos serio, pero en su lugar me encontré con que Cameron tenía una mueca burlona surcando todas sus facciones y que veía de una manera intensa al detective, mientras que este estaba serio y, desde mi posición, podía ver las venas de su cuello hincharse; estaba haciendo un muy buen trabajo conteniendo su enojo... o frustración.

-Sí, y es muy bueno en su trabajo, ¿O no, detective Diego? 

-En especial con las drogas.

-¿Drogas? -Mostró una cara de sorpresa fingida- ¿Acaso acusa a mi padre de ser vendedor de drogas? 

Las venas del cuello del detective se hincharon más... si es que ello era posible -No solo a él, claramente se te acusa a ti por ser repartidor y cómplice.

-Que yo sepa, no hay pruebas de ello, al menos no las suficientes para arrestarme, así que ahorremos un poco de tiempo y hay que irnos de aquí, que no puedo esperar por ver a Nana con ese carácter tan alegre. -El rostro del detective y de Katherine perdieron color- Porque sería una pena que le sucediese algo, ¿verdad? -Cameron mostró una sonrisa de superioridad.

-No te atrevas a tocarla- Avanzó unos cuantos pasos en dirección a Cameron, pero Katherine lo tomó por un brazo deteniendo su avance. Kai y yo estábamos más que perdidos en toda está situación.

-Entonces deja de seguir un camino que no existe, al menos no para ti. -Dio media vuelta y comenzó a caminar con las manos en sus bolsillos. -Iré tu departamento mañana por la mañana, Anger -Dio vuelta a la esquina y desapareció de mi vista.

Miré a Katherine, pero ella se encontraba más ocupada hablando con Diego en murmullos, a ambos les había afectado la amenaza de Cameron hacia la tan "Nana", así que me acerqué a Kai, quién se veía distante y ajeno a todo lo que había sucedido hace unos segundos. Él levantó la vista en mi dirección cuando me encontraba a solo un par de metros del lugar en donde él se encontraba recargado y me regaló una genuina sonrisa.



Dandelion

Editado: 30.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar