Daphne

Tamaño de fuente: - +

Capítulo III

No importa la estación que fuera, si Daphne pedía flores, Su Madre Tierra se las daba sin ningún problema.
Y así era con todo lo que la niña pedía, deseaba y ordenaba.
El Éter estaba totalmente enamorado de ella, y el verla crecer era fascinante... Cada maravillosa etapa.
Daphne siempre pedía algo que jamás podría tener, en esos momentos de tristeza, gritaba y rogaba por un poco de soledad.
Su Madre Tierra se ponía mal, las flores y las plantas se marchitaban. ]
El Éter se hacía más lento y en la noche ocultaba sus más bellas constelaciones. El aire sentía su dolor, pero no podia marcharse. Fuego se apagaba lentamente. Agua se perdía en la Tierra, y Tierra se dejaba en el piso, absorbiendo a Agua.

 



Vida Xircés

#1153 en Ciencia ficción
#4216 en Fantasía
#1863 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: naturaleza, elementos, capricho

Editado: 15.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar