Dark World

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 8

-Michael-

7:45 am. Entrada 8:20am ...

La luz totalmente irritante pega en mi cara, y no entiendo porque mierda; se supone que las ventanas están cerradas, al igual que las persianas, abro mi ojo izquierdo y solo veo a un Calum de espalda sin camisa.

—Sal de mi maldita habitación, joder — grito aun sin abrir los ojos.

—Imbécil —contesta antes de cerrar la puerta. Me levanto solamente para cerrar las persianas y volver a dormir.

Al segundo en el que cierro los ojos, siento la puerta abrirse, gruño y golpeó la almohada, luego vuelvo a dormir.

Me levanto luego de unos 10 minutos de intentar dormir, me saco la camiseta y la tiro a cualquier lugar, doy un bostezo seguramente llegare tarde. Entro al baño descalzo solo en ropa interior, me tomo otros 10 minutos en la ducha.

°°°

Me acerco al armario y saco el estúpido uniforme, un pantalón negro, una camiseta blanca con mangas larga, corbata y sobre esta una especie de chaqueta como de oficina, algo diferente para estudiantes. Me cambio rápido solo añadiendo unos zapatos negros converse específicamente.

Bajo inmediatamente, voy tarde, una hora exactamente, en la cocina solo encuentro un gran desorden y una caja de pizza; solo con tres porciones además de que estuvo en el refrigerador toda la maldita noche, a la mierda.

Calenté uno de los trozos de pizza en el microondas y tome una lata de refresco del refrigerador. Tome los cuadernos, lápices y demás cosas necesarias y salí de casa aventando todo a la camioneta, mientras peinaba mi cabello.

Estuve conduciendo unos 30 minutos no vivo tan cerca como la mayoría, me estaciono en algún lugar libre, todo esta callado a excepción de murmurios que se escuchan de las aula de clases.

—¡Hey Gary! —grito cuando estoy cerca de la entrada, como todos los años se encuentra Gary; que es como el guardia de la entrada.

—Tarde otra vez Michael —el hombre me mira con desaprobación, no podrías descifrar la edad de Gary, ya que no luce lo suficientemente joven ni viejo.

—Tengo cosas mas importantes, que estar aquí encerrado —señalo las puertas del instituto, niego con la cabeza y saca una de las listas para escribir mi nombre, abre las grandes puertas y me deja pasar.

—Primera falla del año —hablo para mi mismo.

Me dirijo a los casilleros y guardo todo lo que usare esta semana y/o el año entero, saco lápices y libros para entrar a matemáticas según el horario que encontré pegado en el casillero. Camino a la clase de matemáticas que no esta muy lejos de mi casillero en el primer piso.

—Señor Clifford —el gran hijo de puta quita la mirada del pizarrón para verme; el profesor Nicholas Lerman, asignatura matemáticas.

—Profesor Lerman —contesto caminando al lugar que siempre he usado, junto a Calum que ya esta en su sitio.

—Hey chica —le hablo a la nueva que esta en mi lugar, levanta la mirada moviendo su oscura cabellera. Me mira y vuelve la vista a su teléfono, puedo escuchar la música en sus auriculares. —Que te muevas de mi asiento, mierda —digo bajo para que no escuchen, Calum mira divertido desde su lugar.

—Desaparece, imbécil —Habla por primera vez quitándose un auricular.

—¡¿Que mierda has dicho?! —hablo un poco más alto, he estado en este jodido instituto al menos unos 3 años para ganar algo de respeto maldita sea.

—Desaparece, imbécil repite lento esta vez un poco mas alto mirándome.

—Estas en mi lugar, rarita —digo irritado.

—No veo tu nombre aquí —contesta sarcástica.

—¡Mierda! Te digo que muevas el culo de aquí, joder —

—¡Clifford! —grita el profesor desde al frente.

La chica vuelve a su teléfono y no me queda de otra que sentarme al frente. Luego de unos minutos copiando algunos ejercicios del pizarron, el timbre suena dando por finalizada la estúpida hora, me levanto dispuesto a irme.

—Son 2 horas, Clifford siéntate —habla Lerman evitando mi salida, menuda mierda. Escucho unas risas en la parte de atrás del salón, gruño mirando a la pelinegra —Bueno esto es fácil lo han visto antes, resuelvan el problema y pregunten es solo un repaso. —

Hice mis cálculos, resolviendo los ejercicios, era bueno en matemáticas; no muy bueno, a veces podría ser un total idiota con los números, pero era bueno. En 25 minutos aproximadamente todos estaban haciendo los ejercicios, termine y quede un rato esperando el timbre para almorzar.

—De acuerdo chicos, quedan... —El profesor habla mirando el reloj en su muñeca —10 minutos para el almuerzo, ejercicio numero uno —señala el pizarron —Clifford te veo muy emocionado, pasa — tomo el marcador pasando a su lado y resuelvo el ejercicio.

Al terminar de resolver el profesor asiente en aprobación, camino a mi asiento sonriendo, justo antes de sentarme escucho la voz de la nueva.

—Esta mal —dice la misma chica que esta en mi asiento, tiene la punta del lápiz en la comisura de sus labios.



Hey Miax!

Editado: 29.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar