Dantalion

Tamaño de fuente: - +

Jariel

("¡Siempre supe que estaba destinado al fuego eterno!".

........

Dejó de jugar con el agua que mojaba sus pies mientras esperaba ansioso a la única persona que lo ponía lo pies en la tierra, observó su reflejo en aquella aguas cristalinas y acomodó su cabello para impresionar a su amada, un olor a lavanda inundo sus fosas nasales alzó los ojos y diviso la belleza casi sobrenatural de Angelique, está se acercó a el y beso su largo cabello negro a lo que sonrio, se sentó a su lado mientras imitaba lo que estaba haciendo, chillo de la emoción al sentir el frío del agua, tomó sus mano y la entrelazo con la suya, después de mucho tiempo se tomó la libertad de divisar las facciones de su rostro, jamás habia visto una criatura tan bella como ella, tenia un hermoso cabello plateado, sus ojos verde como una esmeralda, sus labios rosados y carnoso que te incitaba a quemarte más al pecado, una piel nivea y cálida como el abrazo del sol en la mañana, vestia una hermoso vestido blanco decorado con una hermosa cadena de llave, a pesar de que pasaban horas hablando aún no sabia el rol que desempeñaba en el paraíso, sintió la mirada de ella y solo esbozó una sonrisa.

  • - Escuche que estaban algunos ángeles heridos después de la guerra que hubo.
  • - No pensé que el nos traicionaria, aún estamos en shock, al parecer queria iniciar de nuevo la guerra de plata pero no lo consiguió.
  • - ¡Iluso!, no tuvo buenos aliados por eso cayó, si hubiera sido yo hubiera ganado.
  • Soltó mi mano y quito sus pies del agua, se levantó de donde estábamos me observo a los ojos mientras fruncia sus labios, hice lo mismo que ella la tome de la cintura y me apodere de sus labios como dueño y señor que era al principio no correspondió al beso, pero después se dejo llevar por ello, me deleite en saborar sus labios, esta se separó y sus mejillas se colorearon a un rojo carmesí.
  • - ¡ Jariel no hagas eso!. - Me regaño mientras acariciaba mi mejilla. - Si alguien se da cuenta de nuestra relación nos expulsaran de aqui.
  • - ¿ Y no te gustaría vagar por el espacio y más allá?.

Bajo la vista y beso mi frente.

- Tu no sabes lo triste que es vagar como una estrella fugaz.

  • - ¿Cómo llegaste aqui?.
  • - Uriel me encontró y después llegue aqui. - Sonrio con ternura. - Se que tienes mucha curiosidad del porque estoy aqui, un día te contaré todo.
  • Se despidió dejandome con un mal sabor de boca, siempre fue un misterio la llegada de Angelique, ella solo apareció un dia como la protegida de Uriel y Ranguel dos grandes Arcángeles, todos le tomaron cariño al instante por la calidez y su sonrisa tan tierna, acercarme a ella fue un reto pero cuando pude conseguirlo fue uno de mis grandes logros. Camine por una de las calles de cristales cuando divise un animal con un pelaje negro y unos ojos más verde que lo de Angelique lo mire y vi una sonrisa en el.
  • - ¿Quiere ser el rey de los sietes reinos?.
  • Trague en seco mientras movia mi cabeza.
  • - ¡Si lo deseo!.
  • - Entonces tu serás uno de mis pilares. - Habló con voz fuerte.
  • ...........
  • Toco la puerta mientras se posicionada en su lugar, sintio la presencia de alguien más y esbozo una sonrisa timida.
  • - ¡Hola Uriel!.
  • Acaricio su cabello con ternura.
  • - Me da pena decirte que pronto abriras esta puerta.
  • Bajo la cabeza y susurro.
  • - ¡Prometí no traicionarte!, ¡Lo siento!.
  •  
  •  



Mary Ishakov

Editado: 14.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar