Dark World

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 1

-Inglaterra- La actualidad.

En la silenciosa bodega se paseaba aquel muchacho con el arma en la mano, pensando como sacarle la información necesaria al otro joven que se encontraba atado en la silla con numerosos moretones en el rostro.

—Pareciera como si no apreciaras tu vida, Cox— hablo el muchacho ya cansado de esperar que aquella sabandija dijera lo que necesitaba saber.

—Puedo hacer esto lo que resta de la noche— dijo Cox con dificultad al hablar.

—Es gracioso que pienses que seguirás vivo— el muchacho con el arma que tenia el cabello blanco con algunos rasgos de negro, le apunto con el arma-. Más te vale que hables en los próximos 30 segundos.

—Eh ¿Aun sigues aquí, Michael? —otro castaño entro a la habitación buscando al teñido, el moreno castaño quien había salido hace mas de 30 minutos por cervezas y cigarrillos pensó que a lo mejor cuando volviera ya se habría ido —Te dije que este bastardo no diría nada—

—No me presiones, Calum— hablo Michael seriamente, este era su trabajo e iba a terminarlo como sea.

—Entonces termina con esto rápido— sugirió su amigo, mientras encendía un cigarrillo, Cox que hasta el momento se mantenía callado, empezó a reírse al ver la desesperación de su atacante.

—Imbécil...— susurro Michael viéndolo reír, apretó el gatillo y una bala termino en su pierna, haciendo que gritara como todo un marica (al menos es pensaba Michael) y dejara de reír —Te daré una oportunidad mas, maldito idiota— hablo seriamente el teñido perdiendo la paciencia mientras que su víctima tocaba su pierna repleta de sangre, disparo de nuevo esta vez en su hombro

—Esta... Esta... Esta en el auto— dijo Cox apretando su pierna en un intento de retener la sangre.

Michael miro a Calum con una sonrisa satisfactoria, el auto en cuestión estaba a las afuera de la ciudad, pues ahí había terminado cuando Michael rapto a Cox su propio compañero de clases. Dio la vuelta junto a Calum para irse de aquel mugroso lugar, escucho como el muchacho se quejaba de dolor tras él.

—Eres libre— susurro lo suficientemente alto para que Cox lo escuchara, lo miro solo para encantarse con la mirada de dolor del herido.

—¿En serio?— preguntó con una poco de alivio aun con dos balas en su cuerpo.

Una bala aterrizo en su cráneo después de mirar a Michael para cuestionar si mentía, el cuerpo de su ex compañero cayó sin vida al suelo, después de eso llamaron a Chris quien se encargaría del cuerpo y la limpieza de la bodega, condujeron al centro de la ciudad a una fiesta con la escusa de no levantar sospechas.

——————


La fiesta en cuestión, la reunión de hormonas alborotadas, como quieran llamarle, no era nada diferente a otras, música alta, una pista de baile improvisada en la sala de estar, bebidas alcohólicas, sustancias prohibidas, en fin, muchos adolescentes rompiendo reglas.

—Hey, hey— una rubia bonita se acerca Michael en cuanto baja de la camioneta, lo mira sonriente; hace dos meses que no lo veía. —Te extrañe— le susurra muy cerca de su cuello, la rubia mira a Calum, le guiña un ojo y se despide, el moreno solo hace una mueca y se va a fumar.

La risa de Michael llama la atención de la rubia, quien lo mira detalladamente; tiene sus pupilas notoriamente dilatadas, y por no hablar de que sus ojos están un poco de color rojo, esta drogado.

—¿Hola?— saluda el teñido después de un rato —¿Te conozco linda?— se atreve a cuestionar mientras la miraba; modelaba una vestido color rosa ceñido al cuerpo, algo corto que se subía continuamente.

La hasta ahora desconocida suelta una risilla descarada, negando repetidas veces se acerca a él —Soy Kath— murmura dándole un corto beso —Estoy segura que no olvidaste esto— le dice después de un rato, tomando las manos de nuestro drogado amigo y posicionandolas en sus pechos, haciendo que este los apriete sin vergüenza.

Michael sonríe con malicia, la toma de las manos y la encamina hacia el baño, empuja a todos a su alrededor, borrachos inútiles piensa, cuando llegan a su destino se detiene y la empuja a los lavados, comienza a besar su cuello mientras ella cierra los ojos, la toma con fuerza de las caderas y la sube en el lavado, bruscamente jala su cabello hacia atrás para tener mas acceso a su cuello, Kath suelta un jadeo y sonríe, justo como a ella le gustaba.

Michael abrió sus piernas acercándose mas a ella, posicionando su cuerpo entre ellas mientras dejaba marcas en su cuello, a Kath no le temblaron las manos cuando comenzó a buscar el cinturón de su pantalón para desabrocharlo con desesperación.

Manoseo sus muslos por un largo momento antes de conducir sus manos hacia el centro de sus piernas, bajando sus bragas, rozo sus dedos en su entrada viéndola sufrir y jadear, a él le parecía hermosa las cara de Kath a la hora de tener sexo, aunque en el momento ni siquiera la reconocía, la píldora que Calum le había dado si que funcionaba, lo hacia olvidar todo. Introdujo un dedo en la vagina de ella, lentamente lo saco y repitió la acción de introducirlo varias veces un poco mas rápido mientras ella gemía cosas en su cuello, cuando saco sus dedos sin previo aviso Kath protesto.



Hey Miax!

Editado: 29.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar