Darkness Angela

Tamaño de fuente: - +

19. Identad descubierta

Allí en uno de los balcones del majestuoso palacio de Nueva Avalon se encontraba Nirfes. Miraba horrorizada como un enorme ejército formado por Feroes y Shaans atacaban el Oeste de la ciudad de la que había sido reina durante más de dos mil años. De repente ante ella se acercó un guardia personal de Overon.

-Señora...-Intentó decir el joven guardia a Nirfes.

-Lo sé, este es el final. Iré ahora mismo a las catacumbas del palacio y llevaré a los refugiados hasta el Este. Dijo Nirfes sin dejar de mirar aquel enorme ejército.

-Sí, avisaré entonces a Overón.  Dijo el guardia.

-Dile...-Se quedó un tanto pensativa Nirfes. Recordando el amor profesado a su marido y al resto de los de su especie. Hacía ya tiempo que ella sentía como Overón dejó de amarla. Pero decidió seguir a su lado por el bien común. Ella aún le amaba. Y sabía que ya no le volvería a ver. Ahora Nirfes sentía el dolor de saber que no volvería haberle y lo que era peor de no poder decirle que le amaba. Que le había amado desde que le conoció en la fuente de Obsidina. Que sintió como nadie la muerte de sus hijos y nietos en todas las guerras incluidas ésta.

-Sí, ¿señora? Preguntó el guardia ante el silencio de la reina.

-Nada. Bueno es la hora. Y con estas palabras Nirfes abandonó el palacio para reunirse con los refugiados.

A poca distancia de allí. Ya en las murallas de la ciudad iba Joel al encuentro de Overón. Nervioso pues nunca en verdad la guerra le gustó. Pero sabía que si Nueva Avalon caía con ella se iría Kreptos.

-Señor. Son miles. Y nuestro ejército aún siendo numeroso, no da  para tres de los nuestros contra uno de los suyos. Informó Joel sorprendido al ver aquel ejército.

-Lo sé. Pero no podemos hacer otra cosa.-Dijo Overón.

-Deberíamos iniciar las defensas. El río no tiene agua. Y somos vulnerables. Dijo Ijohn.

-Igual deberíamos desistir. Sugirió Joel atónito y entristecido por el ver el final del Oeste y de los suyos.

-Jamás. Nueva Avalón luchará hasta el final. Esa arpía ya ha jugado bastante fácil .Esta guerra al menos que le cueste sudor y sangre ganarla. Lo que tal vez deberías hacer es llevarte a Angela. Y ponerla a lugar seguro. Sugirió Overón al ver el miedo en los ojos de Joel.

-No. Yo lucharé junto a vosotros. Dijo Angela que venía con Agnes , Bit y el guardia que les fue a buscar.

Primero se hizo el silencio entre ambos ejércitos. Se notaba la tensión. Los ojos de ambos bandos se fijaron en los contrarios. Los minutos se convirtieron en eras.  Luego comenzó la batalla. Ráfagas de flechas atacaron a los arqueros del reino de  nueva Avalon. Cabezas de los  Iklens muertos en las anteriores guerras eran enviadas contra la ciudad a través de catapultas. Los arqueros de nueva Avalon atacaban incesantes contra Faroes y Shayans.

-Señor está cediendo el portón. Dijo uno de los guardias a Overón.

-Apuntalar el portón. Gritó Overon.

Mientras tanto Ijohn conducía a la segunda retaguardia al flanco derecho. Mientras con sus manos enviaba devuelta a su lugar de origen piedras, flechas e incluso cabezas. El lado izquierdo lo defendía Joel junto con Bit y Agnes. Esta última levantaba como podía a gran número de guerreros y los hacía explotar con las manos. Mientras Bit y Joel intentaban por todos los medios que no traspasaran las murallas del lado izquierdo. Entonces Ijohn se percató de que un Feroe iba corriendo con una gran piedra negra y una llama parte superior. El Feroe se dirigía hasta el flanco izquierdo custodiado por Joel.

-Joel ¡matad al de  la bola! ¡Mata al de la bola!- Gritó desde el otro flanco Ijohn.

Pero fue tarde. El Feroe lanzó la bola y tras una fuerte explosión el flanco izquierdo se derrumbó ante la atónita mirada de Bit, Agnes y Joel. Pero ellos no se detuvieron. Ayudados por una nueva carga de contingentes. Lucharon .Uno con su hacha cortando cabezas, la otra haciéndoles explotar y Joel  con su ballesta. Mientras tanto Overón y Angela luchaban porque no ocuparan el portón con sus espadas. Pero todo intentó por resistir fue inútil y el portón se vino para abajo después de un gran último golpe por parte de los Fereos y los Shayans.

-Es necesario que vuelvas a palacio con parte de la contingencia. Gritó Overón.

-Pero yo quiero Luchar. Replicó Angela casi implorándolo.

-Ya no puedes hacer nada aquí. No se lo pongas tan fácil Angela. Ordenó Overón.

Angela hizo caso y bajo por las escaleras principales de la mal lograda muralla intentando cortar cabezas por su camino. De repente cuando ya estaba casi en el final se vio rodeada por Feroes y Lobers. Angela intentó cortar cabezas con sus dos espadas. Pero resultó imposible. Ya estaba totalmente rodea y apuntó de ser decapitada cuando ante sus ojos los enemigos volaron por el aire y finalmente explotaron.

-Gracias Agnes. Dijo Angela sonriéndola entre sudores.

-De nada pero debemos irnos. No tardarán en acabar con todo. Dijo Agnes cogiéndola por la mano.

Así ambas fueron hasta el grupo liderado por Joel. Custodiadas caminaron p para ir al palacio. Ijohn entre tanto intentó a ayudar a Overón. Este último estaba totalmente rodeado. Con parte de su fuerza Ijohn envió una energía a través de sus manos para empujar a sus atacantes. Pero fue inútil porque el flanco derecho estaba a punto de caer e Ijohn no podía estar a dos cosas al mismo tiempo. Hasta que, cuando perdida toda esperanza, unos seres se abalanzaron sobre los enemigos de Overón. Liberándole.

-Al final habéis venido. Queridos Ulhamis. -Dijo Overón malherido.

Ijohn fue rápido a ayudar a Overón con sus heridas .Mientras la resistencia agonizaba ya en sus últimas horas.

-Es el final querido Ijohn...Dos mil años...de reinado...terminan aqui...Ulhamis proteger a Ijonh y llevadlo hasta el Palacio. Querido amigo...ayuda.aa... Anu....-Y así con estas palabras el gran Overón, Rey de los Iklens y amigo de los hombres, cerró los ojos para este mundo.



Franj safer

#2998 en Fantasía
#1386 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: un gran viaje

Editado: 25.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar